La Tribuna Abierta son artículos de opinión remitidos a la redacción de Guadaqué por representantes públicos de formaciones políticas y/o asociaciones. Guadaqué no se hace responsable del contenido de opinión de estas colaboraciones.
Las cartas del lector deben indicar nombre, apellidos y DNI los autores (este último no se publicará) y se deben enviar indicando que van para esta sección. La extensión es libre. No se corregirá la gramática, ni la ortografía de las mismas. Guadaqué no se hace responsable del contenido de al opinión de los lectores.
Viernes, 06 Marzo 2020 07:02

Vamos muy tarde


Escrito por

Pido permiso para poder dirigir unas palabras por el Día Internacional de las Mujeres, una fecha nos interpela a todos y a todas, con un mensaje que es universal y urgente por las nuevas amenazas que prosperan en el discurso de radicales y fanáticos.

Hoy, 5 de marzo, celebramos el Día Mundial de la Eficiencia Energética. Y lo hacemos en un momento crucial, puesto que estamos transitando hacía un nuevo modelo económico hipocarbónico, donde el uso eficiente y racional de la energía resulta de vital importancia para materializar la transición energética de nuestra economía.

En España vivimos una crisis demográfica, un problema hasta ahora silencioso al que Castilla-La Mancha no es ajeno. Nuestros pueblos se están vaciando y, ahora, ha llegado el momento de trabajar para revertir esta situación y convertir nuestro medio rural en una tierra de oportunidades.

La política es el proceso de tomar decisiones para resolver los problemas que surgen en la convivencia colectiva. Debería ser una herramienta para conseguir el bien común y se ha convertido en uno de los principales problemas de nuestro modelo democrático. Es paradójico que aquellos a quienes la sociedad designa para solucionar los problemas y regir los destinos del país o de la ciudad, se conviertan no en problema, sino en problema principal. 

Imaginad que nos despertamos antes de tiempo debido al frío porque todavía no se ha inventado la calefacción central. Llegamos a una cocina sin lavaplatos, porque aún no existe, y nos colocamos las gafas que anoche dejamos sobre la mesa. La luz nos deslumbra porque el cristal antirreflejante es todavía una vaga idea en una mente inquieta y, por supuesto, no nos hemos planteado operarnos porque las intervenciones con láser para corregir la vista son todavía un sueño.