Se está llevando a cabo estos días la renovación de un tramo de  350 metros  en el casco urbano de la localidad de Marchamalo. Se está llevando a cabo estos días la renovación de un tramo de 350 metros en el casco urbano de la localidad de Marchamalo.

La MAS continúa con la renovación de la conducción entre Beleña y Alcalá de Henares

Dentro del ámbito de renovación de las redes de suministro de agua potable que forman parte de la conducción número 1 de la Mancomunidad de Aguas del Sorbe (MAS), la más antigua de todas las conducciones con las que cuenta la mancomunidad, se está llevando a cabo estos días la renovación de un tramo de  350 metros  en el casco urbano de la localidad de Marchamalo. Se trata de un proyecto redactado en el año 2007 en el que figura el cambio de ubicación de la red, adecuándola a la actual distribución viaria del municipio, y la transformación tanto del tamaño como del material de la tubería.

“Nuestra intención es que la conducción número 1, la más antigua de todas, se adapte a las necesidades actuales para que sea operativa. Por eso el diámetro de la tubería pasará de tener 500mm a tener 1200 mm, más del doble y el materia ya no será de fibrocemento sino de hormigón postesado” asegura José Luis González León, vicepresidente en funciones de la MAS. Adecuamos así la red a las necesidades de transporte y garantía de suministro de cara al futuro y poco a poco transformaremos una red que estaba con capacidad insuficiente para las necesidades actuales, en un red útil en caso de  hacerse necesario un desdoblamiento necesario en caso de producirse alguna avería en la otra conducción”.

En la actualidad, los técnicos de la MAS trabajan en la elaboración del proyecto de renovación de un tramo de 12 kilómetros de esta conducción número 1, de los cuales 7 km  irían aguas debajo de la potabilizadora de Mohernando y 5 km entre el embalse de Beleña y la ETAP. De esta manera se iría poco a poco avanzando en la renovación total de la red. En cuanto a la actuación que se está llevando a cabo estos días en Marchamalo, tendrá una duración aproximada de dos meses debido a la dificultad que supone trabajar en un casco urbano y con material de fibrocemento en los primeros días, que exige unas determinadas medidas de seguridad que ralentizan los trabajos.

Visto 294 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.