15 años del incendio de Riba

15 años del incendio de Riba

Hoy se cumplen quince años de la muerte de once personas, nueve bomberos forestales y dos agentes medioambientales, en el incendio de Riba de Saelices, que se había desatado un día ante, el 16 de julio de 2005, cuando la chispa de una barbacoa provocó uno de los peores incendios de las últimas décadas de España. Fueron once vidas sesgadas y 13.000 hectáreas de monte que quedaron calcinadas como consecuencia del fuego, que permaneció activo durante cinco días. 

En Guadalajara todavía son muchos quienes mantienen en la memoria este fatídico suceso y aunque no haya habido convocatoria de ningún acto oficial lo han recordado sobre todo a través de las redes sociales.

Con el nombre de pila de los once fallecidos, Jesús Ángel, Mercedes, José, Manuel, Marcos, Luis, Julio, Jorge, Sergio, Alberto y Pedro, los han recordado en Twitter quienes hoy todavía trabajan en la lucha contra incendio, batallones de extinción, retenes forestales y agentes medioambientales, recordando que fueron héroes. 

También el presidente de Castila-la Mancha, Emiliano García-Page, ha tenido palabras para esta efeméride: "Un día como hoy de una manera muy especial recordar a los fallecidos de hace 15 años en el grave incendio  de la Riba de Saelices en el que una bomba de fuego se llevó por delante la vida de ellos y también de la familia y, con ellos, una sociedad que se quedó estupefacta en aquellos momentos y que no podemos dejar de recordar".

Al inicio del Pleno que hoy se celebraba en la Diputación Provincia, a petición del Grupo Popular, hemos guardado un minuto de silencio en recuerdo de las 11 víctimas del incendio de Riba de Saelices. Hoy se cumplen 15 años. Siempre en nuestro recuerdo

La Audiencia Provincial de Guadalajara determinó que el origen del fuego se debió a una barbacoa ubicada al pie de la Cueva de los Casares (Riba de Saelices), y condenó en 2012 a dos años de prisión y a pagar 10 millones de euros de indemnización a Marcelino H.S., el único excursionista considerado responsable del suceso.

Tras este incendio se prohibió el uso de barbacoas  al aire libre en época de incendios, se creó la Unidad Militar de Emergencias, que tiene el fin de intervenir rápidamente en casos de catástrofe, y se amplió la contratación de los retenes forestales.

La resiliencia del bosque

Y aunque la pérdida de esas vidas no tiene retorno, si lo tiene el bosque con la resiliencia de la vegetación y sus adaptaciones al fuego. Así, casi 15 años después del gran incendio del Rodenal de Guadalajara  la regeneración de la zona es buena o muy buena, según analizan los expertos y eso que 15 años no es nada para un ecosistema.
 
En el blog FuegoLab, una de las plataforma de divulgación científica sobre incendios forestales, señalan que lo que más llama la atención en estos últimos años de la zona afectada en este gran incendio es el proceso de selección natural y competencia mediante el cual se van definiendo los árboles de porvenir de las especies dominantes: los Quercus (quejigo y rebollo) y el pino rodeno. Hasta hace 2-3 años el pino se encontraba dominado en la mayoría de la superficie del incendio y ya lo vemos asomar entre las jaras y en algunos casos adquiriendo portes similares a los rebrotes de rebollo que alcanzan entre los 3-5 m de altura en la actualidad. Estos rebrotes de Quercus que en general han sido muy abundantes en toda la superficie del incendio, ya se están definiendo también sus brotes dominantes y en los próximos años quedará claramente determinado cuáles serán el/los pies que formarán el árbol de porvenir.
 
Otro de los hechos constatables y conocidos tras estos años de seguimiento es la impresionante capacidad del jaral (C. laurifolius en este caso) de estar presente prácticamente en el 100% de las superficie incendiada. Durante los años de explotación de la resina esta especie fue desbrozada para el mejor acceso de los resineros y el incendio promovió la regeneración del banco de suelo. Las jaras junto con los rebrotes de rebollo son las que más han competido con el regenerado del pino y han sido la variable principal que han determinado su tasa de mortalidad en estos años. Afortunadamente el pino disponía del banco aéreo suficiente y la emergencia inicial fue abundante para que, a pesar de la fuerte competencia interespecífica, se hayan conseguido densidades y alturas del pino adecuadas para la persistencia de esta especie.
 
 
Paraje de Los Milagros, hábitat del pino rodeno en esta región de procedencia natural de P, pinaster donde la regeneración de esta especie está siendo muy buena.
Visto 1579 veces