Angel Valenciano y Emilio Ranz. Angel Valenciano y Emilio Ranz.

Tamajón ha celebrado su I Día del Mayor

La localidad de Tamajón celebró ayer su I Día del Mayor, con el que desde el Ayuntamiento se ha propiciado un homenaje a los jubilados de los cuatro núcleos de población del municipio: Tamajón, Muriel, Palancares y Almiruete.

Para homenajear a una generación, los nacidos en plena Guerra Civil e incluso en algunos casos antes, el Consistorio agallonero organizó una jornada plena de actividades. “Hablamos de una generación a la que le tocó trabajar en un campo aún sin mecanizar, en condiciones laborales duras a quienes acarrear carbón ocho horas en Madrid les parecía una bendición, comparado con el trabajo de la labranza y la ganadería que tenían que llevar a cabo en los pueblos”, recordaba ayer Eugenio Esteban, alcalde de Tamajón.

Los mayores compartieron mesa y mantel en el Centro Social. Un centenar de mayores degustaron una comida popular en medio de una excelente armonía. Amigos y vecinos de ayer, de hoy y de siempre hablaron sobre cómo era la vida en su mocedad y de cómo se ha ido pasando la vida.

A los postres, tomaron la palabra primero el portavoz de la Asociación de Mayores, Darío Santos, para dar algunos detalles sobre las actividades pasadas y también sobre las futuras de la Asociación, y después el alcalde de Tamajón, Eugenio Esteban. El regidor agallonero, “que tenía mucha ilusión por ver a los mayores de los cuatro núcleos de población del municipio, pasando un día especial”, recordó las “hacenderas con las que los pueblos trabajaban antes sus servicios públicos” y destacó cómo han cambiado las cosas desde que en los años sesenta las familias sobrevivían con sus propios medios, hasta hoy.

Habló también sobre la pertenencia de Tamajón a la Federación Nacional de Municipios afectados por Centrales Hidroeléctricas y Embalses y de la pelea por reivindicar los derechos de los municipios que ceden los recursos naturales al medio urbano, agradeció a las asociaciones de los pueblos su colaboración estrecha con el Ayuntamiento, “sin vosotros nada sería posible mantener el medio rural”, señaló, explicó los trabajos que se están llevando a cabo desde el Ayuntamiento este verano y recordó que el último pleno municipal le ha dado luz verde a la construcción de la piscina, obra que se iniciará en breve. Por último, para terminar su intervención  habló sobre el esfuerzo municipal, en colaboración estrecha con la Diputación Provincial, para que el centro sigua prestando servicio a los mayores y manteniendo sus puestos de trabajo.

Al Día del Mayor acudieron Esperanza Moreno, la más mayor llegada de Almiruete, nacida en el pueblo en 1939, en la casa de sus padres. Emigró del pueblo a Madrid muy pronto, con sólo nueve años, pero nunca dejó de ir, hasta que después de casada estableció allí su residencia. No faltó Emilio Ranz, “Emilín para las amigas”, decía con un humor fantástico y una salud envidiable. Con 91 años, era el más mayor de los llegados de Muriel. Dicen sus amigos que se baña a diario, en pleno invierno, en el paraje de El Chorrerón. “Quizá en las frías aguas del Sorbe está el elixir de la juventud”, explicaba ayer Angel Valenciano, alcalde pedáneo de Muriel. Emilio ha intervenido últimamente en algún programa de 'El Hormiguero', al que no le ha pasado desapercibida su jovialidad. Conoció Muriel hace 43 años. “Tuve un sobrino con novia en Muriel. Me contó de las maravillas del pueblo, y cuando me compré mi primer coche, lo estrené viniendo. Desde entonces, hasta ahora”, decía.

Tampoco faltó a la cita Angela De La Morena, vecina de Tamajón, que con 97 años, era la decana del salón. Nació en la localidad madrileña de Berzosa de Lozoya, y sufrió muy de cerca la crueldad de la Guerra Civil. Sentada junto a sus hijos, el aire y el frío serranos le han sentado de maravilla, porque todavía anda sin bastón. Y 93 años tiene Presentación Gordo, nacida en Palancares. Sigue más derecha que una vela, y no será porque no ha trabajado. Si fuera por eso, estaría más encorvada que el mango de una garrota. Los de su juventud fueron años en los que la mecanización del campo era desconocida. Todas las labores se hacían a mano, herederas de un pasado ancestral. Además, tuvo la mala fortuna de que sus hermanos  varones tuvieran que estar pendientes del servicio militar, mucho más largo de lo normal en aquella época, por motivo de la Guerra Civil. De hecho, el mayor, Maximino, murió en los últimos días de la contienda.

Después de comer, los mayores visionaron en el salón de actos varios videos preparados por Darío Santos con imágenes de las actividades llevadas a cabo por los mayores en los últimos meses. Y, para terminar la tarde de una cultural y divertida manera, los artistas de Professional History, representaron tres espectáculos, un cuentacuentos con una divertida versión de Peter Pan que incluyó la interacción con el público, un entremés teatral 'Solo de Nube', que trata el tema del autoexilio de los mayores y un espectáculo de magia para todos los públicos, con ilusionismo de escenario, adivinaciones y un poco de historia de la magia.

Visto 1472 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.