La imagen del Cristo de la Expiración saliendo de procesión por segunda vez el domingo por la tarde. La imagen del Cristo de la Expiración saliendo de procesión por segunda vez el domingo por la tarde.

Punto final a unas históricas Fiestas de Mayo en Cabanillas

La imagen del Cristo de la Expiración saliendo de procesión por segunda vez el domingo por la tarde ha supuesto la celebración del último acto de las Fiestas de Mayo de Cabanillas del Campo, que han finalizado con un éxito rotundo de participación y público en todos los eventos desarrollados a lo largo del fin de semana.

«La respuesta de la gente, tan masiva, nos ha sorprendido a todos, sinceramente. En Cabanillas no se vivían unas fiestas de primavera tan multitudinarias desde los años 90, cuando estas eran las «fiestas grandes» de la localidad, antes de que se trasladaran al verano. La explosión de alegría que comenzó el viernes, con el novedoso desfile de peñas, se ha mantenido durante todo el fin de semana, y ha superado nuestras mejores expectativas», ha valorado el alcalde, José García Salinas, haciendo balance de estos días.

Y es que Cabanillas del Campo ha sido un hervidero de gente a lo largo de estos tres días, gracias a una combinación de factores. Muy reseñable ha sido la implicación de multitud de peñas, más que nunca antes, que se han sumado a las celebraciones y han abierto casetas. También ha sido llamativa la presencia de muchos visitantes de localidades del entorno, quienes han llegado a la localidad de manera masiva, especialmente en los actos de las noches de viernes 6 y sábado 7.

Las Fiestas del Cristo de la Expiración 2022 tuvieron su explosivo arranque en el desfile y el pregón de peñas de la tarde del viernes, que reunió a miles de personas, con una alegría desbordada. La celebración de un desfile como este, en estas Fiestas del Cristo, era una novedad del programa, ya que no se realizaba desde que la «semana grande» se trasladó al verano, pero el éxito fue absoluto, y la respuesta de los peñistas, inmejorable.

En cuanto a las noches de espectáculos, tanto el viernes, con el tributo a «Estopa», como el sábado, con la verbena de «Marengo», el recinto ferial se abarrotó de público; no sólo en el interior de la carpa para ver las actuaciones, sino también en las inmediaciones, para compartir la alegría con las peñas que instalaron casetas en el entorno. Tras los conciertos las discotecas móviles estiraron la fiesta hasta bien entrada la madrugada.

Gran éxito también el que se han apuntado los dos «bailes-vermú» organizados en sábado y domingo a mediodía en el recinto Ferial. El sábado, con el grupo de versiones de los 80 y 90 «Gira Zero»; y el domingo, con un espectáculo musical infantil primero, seguido de un concierto de «Flamencopatía» después. Muchísimos vecinos y vecinas se animaron a sumarse a estos «vermús».

Finalmente, también han resultado muy concurridos los actos más tradicionales, de origen religioso, como las dos misas mayores celebradas en honor al Cristo de la Expiración, y los desfiles procesionales de las tardes de sábado y domingo. Así como, por su puesto, el imprescindible reparto de dulces tradicionales que ofrece siempre la Asociación La Campiña a la finalización de las misas del Cristo.

Un concurrido «Escape Room» en el Centro Joven, que casi agotó sus plazas; y el espectáculo de variedades «Spectacular», de la tarde del sábado, con más de media entrada en la Casa de la Cultura, completaron la oferta de unas Fiestas que, más allá de ser una «feria chica» para la localidad, como venían siendo, han tenido aroma de «semana grande» en muchos momentos.

Acabadas estas Fiestas, el Ayuntamiento ya trabaja intensamente para que este espíritu de reencuentro y de recuperación de la normalidad en la alegría se repita en las de verano, que este año se celebrarán de martes 19 a domingo 24 de julio, con la novedad destacada de que, este año, el viernes 22 de julio está decretado como día no laborable en la localidad.

Visto 163 veces