Con la ampliación del Hospital de Guadalajara se pasará de las 432 camas actuales a 603camas, la mayoría individuales

Con la ampliación del Hospital de Guadalajara se pasará de las 432 camas actuales a 603camas, la mayoría individuales

El 78 % de las camas del nuevo hospital de Guadalajara serán individuales, según ha anunciado hoy el presidente regional, Emiliano García-Page, en la presentación del plan funcional. Además, ha asegurado que las obras, que están en marcha desde el pasado mes de mayo, cuentan con una inversión de 120 millones que está garantizada "aunque no haya presupuestos nacionales y tengan que ser prorrogados por la situación actual".

García-Page ha explicado que, con la ampliación, el Hospital Universitario de Guadalajara "doblará el espacio físico", por lo que ha dicho que se puede hablar de "nuevo hospital" donde, además, se va a realizar la mayor ampliación de la cartera de servicios de toda la región, ha agregado. Viene a duplicar la superficie actual, de 53.000 metros cuadrados, hasta alcanzar los 117.000 metros. Se pasará de las 432 camas actuales a 603 camas en habitaciones que serán mayoritariamente individuales para garantizar la mejor atención e intimidad de los pacientes, si bien podrían duplicarse hasta alcanzar las 771 camas en caso de necesidad.

En concreto, se instalarán las especialidades de medicina nuclear y cirugía pediátrica, además de ampliar de 400 a 603 las camas, en gran mayoría individuales, el 78 %. En el área quirúrgica se ampliarán de 8 a 18 los quirófanos mientras el bloque de obstetricia se ampliarán de 5 a 8. Asimismo, las urgencias contarán con 25 box frente a los 17 actuales y las camas de observación en esta área alcanzarán las 37 frente a las 18 actuales, además, los puestos de diálisis se ampliarán de 17 a 30.

"Es un cambio radical en la infraestructura, la forma y la cartera de servicios", ha señalado Page, quien ha añadido que, junto a las obras del campus, hacen que estas inversiones sean las mayores de la etapa democrática en la provincia de Guadalajara.

En palabras del presidente, la provincia de Guadalajara “tiene costumbre, no digo que gusto” de exportar pacientes a la Comunidad vecina, a Madrid, “pero va a terminar siendo una provincia y una capital que reciba usuarios y pacientes del resto de Comunidades Autónomas”. Así, ha avanzado que se terminará por alcanzar “un cambio absolutamente copernicano, de 180 grados”, un efecto que “no será mañana, pero lo será en cuestión de unos años”.
 
Asimismo, ha garantizado que se va a producir un cambio “tan absolutamente radical” en la forma, la infraestructura, y sobre todo en la cartera de servicios, “que no creemos que haya una inversión más importante en la etapa democrática para la provincia de Guadalajara que la que se está concentrando en este preciso año”.
 
Por otro lado, el presidente García-Page se ha mostrado “muy orgulloso” de haber llegado a tiempo “para cambiar la trampa de modelo en la que nos había metido Cospedal”, porque según sus propias palabras, “su intención era liquidar la sanidad pública de la Comunidad  Autónoma y ponerla de forma dependiente de otros sistemas, no públicos sino privados, de la Comunidad de Madrid” si hubiera seguido siendo presidenta de esta región.
 
En último lugar, García-Page ha agradecido “el esfuerzo y entrega” de la comunidad sanitaria castellano-manchega, que ha demostrado que en los momentos más difíciles “se sigue esforzando” para que la sanidad pública española “continúe siendo de las mejores de Europa”, y ha lamentado que en estos últimos años “se haya querido acusar a la sanidad de ser culpable de la crisis”, cuando en realidad ha sido una damnificada más.

El Hospital Universitario de Guadalajara se puso en marcha en el año 1982, cuando la provincia contaba con 144.000 habitantes, una cifra que se situaba en más de 256.000 en el año 2015. Este aumento poblacional, junto con el envejecimiento y la necesidad de ofrecer más y mejores tratamientos obligaban a una ampliación y mejora del centro hospitalario, por lo que "no se puede justificar la paralización que sufrieron las obras" durante la anterior legislatura.

Próxima negociación de los Presupuestos de 2017

El presidente de Castilla- La Mancha, Emiliano García-Page, además ha avanzado hoy que en las próximas semanas “vamos a intentar llegar a acuerdos” con los sindicatos y agentes sociales con el objetivo de encarar los Presupuestos del próximo ejercicio, una tarea cuyo éxito dependerá en buena medida de que, al menos, Podemos “los apruebe”. De no ser así, ha advertido, “habrá un parón en la recuperación social de la Comunidad Autónoma sin discusión alguna”.
 
Durante la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes en la capital guadalajareña para informar sobre el plan funcional del nuevo Hospital de Guadalajara, García-Page ha reconocido que en un solo año, “y con los mismos mimbres financieros que nos encontramos, porque no tengo un euro más que Cospedal”, su Ejecutivo ha sido capaz de reorganizar las prioridades y establecer otros conceptos presupuestarios, de tal manera que “le hemos dado una vuelta brutal” a la región y a su situación.
 
Buen ejemplo de ello es la gestión sanitaria en este primer año, en la que “con dificultades y un camino inmenso por recorrer todavía”, se han rebajado notablemente las listas de espera, situándose un cuarenta por ciento por debajo de las que tuvo el anterior Gobierno en su primer año de mandato, y se han iniciado las obras de los nuevos Hospitales de Cuenca y Toledo, se han comenzado las obras mejora y ampliación de los de Hospitales de Albacete y Guadalajara, “y estamos muy avanzados en el Plan Funcional del futuro Hospital de Puertollano”, unas inversiones “que no van a someterse a los altibajos presupuestarios”, ha garantizado el presidente.
 
En este sentido, ha reiterado su intención de que el Presupuesto de 2017 “sea el doble”, subiendo ahora “cuatro escalones” en la recuperación de muchos de los servicios planteados en el primer año de legislatura. Para García-Page, es entendible que la gente desee un avance “mucho más rápido” de la recuperación, pero es necesario plantear una perspectiva “realista y sensata”, especialmente con el escenario financiero que plantea Madrid “y con una recuperación económica que está griposa en estos momentos”.
 
A ello hay que sumarle la caída de los ingresos por efecto de la modificación fiscal realizada por el ministro Montoro, una medida que, a juicio del presidente, se realiza “para ganar cuatro votos”, pero cuando baja el IRPF “lo que está haciendo es afectando la financiación de las Comunidades Autónomas, que participamos proporcionalmente del IVA y del IRPF, y sin habernos consultado”.


Medios

Visto 3764 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.