El alcalde de Brihuega, Luis Viejo, en un momento del encierro coordinando actuaciones con la Guardia Civil. El alcalde de Brihuega, Luis Viejo, en un momento del encierro coordinando actuaciones con la Guardia Civil.

Brihuega quiere limitar los recortadores en el encierro

Tras el balance del encierro 2016 el Ayuntamiento de Brihuega, catalagodo como Fiesta de Interés Turístico Regional,se plantea limitar la concentración de recortadores, al considerar que esta fue la causa de la ruptura de la manada y de la presión excesiva sobre los astados, hasta el punto que dos de ellos, los únicos que fueron conducidos hasta la palza de San Felipe, apenas dos horas después del comienzo del encierro, acabaron muriendo por “congestión o infarto” al poco tiempo de ser encerrados.

El Ayuntamiento de Brihuega anuncia que adoptará las medidas oportunas para que este hecho, que tildan de ilegal, no vuelva a suceder, así como otros hechos ajenos a la organización que no facilitaron el buen desarrollo del encierro.

Y es que este año no quedó ni uno de los cuatro astados vivos, pues además de la muerte de estos dos toros en la plaza ya encerrados, los otros dos fueron sacrificados en el campo, uno del día 17, sobre las cinco y media de la madrugada en la madrugada, después de permanecer casi todo el tiempo estancando en el paraje de Valdeatienza, cercano al pueblo, y el último que fue el único que alcanzó campo abierto y se había perdido en el monte, se sacrificó ayer a las 15:30 horas por el director de lidia.

A pesar de todo esto el Ayuntamiento de Brihuega no hace ningún tipo de autocrítica en la organización del encierro, que asegura estaba perfectamente organizado con numerosas reuniones previas con organismos oficiales y asociaciones: Guardia Civil, Protección Civil, Cruz Roja, el propio ganadero: “Campo Bravo Alcarreño”, encargado de desarrollar y dirigir los astados, y la Asociación 16 de agosto. "Todo ello tenía un objetivo común: que todos los agentes públicos y privados, implicados en el desarrollo del Encierro, pudieran coordinarse correctamente y fueran conocedores de los dispositivos fletados para dicho evento", señalan desde el Ayuntamiento.

Es más destacan que en el caso de los dos toros perdidos y sacrificados en el campo "han sido encontrados al día siguiente por la organización y la Guardia Civil, en todo momento estuvo ubicadas sus localizaciones, evitando graves problemas para las poblaciones cercanas y Brihuega, cosa que antes no sucedía, ya que los astados podían pasarse semanas perdidos en el monte".

Hay que recordar que durante apenas tres horas de encierro de este año, puesto que quedó anulada la subida de los toros en la madrugada, se produjeros hasta 32 atenciones sanitarias, con cuatro heridos trasladaos la hospital, dos por asta de toro.

El la organización del encierro participaron 21 guardias civiles, con incorporación incluso de un helicóptero, 56 voluntarios de protección civil  con 13 vehísculos de intervención rápida y  3 ambulancias, y otros 50 voluntarios de Cruz Roja con 8 ambulancias y dos puestos de socorro.

 

Visto 7312 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.