Mazarete es uno de los 24 pueblos de Guadalajara en los que este cura condenado por abusos  es actualmente párroco. Mazarete es uno de los 24 pueblos de Guadalajara en los que este cura condenado por abusos es actualmente párroco.

Un agustino, condenado por abusos sexuales, es párroco en 24 pueblos de Guadalajara

La noticia la desvelaba hoy el diario El Pais, dentro de sus reportajes de investigación que viene publicando sobre la pederastia en la Iglesia: Un monje agustino condenado por abuso de menores a tres años de cárcel en 2012,  ha sido recolocado de nuevo como párroco en 24 localidades de Guadalajara, en la zona de Molina de Aragón, tras salir de prisión en 2015.

En un primer momento, en octubre de 2015, este agustino fue nombrado párroco de seis localidades: Mazarete, Anchuela del Campo, Anquela del Ducado, Establés, Tobillos y Turmiel. En julio de 2016 se ampliaron sus competencias. Fue nombrado pá­rro­co in so­li­dum (junto a otros sacerdotes) de Al­dehue­la, An­chue­la del Pe­dre­gal, An­que­la del Pe­dre­gal, Aran­go­ci­llo, Ca­na­les de Mo­li­na, Cas­te­llar de la Mue­la, Che­ra, He­rre­ría, Oti­lla, Pra­di­lla, Pra­dos Re­don­dos, Ri­llo de Ga­llo, Se­las, Tor­del­pa­lo, To­rre­cua­dra­da de Mo­li­na, To­rre­mo­cha del Pi­nar y To­rre­mo­chue­la. También fue designado vi­ca­rio pa­rro­quial de las iglesias de Santa Ma­ría la Ma­yor de San Gil y de San Mar­tín, en Mo­li­na de Ara­gón. En esta localidad también es ca­pe­llán del monasterio de las Cla­ri­sas.

Según explica El País Celso García fue denunciado en 2010 por tres menores de 11 y 12 años de la escolanía del monasterio de El Escorial, donde era profesor. Tras cumplir su condena, García está ejerciendo como sacerdote en numerosos pueblos, sin ninguna cautela especial, desde octubre de 2015. García reside en una de estas localidades.

Y el rotativo cita a un portavoz de los agustinos que  justifica la decisión porque “ha cumplido su deuda con la ley y la justicia” y que “está totalmente fuera del contacto con menores, porque son pueblos muy pequeños solo con población anciana”, algo que el rotativo contrapone con testimonios de algunos vecinos de Mazarete a los que el párroco ha causado extrañeza, porque  en las misas en verano cuando hace subir a los niños al altar para acompañarle en la ceremonia y les deja darse la comunión unos a otros, una práctica irregular. Los vecinos consultados no sabían nada de los antecedentes del religioso.

El obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, no ha querido responder a las preguntas de El Paíssobre el caso. Entre éstas por qué aceptó el obispo a este religioso en una parroquia dado que, según las propias directrices de la diócesis, exige a todos los sacerdotes un certificado de falta de antecedentes de delitos sexuales.
 
Aquí puedes leer al completo el reportaje de El Pais sobre el tema: https://elpais.com/tag/c/83bc6582c5bc78d42a6dd50510fcc5fc
 
Visto 4388 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.