Imprimir esta página
En apenas cuatro días, 27 voluntarias de Trillo y sus pedanías han conseguido fabricar más de 1.000 mascarillas que el próximo lunes serán entregadas a la Residencia de Mayores Fuente Alegre. En apenas cuatro días, 27 voluntarias de Trillo y sus pedanías han conseguido fabricar más de 1.000 mascarillas que el próximo lunes serán entregadas a la Residencia de Mayores Fuente Alegre.

Trillo consigue fabricar más de 1.000 mascarillas con el trabajo de 27 de sus vecinas

En apenas cuatro días, 27 voluntarias de Trillo y sus pedanías han conseguido fabricar más de 1.000 mascarillas que el próximo lunes serán entregadas a la Residencia de Mayores Fuente Alegre, donde ya empezaba a escasear este material tan necesario en estos días. El Ayuntamiento de Trillo solicitó la ayuda de sus vecinos hace unos días, al comprobar las dificultades para encontrar mascarillas en el mercado. El Consistorio proporcionó la mayor parte del material -aunque cabe destacar que las voluntarias han puesto buena parte del mismo de sus propios stocks caseros-, y la antigua profesora de clases de ‘patchwork’ del municipio confeccionó la primera tras idear el patrón, iniciando así un trabajo en equipo que ha dado como resultado ese primer millar de mascarillas.

La solidaridad trillana ha vuelto a dejar patente la potencia de su músculo. En los últimos días, y tras la llamada a la colaboración por parte del Ayuntamiento, un total de 27 vecinas del municipio han estado trabajando aguja e hilo en mano -muchas de ellas también con máquina de coser- para fabricar mascarillas sanitarias. En total, en apenas cuatro días, han conseguido confeccionar más de 1.000 unidades que el próximo lunes serán entregadas a la Residencia de Mayores Fuente Alegre, donde ya empezaban a escasear. 

Todo comenzó con el prototipo que diseñó Charo, la antigua profesora de patchwork en el municipio, realizada con materiales sí disponibles en Trillo, como empapadores de usar y tirar adquiridos en la farmacia. A ella se fueron uniendo otras grandes costureras del pueblo, que crecieron exponencialmente tras la llamada a la colaboración que lanzó el propio Ayuntamiento de Trillo a través de sus grupos de WhatsApp y redes sociales. Así, hasta 27 mujeres, ayudadas en muchos casos por sus parejas, se pusieron manos a la obra y, en apenas cuatro días, han conseguido fabricar más de 1.000 mascarillas, muy necesarias en estos días dada la escasez de producto en el mercado por la enorme demanda de los centros sanitarios de todo el país. 

Cabe destacar que todas las personas que han participado en estas labores han respetado y cumplido escrupulosamente todas las medidas de seguridad, limpieza e higiene, utilizando sus propias mascarillas, guantes y, en muchos casos, batas sanitarias para garantizar la validez de los materiales fabricados. Todas las mascarillas, además, se han guardado en bolsas herméticas de plástico para garantizar su buena conservación hasta el momento de la entrega.

Desde la Concejalía de Bienestar Social, a la que se une toda la Corporación municipal, han expresado su agradecimiento a todas estas personas. “Han dedicado su tiempo, su cariño y sus propios materiales, de manera altruista, para fabricar estas mascarillas, para ayudar a los demás, a los más vulnerables ante esta crisis, en definitiva, poniendo su granito de arena en la lucha contra esta crisis, lo que agradecemos infinitamente a nivel personal y a nivel municipal”, ha declarado la concejala del área, Maite Blanco.

Estas 1.000 mascarillas, no obstante, se unen a las 400 que el Ayuntamiento de Trillo adquirió ya hace más de una semana, también con el objetivo de dotar al centro de mayores de material suficiente para proteger a sus residentes y a su plantilla. Estas 400 mascarillas fueron entregadas a la residencia la pasada semana.

Además, en los próximos días, las voluntarias y voluntarios que han cosido estas primeras mascarillas caseras seguirán trabajando en más, “aunque ya a otro ritmo”, según ha explicado la concejala, que asegura que estos solidarios vecinos “se han tomado muy en serio su labor y han trabajado muchas horas durante estos últimos días”.

Situación tranquila “pero no relajada” en la Residencia de Mayores Fuente Alegre

En la Residencia de Mayores Fuente Alegre también agradecen muchísimo la respuesta de los trillanos ante sus necesidades. La situación en el centro de mayores, actualmente, es tranquila, “aunque no relajada”, como señala la concejala del área, pues en el centro se están desarrollando todos los protocolos marcados por el Ministerio de Sanidad “a raja tabla”. “Los trabajadores y trabajadoras están realizando un enorme esfuerzo, poniendo en práctica todas las medidas de seguridad e higiene establecidas, lo que complica y alarga bastante su quehacer diario”, reconoce Blanco. 

Por su parte, los residentes también permanecen tranquilos, aunque muchos de ellos, como es natural, echan en falta la compañía y el cariño de sus familias. En este sentido, desde la propia residencia se están realizando pequeños vídeos de los residentes, con saludos y mensajes, y desde esta semana también se han estado haciendo videollamadas. Con el objetivo de mejorar aún más esa relación y comunicación telemática, la propia Residencia de Mayores ha puesto en marcha una aplicación móvil que ya está activa -TokApp-, y que, alimentada con datos de los residentes, envía diariamente noticias de los mayores a sus seres queridos.

Por último, esta misma noche a partir de las 22.00 horas se realizará una segunda desinfección en el interior de la Residencia, después de la efectuada la semana pasada. Se trata de limpiezas especializadas llevadas a cabo por la empresa Anticimex, que no implican ningún riesgo para la salud de los mayores. 

Visto 831 veces

Artículos relacionados