×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 3878

Los danzantes de Valdenuño buscaron al Niño Perdido en FITUR

Los danzantes de Valdenuño buscaron al Niño Perdido en FITUR

El botarga y los danzantes de Valdenuño Fernández interpretaron su tradicional y ancestral danza del Niño Perdido en FITUR. Antes de comenzar el “paloteo”, Rubén Moreno, el tamborilero que marca el ritmo de los danzantes, se dirigió al público para explicar que el origen de este baile se encuentra a una antigua leyenda según la cual, un niño del pueblo desapareció una noche, todos le buscaron por las casas hasta que al final fue encontrado en la iglesia, aunque los del pueblo opinan que es una interpretación del pasaje bíblico de Jesús perdido y hallado en el tempo.

El grupo se compone de una botarga, ocho danzantes y el tamborilero, entrenan muy duro todos los sábados desde octubre para interpretar su baile oficial del Niño Perdido, el primer domingo después de Reyes. Moreno explicó que aunque hay otras botargas y danzantes en la provincia de Guadalajara, la suya es muy singular. Destacó el tamborilero como primera curiosidad que la botarga de Valdenuño está dotada de cascabeles, representa el mal, como todas las demás, pero durante la misa se dedica a incordiar y a hacer travesuras por la iglesia haciendo sonar todo el tiempo sus cascabeles y la misa pasa a ser diferente.

Por otra parte, los palos que llevan los danzarines son de espino, la madera más dura que existe por la zona y los golpean con tal agresividad que algunas veces acaban rotos, algo que no pasa en ninguna otra danza. Como última peculiaridad destaca que después de la procesión hay una tradicional guerra de naranjas entre la botarga y los danzantes y todos los años el mal queda vencido y acaba la fiesta con la botarga arrodillada frente al Niño Perdido. Nadie sabe, comenta el tamborilero entre risas, por qué los proyectiles son naranjas.

Los danzantes quieren promover que su fiesta sea declarada de Interés Turístico Regional, y así lo anunciaron en FITUR pidiendo el compromiso de la Diputación de Guadalajara y del Gobierno de Castilla-La Mancha para ello. Y en el empeño de mantener las tradiciones, los danzantes de Valdenuño también contra que hace unos días reunieron a antiguos danzantes y botargas del pueblo en una cena que se celebró recientemente, para comentar antiguos aspectos de la fiesta y comprobar su evolución. La reunión fue un éxito y casi 100 personas se presentaron para compartir sus experiencias y llevarse la consiguiente alegría al volver a ver caras de amigos que no veían desde hacía muchos años.

El tamborilero también había traído para mostrar la antigüedad de su tradición, el libro de cuentas de los danzantes, que está datado en 1721 y en la actualidad este mismo ejemplar, registra sus propias cuentas. En este punto aprovechó la presencia del Presidente de la Diputación de Guadalajara, José Manuel Latre, para pedir, de forma cariñosa, que se revise su subvención ya que la ropa que llevan resulta excesivamente cara, también quiso agradecer a Emiliano García-Page su relación cordial con ellos y pidió a todas las instituciones allí presentes que apoyasen e impulsasen su declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional.

Luego hablaron los palos, que con su sonido rítmico y singular, sorprendieron a todos los visitantes que pasaban por allí, mientras los cascabeles de la botarga sonaban próximos y a la vez lejanos, lo cual no deja de sorprender, será cosa de botargas.

Paloteo de Valdenuño en Fitur from guadaque on Vimeo.

Visto 1600 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.