Las mantis religiosas, mejor disfraz 2017 en el carnaval de Sigüenza

Las mantis religiosas, mejor disfraz 2017 en el carnaval de Sigüenza

La ciudad de Sigüenza vivió ayer el carnaval en una tarde de primavera anticipada.  Cerca de doscientas personas trocaron sus atuendos habituales por los más variopintos disfraces, que en su gran mayoría habían preparado con mucha antelación ellos mismos, repartidos en nueve grupos y cuatro individuales y de pareja.

A partir de las seis de la tarde, todos se daban cita en la Plaza Mayor, para, desde allí, dirigirse en alegre pasacalles hasta el pabellón del colegio San Antonio de Portaceli, donde tienen lugar la exhibición y el concurso de disfraces cada año, para el que el Ayuntamiento destina seiscientos euros en premios.

El pregón lo pronunciaron los niños y madres de la Asociación La Peseta, desde la balconada del Ayuntamiento de Sigüenza, en su calidad de ganadores del concurso del año pasado. Los portavoces de la Asociación recordaron que el Carnaval favorece “pasar tiempo con los amigos, con los vecinos, con los niños construyendo algo juntos y que despierta la creatividad y el optimismo desde la diversión, la alegría, la solidaridad, el buen humor y las ganas de fiesta”.

Después del pregón, los ritmos caribeños de la batucada Bloco Dum Dum encabezaron la alegría de los seguntinos hasta el pabellón. De cortar el tráfico y preceder el desfile se encargaron ocho voluntarios de Protección Civil de Sigüenza, dirigidos, como es habitual, por Martín Cañamón y Raquel Gonzalo. La comparsa siguió por las calles del Cardenal Mendoza y la Avenida de Madrid, hasta llegar a su destino final en el colegio.

Un año más, las gradas se llenaron para presenciar las evoluciones de las más de doscientas personas que se disfrazaron en el carnaval 2017, dejando el parqué libre para que sobre él evolucionaran los participantes en el concurso y resto de seguntinos disfrazados. La animadora sociocultural del Ayuntamiento, Eugenia Pallán, presentó el acto y agradeció la implicación de los seguntinos en él. Después, le daba paso, primero a la participación de los disfraces de grupos, para terminar con los individuales y de pareja.

El desfile de cada uno de ellos fue acompañado por la percusión de la batukada, realzándolo. Pitufos, Palomitas y coca-cola, originales game-boys, Mario Karts o una Panda de osos, fueron desfilando por la cancha, para regocijo del numeroso público, mientras que el jurado, compuesto por munícipes y también por integrantes de las diferentes asociaciones seguntinas, y presidido por la concejala de Cultura, Sonsoles Arcones, tomaba buena nota de cada detalle.

Lo tuvieron muy difícil, puesto que tardaron un buen rato en decidir los premios. Hubo reconocimiento para los tres mejores en categoría individual y de grupo. Finalmente, en el primer apartado, el primer premio fue para 'El Castañero', el disfraz que llevaba un niño de ocho años, Alfredo Hermosilla, que es un habitual del concurso. En cuanto a los grupos, el jurado consideró que el más original y mejor escenificado fue 'La Plaga' de mantis religiosas, y sus correspondientes fumigadoras, que llevó a cabo la familia Plaza. Eva Plaza fue una de sus artífices. “Tomamos la idea de un original disfraz de mantis religiosa que vimos en internet, y, a partir de ahí se nos ocurrió lo de la plaga y las fumigadoras”. Según Plaza, es incluso más divertido prepararlo, que luego ponerlo en escena. “Los niños lo pasan de maravilla”, reconoce, y, aunque lo importante es participar, cada año es más difícil ganar, “porque la gente se lo trabaja mucho, lo que habla muy bien del nivel del concurso”, terminaba.

Visto 5209 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.