Un total de 9.925 viajeros han visitado Hita hasta el pasado mes de septiembre, lo que supone un 83,7% por ciento de crecimiento respecto al mismo periodo de 2016. Un total de 9.925 viajeros han visitado Hita hasta el pasado mes de septiembre, lo que supone un 83,7% por ciento de crecimiento respecto al mismo periodo de 2016.

A Hita le crecen los turistas por ser pueblo más bonito

El turismo se afianza como motor económico. Desde que el día 1 de enero de 2017 el municipio alcarreño de Hita se convirtió en uno de los Pueblos más Bonitos de España, ha contado con un crecimiento superior al 83,7% en número de visitantes y ha fomentado la riqueza del municipio, factos fundamentales para detener la caída de población en esta localidad.

Estos datos, proporcionados por ayuntamiento de Hita y que reúnen la información recopilada por la oficina de turismo municipal hasta el 30 de septiembre de 2018, han provocado un aumento del empleo en los sectores de la hostelería y restauración y hacen confiar a la Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España en que este año se puedan superar los 15.000 visitantes anuales, duplicando así las cifras obtenidas en 2016.

Para José Ayuso Blas, alcalde del municipio de Hita: “la entrada en la asociación ha sido un cambio muy positivo para nuestro municipio. El gran aumento de visitantes ha potenciado los negocios de hostelería y restauración. Desde que formamos parte de esta gran familia, visitantes de toda España vienen a disfrutar de nuestra historia, del rico patrimonio de Hita y de las fiestas del municipio, como nuestro Festival Medieval que cuenta ya con más de cincuenta años de historia, y es Fiesta de Interés Turístico Nacional

Para el presidente de la Asociación, Francisco Mestre:entrar en la red es un valor añadido para todos los municipios que se incorporan, incluidos aquellos que ya tienen un desarrollo turístico de muchos años y reconocen en este sello de calidad un apoyo especial en su proyección turística, en el cuidado de su patrimonio y en el sentimiento de orgullo de sus vecinos

Continúa Francisco Mestre, explicando que “el trabajo bien hecho de muchas generaciones nos permite hoy disfrutar de estos bellos pueblos, del cariño de sus gentes, de sus tradiciones y su rica arquitectura; razones más que suficientes para volver una y otra vez a recorrer sus calles y a disfrutar de sus fiestas y tradiciones populares”.

Entrar en la Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España establece un punto de inflexión hacia la excelencia turística para los próximos años y favorece el crecimiento económico en el municipio y en los pueblos del entorno”, concluye el presidente.

El municipio de Hita es una de las localidades con más personalidad de Guadalajara, cuyo emplazamiento –tan próximo a la ciudad– no ha impedido que conserve su singularidad. Se conservan distintos lienzos de la muralla medieval que mandó levantar Iñigo López de Mendoza, el Marqués de Santillana en 1441. La Puerta de Santa María es emblema de Hita, la principal y única superviviente de las tres que tuvo la muralla. A pesar de su pequeña escala es un bello ejemplo de la arquitectura militar del siglo XV.

Otro punto importante es la plaza del Arcipreste de Hita, nada más cruzar La Puerta de Santa María. Centro neurálgico del municipio, es un espacio amplio delimitado por sopórtales y viviendas de sabor popular, donde destacan algunas fachadas de ladrillo que nos recuerdan la tradición constructiva mudéjar de origen musulmán.

No se puede dejar de visitar “El Palenque”, que se encuentra a los pies de la muralla medieval y rememora el lugar donde se desarrollaban los torneos de caballeros que fueron durante la Edad Media la principal diversión popular. Las justas a pie y a caballo con espadas, lanzas y mazas, han sido un auténtico deporte cuya tradición en nuestra literatura es antiquísima. Junto a los entrenamientos militares como el estafermo o los bohordos existían otras diversiones caballerescas como las sortijas o el asalto al castillo. Durante el Festival Medieval, el Palenque cobra vida para escenificar los juegos de caballeros y los torneos.

La arquitectura subterránea tuvo también una gran importancia en esta villa. Bajo el casco histórico encontramos un centenar de cuevas utilizadas como bodega desde la Edad Media. Existe un documento del siglo XV que permite afirmar que un buen número de las bodegas de Hita pertenecieron a familias judías. Muchas conservan todavía las tinajas de barro donde se almacenaba el vino.

Existen también casas-cueva denominadas localmente “bodegos” aunque la mayoría están abandonados. Formaban parte del barrio alto donde se encontraba también la iglesia del arcipreste de Hita. Aparecen documentados en el siglo XVIII. Tras la Guerra Civil Española y como consecuencia de la destrucción del casco urbano, las casas-cueva fueron de nuevo utilizadas 

Visto 1068 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.