El convento de la Carmelitas de Budia se encuentra en un estado lamentable de ruina. El convento de la Carmelitas de Budia se encuentra en un estado lamentable de ruina.

El convento de la Carmelitas de Budia, en la lista roja de patrimonio

La asociación Hispania Nostra los acaba de incluir en su Lista Roja del Patrimonio al convento de la Carmelitas de Budia.

Este convento del siglo XVII, que fue abandonado y expoliado tras la penosa Desamortización de Mendizabal en 1835. Es un ejemplo notable de la arquitectura carmelita del siglo XVII. Fue fundado en 1688, bajo la protección de Nuestra Señora de la Concepción. A este convento pertenecían las cartas de Ana de San Bartolomé y de Santa Teresa de Jesús. La época de mayor esplendor del inmueble tuvo lugar entre 1732 y 1835, cuando se fabricaba en él gran parte del paño necesario para las vestimentas de la Orden de Castilla. En la actualidad está abandonado y pertenece al Obispado de Sigüenza/Guadalajara. Además, su atrio exterior frontal y lateral se está empleando como cementerio municipal. 

Mantiene la estructura de la iglesia conventual, con su magnífica fachada todavía en pie donde presenta tres arcos bajos de acceso. El central se escolta de planas pilastras, y se remata con vacía hornacina. Sobre ella aparece un enorme ventanal escoltado de almohadillado, que tenía por misión dar luz al coro, y sobre ella todavía gran remate triangular con botones. El interior solo conserva los muros, muy deteriorados. Es de una sola nave con capillas laterales comunicadas entre sí, por lo que podríamos hablar de tres naves diferenciadas y unos brazos de crucero muy cortos escoltando la cabecera de nave cuadrilátera. 

Desde hace más de tres meses una asociación de vecinos de Budia ya planteó una una recogida de firmas en Change.org para rehabilitar este convento, emblema de la arquitectura carmelita. Este edificio religioso barroco, cedido al Ayuntamiento por 50 años, se encuentra en estado ruinoso.

Hace cinco años ya se proyectó la reconstrucción y musealización del convento como Proyecto de Interés Regional (PIR), a través del grupo de desarrollo rural Fadeta que no terminó de salir adelante, por falta de apoyo de la Junta, entonces presidida por Maria Dolores de Cospedal.

Visto 228 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.