Antes de las ocho y media de la mañana ya habían llegado a Horche más de una docena de vehículos de la Guardia Civil y en torno a las 10.00 horas han comenzado los desalojos que, según los propios vecinos de la zona, han transcurrido de forma tranquila, aunque en algún caso han tenido que proceder al derribo de la puerta.

Así, de forma progresiva se ha procedido también a la retirada de muebles y otros elementos y se ha dado la opción a los ‘okupas’ de recoger sus enseres, aunque algunos la han rechazado.

Desde la Asociación Vecinal Defiende Horche, creada precisamente para luchar contra la creciente ocupación de viviendas en este municipio y los problemas de convivencia que estaba generando, han valorado estos primeros desalojos como una buena noticia para el pueblo de Horche, con la esperanza de que todo se desarrolle sin incidentes y que la entidad propietaria de estas viviendas y el Ayuntamiento pongan todos los medios a su alcance para que estas casas no vuelvan a ser ocupadas.