El Certamen de Dulzaina José María Canfrán llegó a su trigésima edición

El Certamen de Dulzaina José María Canfrán llegó a su trigésima edición

El Certamen de Dulzaina y Tamboril José María Canfrán de Sigüenza, uno de los más veteranos de España, llegó anoche a su trigésima edición. Después de que la música de las gaitas hubiera sonado en las calles, como le gustaba al tristemente fallecido José María Canfrán, cinco grupos de gaiteros, dos de ellos seguntinos, llevaron los característicos sones de las dulzainas al escenario del Auditorio El Pósito, honrando la memoria de quien recuperó esta tradición en la provincia de Guadalajara, creando escuela.  Genio y figura, cada uno de los grupos tuvo palabras de cariño hacia la memoria de este hombre genial, pasional, a quien nadie olvida, tres lustros después de su triste desaparición en el año 2002.

Con los años, el certamen se ha ganado a pulso ser uno de los encuentros más importantes de la dulzaina en España, y eso solo se logra con ilusión, perseverancia y buena música. Los Dulzaineros de Sigüenza, herederos de la tradición de Canfrán, quisieron en esta ocasión ejercer únicamente como anfitriones del festival, llevándolo, simbólicamente,  desde la calle hasta el escenario, y acompañando a su presentador, Pablo Franco. El periodista seguntino supo añadir su propia experiencia personal en la ciudad y desde niño a su conocimiento de la música folk, puesto que es alumno de dulzaina.

“Allá por el año 86, nuestro querido y admirado José María Canfrán, junto a su inseparable tamborilero Carlos Blasco, comenzó su andadura llevando desde Sigüenza su música y entusiasmo a muchas fiestas de la provincia. Ellos tuvieron mucho, o todo, que ver en la recuperación de la dulzaina en la provincia de Guadalajara, que había estado más de treinta años dormida”, explicaba anoche José Antonio Arranz, gaitero seguntino especialmente emocionado por el hecho de que el certamen llegara a cumplir la treintena de ediciones. “Él era todo corazón, un músico de los de antes. Sin ser un virtuoso, sabía entender la fiesta como nadie, llevarla de las casas a la calle”, añadía su inseparable Agustín Canfrán.

Cuando terminó la primera pieza que empezaba en el patio de El Pósito, Pablo Franco, aludió a los sentimientos que los sones de la gaita provocan en los seguntinos, trasladándolos a su infancia, al 'bibitoque' de naranjas y de caras tiznadas, destacó el carácter nacional del Certamen, que ha acogido a grupos venidos de toda España, e incluso en alguna edición, internacional, con músicos llegados de Perú, y sus orígenes, entonces como festival, en el Parador de Sigüenza.

Actuaron, en primer lugar, los Dulzaineros de la Cofradía (Segovia), grupo de cuatro gaiteros, con tres músicos de Cuéllar y uno más de Segovia, habituales de la Fiesta de San Vicente, y también del Certamen. Antes de empezar a tocar, María del Carmen Riesgo recordaba ayer la figura de Jose María Canfrán. “Cada año, puntualmente, me llamaba para felicitarme las navidades”, desveló en un detalle revelador. Los segovianos hicieron tres piezas. Pablo Zamarrón tocó, acompañado por el tamboril, una 'Mudanza de Luis Barreno' de Zarzuela del Monte. La propia María del Carmen interpretó una entrada de baile del cancionero de Agapito Marazuela, y, para terminar, juntos tocaron un fox-polka del pueblo de Matabuena. Según comentaba ayer la gaitera,  la dulzaina “es un símbolo en Segovia, mucho más que un instrumento” que, además, las nuevas generaciones están adaptando y evolucionando, partiendo desde lo tradicional, “por ejemplo, trasladando a la dulzaina partituras compuestas para otros instrumentos”.

Especialmente emotiva fue la actuación de los Dulzaineros de la Travesaña de Sigüenza, tercera generación ya de gaiteros en la ciudad que bebe de la energía y de la pasión que le puso Canfrán a la recuperación de la dulzaina en Guadalajara. Además de su labor musical, impecable, sus miembros están haciendo de forma paralela una excelente labor musicológica, recuperando temas de la tradición guadalajareña, y principalmente, como explicaron ayer, del eje Molina, Sigüenza y Atienza. 

Los Dulzaineros de la Travesaña interpretaron cinco temas, empezando por un pasacalles de procesión que se tocaba en la vecina localidad de Algora, recogido a una antigua banda de cuerda por el folklorista Julio Garcia Bilbao, y adaptado para dulzaina por Javier Barrio. Siguieron a continuación con un pericón, rescatado en este caso por José Antonio Alonso y por Ricardo Villar, integrante de la formación, de su pueblo, Riba de Saelices. La pieza la tocaban la ronda de cuerda y los pastores, con pito. Fue adaptada a la dulzaina por Antonio Trijueque. Se arrancaron a continuación con un foxtrot, también de la Ronda de Algora, recopilado a su violinista, Toribio del Olmo, y conservado para la memoria colectiva por Julio García Bilbao.

En cuarto lugar interpretaron un pasodoble, 'Labros', composición reciente del mencionado Antonio Trijueque, para terminar con el 'Tiroliro' de los Gaiteros de Maranchón, Juan Albacete y Antonio Cendejas. Para Jorge Atance, una de las dulzainas del grupo, participar en un certamen “que hemos vivido desde niños en Sigüenza, como integrantes de la escuela municipal de Sigüenza, es un honor, primero porque es uno de los más antiguos de España, pero también porque está dedicado a la memoria de Jose Mari Canfrán”.

Según Atance, el músico “recuperó el instrumento aquí en Guadalajara, pero es que además, en mi caso, fue él quien me trajo a casa, personalmente, mi primera dulzaina. Infundía ánimos a los chavales que empezábamos, y por eso lo recordamos con mucho cariño. Para nosotros es un referente con el que nos identificamos”. Los Dulzaineros de la Travesaña después de recibir el aplauso del público, recibieron también, de la mano de la organización, un grabado de Mariano Canfrán, hermano de Jose Mari, en reconocimiento a su entrega al instrumento y a la continuación de la tradición en la ciudad.


Medios

Visto 1027 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.