Diablos de Luzón. Diablos de Luzón. Foto: J. Fraile / Guadaqué

Los Diablos de Luzón, un carnaval ancestral

Uno de los carnavales más singulares de la provincia de Guadalajara es el que se celebra este sábado, 25 de febrero en la localidad de Luzón, donde los “diablos” , que van vestidos de negro totalmente y hacen sonar ruidosamente los grandes cencerros que llevan amarrados a la cintura, tambien portan astas de toro sobre la cabeza, llevan brazos y cara cubierto un un espeso hollin, la tradicion hace que los diablos perseguigen a todo aquel que no se ha disfrazado y lleva el rostro descubierto, para tiznar de negro.

"Cuenta la leyenda que en la paramera, una vez al año, los diablos abandonan el viento de la madre tierra a través de una grieta que nadie conoce. Un estruendo de cencerros anuncia a vecinos y forasteros la llegada de los portadores de un misterio ancestral. Una mezcla de hollín y aceite marca el rostro de los que se dejan atrapar. Otros corriendo despavoridos por las callejuelas, van a taparse con mascaritas que vagan sin dirección, sin expresión alguna, portadoras quizás de un secreto mudo".

Así se presenta, en un panel del Museo de las Tradiciones de Luzón la fiesta de los Diablos, que este sábado volverá a cumplir el rito, con una fiesta carnavalera que no tiene parangón en todo el país.

Por la mañana, sobre las 13:00h la fiesta se comienza a animar con los Dulzaineros  y tiene lugar el pregón. Los Diablos y Mascaritas aparecerán sobre las 17:00h más o menos en la plaza, la entrada a la plaza de todos los Diablos juntos, es uno de los momentos más espectaculares de la fiesta.

Los “diablos” van vestidos de negro totalmente y hacen sonar ruidosamente los grandes cencerros que llevan amarrados a la cintura, tambien portan astas de toro sobre la cabeza, llevan brazos y cara cubierto un un espeso hollin, la tradicion hace que los diablos perseguigen a todo aquel que no se ha disfrazado y lleva el rostro descubierto, para tiznar de negro.

Las mascaritas son el contrapunto a los diablos. Pueden disfrazarse tanto hombres como mujeres. Llevan la cara tapada con un trapo blanco en el que practican unos agujeros para dejar libres los ojos la nariz y la boca y cubren la cabeza con un pañuelo estampado. Van vestidas con prendas tradicionales, entre las que destacan las sayas de colores. Por su condición de mascaritas no son perseguidas por los diablos. No obstante llevan una vara o bastón para defenderse.

Las primeras reminiscencias de esta festividad no están fechadas y pero ha sido tradición transmitida de padres a hijos que se remonta mucho tiempo atrás. Es fiesta de Interés Turístico Provincial.

 

Los actos tendrán lugar a lo largo de todo el día:

- 13:00 h: Pregón.
- 17:30-18:00h: Salida de diablos y mascaritas.
- 20:00-20:30: Merienda-cena en la Asociación.
- 21:00: Rifa del jamón.

Visto 3467 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.