Brihuega impulsará su Festival de Lavanda con más actividades

Brihuega impulsará su Festival de Lavanda con más actividades

El Festival de Lavanda que cada año se celebra en Brihuega en el mes de julio, cuando esta aromática se encuentra en plena floración, con concierto y degustaciones,  la Corrida de Primavera, que tendrá lugar el 23 de abril en este 2016, y el encierro tradicional fueron las tres acciones turísticas que Brihuega presentó en el marco de FITUR, aparte de su participación en la Asociación de "La Alcarria el Viaje".

La consejera de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, acompañó la presentación del Ayuntamiento de Brihuega junto con el alcalde de la localidad, Luis Manuel Viejo, para transmitirle públicamente el apoyo del Gobierno regional a ese impulso que quieren hacer del Festival de la Lavanda, una iniciativa que comenzó desde el ámbito privado y que al alcanzar el lustro de existencia va a comenzar a celebrarse con mayor peso organizativo municipal, ampliando su calendario y con actividades renovadas.

La pretensión del alcalde briocense es que el Festival siga contando con la iniciativa privada y se celebre durante todo el mes de julio con diversas actividades relacionadas con el cultivo de la lavanda que servirán además de prolegómenos a la fiesta que atrae mayor número de visitantes a Brihuega, el Encierro, declarado de Interés Turístico Regional, que se celebra el 16 de agosto y de cuya existencia existen vestigios ya en el Siglo XVI.

Explicó el alcalde de Brihuega como el  cultivo de Lavanda llegó hace medio siglo a Brihuega, cuando un vecino de Barriopedro importó una docena de plantas desde La Provenza y se comenzó a explotar un producto que hoy cuenta con 700 hectáreas plantadas en todo el término municipal. “Brihuega es historia, paisajes y monumentos y además está muy cerca de Madrid”, ha dicho el alcalde, recordando que en 2016 se celebrará además el III Centenario de la muerte de Sebastián Durón, uno de los músicos briocenses más reconocidos a nivel universal.
 
La consejera Elena de la Cruz reseñó  las virtudes turísticas de Brihuega, su riqueza patrimonial y ambiental, así como la trascendencia no sólo turística sino también económica que puede tener para el municipio un producto tan arraigado en la comarca como la lavanda. La consejera ha afirmado que “Brihuega es un precioso municipio anclado en el corazón de la Alcarria, con un potencial turístico y cultural muy importantes que está basado en un turismo de calidad y sostenible”. A su juicio, el Festival de la Lavanda encaja con ese modelo turístico, por lo que ha alentado al alcalde a desarrollarlo y amplificarlo en el futuro para que el turismo incremente su peso como “uno de los motores económicos de Brihuega y del conjunto de la provincia de Guadalajara”.
 
También el alcalde recordó que Brihuega es conjunto histórico artístico desde 1973 y que se la conoce como “La segunda Toledo” por la convivencia histórica de judíos, musulmanes y cristianos. El regidor ha valorado positivamente la celebración de una jornada de puertas abiertas en el mes de julio de patios y jardines interiores privados para dar a conocer una de las razones del sobrenombre de “Jardín de la Alcarria”.
 
Encierro de Brihuega y Corrida de Primavera
 
El concejal José Luis Escamilla, delegado de los asuntos taurinos del Ayuntamiento ha informado también sobre las principales novedades del Encierro de Brihuega 2016, un evento que acoge a más de 20.000 personas en la localidad. Escamilla ha desvelado el cartel taurino de la célebre corrida de toros que se celebra anualmente en la villa. Tendrá lugar el 23 de abril con los diestros Sebastián Castella, José Mari Manzanares y Cayetano Rivera.

También explicó que el encierro de Brihuega es uno de los más antiguos de España, y que es un encierro muy peculiar que se celebra con los astados por el campo, en doble recorrido de bajada y subida de nuevo a l aplaza de toros, y que está declarado Fiesta de Interés Turístico Regional desde el año 2009.

Los toros, soltados desde la plaza de toros el 16 de agosto, inician su carrera subiendo por las calles del pueblo hasta el parque de María Cristina, donde la tradición manda que continúen por la carretera hasta salir del pueblo. Allí son recogidos por los jinetes y conducidos hacia la Alcarria, desde donde se les lleva hacia las cuestas de los montes cercanos.

Al día siguiente, hacia las dos o las tres de la madrugada, los toros son conducidos de vuelta a Brihuega. Entran por San Miguel, en la parte baja del pueblo, desde donde a la carrera son llevados hasta la plaza de San Felipe, donde son encerrados hasta que la mañana siguiente vuelven a atravesar las calles de la villa hasta llegar a la plaza de Toros.

Visto 4863 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.