Almiruete siempre había celebrado el Día de la Colación  en mayo. Sin embargo, el lugar varió con el tiempo. Por tradición oral,  se sabe que hubo una epidemia, y que, por haberse librado de ella con bien, los almiruetenses celebraron la fiesta en una romería a la Ermita de la Virgen de los Enebrales, pues hacían responsable del milagro a La Serrana. Los panes y bollos se cocían en el pueblo, y se comían luego en la explanada del lugar, invitando a ese “tentempié, que en realidad es lo que significa colación,  de pan y bollos con chocolate a cuantos se acercaban”, explica Miguel Mata, uno de los vecinos que recuperó la tradición y que es además delegado municipal en Almiruete.

Publicado en Provincia