A pesar del tiempo desapacible, los treinta y dos miembros de la Banda de Cornetas y Tambores comenzaban, a las doce de la mañana, la III Tamborrada de Viernes Santo de Fuentenovilla. A pesar del tiempo desapacible, los treinta y dos miembros de la Banda de Cornetas y Tambores comenzaban, a las doce de la mañana, la III Tamborrada de Viernes Santo de Fuentenovilla.

La lluvia no ha acallado los tambores de Fuentenovilla

El pasado sábado los músicos fuentenovilleros, desplegados en su doble condición de Banda de Cornetas y Tambores, y también, después, de Banda de Música, y a la vera de la bellísima Picota de la villa alcarreña interpretaban de nuevo emotivo concierto basado igualmente en la banda sonora de la Semana Santa, con un sonido bien distinto en una y otra versión. Así, estrenaron, entre otras, una trabajada versión de la marcha 'Caridad del Guadalquivir', compuesta por Paco Lola, que emocionó a los presentes.

Asimismo, y también en 2017, la Asociación asumía el reto de convocar la I Tamborrada de Fuentenovilla, el día de Viernes Santo. La iniciativa tuvo continuidad en 2018. Y esta mañana, a la misma hora, a las doce de la mañana, los tambores de Fuentenovilla volvían a hacer retumbar La Alcarria en una mañana desapacible, de agua y frío, pero que no ha podido con el sonido poderoso de la percusión fuentenovillera. Los redobles se podían oír a varios kilómetros de distancia.

Como en las dos anteriores ediciones, el toque de Angelus le correspondió a una de las integrantes de la banda, Isabel Alarcón, haciendo sonar la llamada de inicio al resto de percusionistas. Los tamborileros fuentenovilleros seguían sus pasos, unos con timbales y bombos, otros con cajas. El despliegue sonoro, impresionante, mostraba el duelo por la muerte de Cristo. 

A diferencia del pasado sábado cuando tocaron en plena Plaza Mayor, la lluvia hizo que los tamborileros tuvieran que alojarse en el soportal de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asuncion.  En todo caso, hoy, el agua no ha podido con los tambores.  Animándose unos a otros, y siguiendo el bajo de los bombos al que se superponían las cajas, y algunos solos intercalados, a medida que iban pasando los minutos, el calor de los redobles fundía el frío y evaporaba el agua. A medida que llegaba el final de la hora,   cada vez sonaba más fuerte, de manera que hasta las mesas las sillas del del centro Social, situado frente a la Plaza donde después la Banda de Cornetas y Tambores tomaba el aperitivo, se movían al son de los tambores.

Durante exactamente una hora, sin parar, los percusionistas fuentenovilleros hacían sonar sus instrumentos. A la una de la tarde, cesaban los redobles, dando paso a los aplausos de los fuentenovilleros que se han acercado a presenciarla. 

Además de concierto de marchas procesionales, tamborrada y actuaciones musicales a lo largo de la semana Santa Local, la banda de música de Fuentenovilla ha actuado, y volverá a hacerlo en estos días, en la vecina y hermana localidad de Escariche, así como también, el Domingo de Resurrección, en El Pozo de Almoguera. “Nuestros músicos son nuestro orgullo. Un año más, les agradecemos su dedicación y entusiasmo para que nuestras tradiciones brillen con luz propia en Fuentenovilla, y en La Alcarria”, valora Monse Rivas, alcaldesa de Fuentenovilla.


Medios

Visto 369 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.