Riegos de apoyo a lo largo de todo el año y más frecuentes en verano para satisfacer las necesidades hídricas. Sistemas de sustentación en las ramas que lo requieran para contrarrestar la excesiva palanca o tensión y mantener la estructura viva. Seguimiento de las especies encontradas para diseñar los tratamientos preventivos contra las plagas y enfermedades. Y algún elemento que evite las visitas a pie en las proximidades para evitar compactaciones que puedan generar hipoxias en el suelo y daños en las raíces. Son algunas de las propuestas de conservación que contiene el informe encargado por el Ayuntamiento de Yebes a un grupo de expertos de la Asociación Micorriza, con la que este municipio lleva varios años trabajando en el desarrollo y puesta en marcha de actividades de concienciación ambiental, para averiguar y diagnosticar el estado sanitario y fisiológico del quejigo centenario de Valdeluz, uno de los árboles más emblemáticos del este municipio, en términos de seguridad estática.

Publicado en Provincia