La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, comparece en rueda de prensa, en el Palacio de Fuensalida, para informar sobre asuntos del Consejo de Gobierno. La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, comparece en rueda de prensa, en el Palacio de Fuensalida, para informar sobre asuntos del Consejo de Gobierno.

11 millones de euros para la contratación de jóvenes y fomento del empleo indefinido

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado dos nuevos decretos de ayudas destinadas al fomento de la contratación de jóvenes y al impulso del empleo estable que suman una dotación presupuestaria de 11 millones de euros, en el marco del Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Económica de la región con motivo del COVID-19.

Ambos decretos fueron aprobados ayer en el Consejo de Gobierno, y se suman a los nueve que, en el contexto del Plan, ya se han puesto en marcha por parte del Gobierno regional, dirigidos a apoyar la recuperación económica de Castilla-La Mancha.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha anunciado la aprobación de estos dos decretos en una comparecencia de prensa en la que también ha analizado las cifras del paro del mes de julio que se han publicado hoy por parte del Ministerio de Trabajo, valorando la caída del desempleo en 1.625 personas en la región, y subrayando el incremento en la afiliación a la Seguridad Social en Castilla-La Mancha, en 6.132 personas.

Patricia Franco ha destacado que hoy se cumplían tres meses desde la firma, el pasado 4 de mayo, del acuerdo para el Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Económica de la región entre el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y los agentes sociales CECAM, CCOO y UGT, “y desde entonces, sumando los dos de ayer, el Consejo de Gobierno ha aprobado 11 decretos de ayudas para el tejido económico de la región”, remarcando que “nuestra labor como Gobierno sigue encaminada a paliar al máximo posible el impacto de la crisis sanitaria sobre la economía de Castilla-La Mancha, poniendo a disposición del tejido empresarial las herramientas necesarias para dar un empujón en la recuperación”.

Los dos nuevos decretos, aprobados en el Consejo de Gobierno extraordinario de ayer, están dirigidos de manera directa al impulso del empleo en los jóvenes y al fomento de la contratación estable e indefinida, y ambos suman 11 millones de euros en su presupuesto inicial.

El primero de ellos es el Contrato Joven, dotado con 8 millones de euros, está destinado a la mejora de la cualificación y el fomento de la inserción de personas jóvenes, con una especial mirada a los colectivos más vulnerables: mujeres víctimas de violencia de género, personas con discapacidad y personas en situación de exclusión social.

“Colectivos que merecen toda nuestra atención en el actual contexto económico de crisis derivada de la pandemia”, ha remarcado Patricia Franco, que ha detallado que el Decreto recoge cuatro líneas de actuación. “La primera dispone ayudas para la formalización de contratos de formación y aprendizaje para jóvenes, que alternan cualificación profesional y experiencia laboral remunerada, con una duración mínima de un año y una ayuda de 5.140 euros por contratación”, ha indicado.

La segunda de las líneas va destinada a apoyar las contrataciones en prácticas de jóvenes con titulación universitaria o de FP de Grado Medio y Superior, también a tiempo completo durante un año y con una ayuda de 5.140 euros por contrato. La tercera busca impulsar el relevo generacional en las empresas estimulando los contratos relevo, con una duración mínima de seis meses y una ayuda de 5.140 euros por contrato. La cuarta línea engloba los contratos anteriores, en formación, en prácticas y contratos relevo, junto con contratos temporales en empresas de inserción, y recoge ayudas para su transformación en contratos indefinidos. En este caso las ayudas son de 5.300 euros.

La consejera ha detallado que “todas las ayudas se incrementarán en 700 euros en el caso de mujeres víctimas de violencia de género, personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento, personas en riesgo de exclusión social y para trabajadores en procesos de inserción de empresas de inserción, además de si supone la primera contratación indefinida por parte de un autónomo”, incremento al que se suma el 20 por ciento en zonas ITI o zonas prioritarias.

Los contratos objeto de subvención deben haberse formalizado o formalizarse desde el 1 de octubre de 2019 y hasta el 30 de septiembre de este año.

Decreto de ayudas a la contratación indefinida

El Decreto Joven, como sucede con el segundo de los Decretos destinados al fomento del empleo aprobados ayer por el Consejo de Gobierno, busca el impulso del empleo y el estímulo de la contratación indefinida, a la que va dirigida de manera íntegra el otro Decreto de ayudas, dotado con tres millones de euros y con tres líneas de actuación, tal y como ha informado Patricia Franco.

En este caso, “la primera línea está dirigida a la contratación indefinida de personas en situación de desempleo: personas desempleadas de larga duración, mayores de 45 años y, como novedad, para aquellas personas que hayan perdido o pierdan su trabajo a causa del COVID, para adaptar el impacto de las ayudas a las circunstancias actuales”, ha señalado la consejera, que ha explicado que el incentivo en estas contrataciones va desde los 5.140 hasta los 6.000 euros, según categoría y tramos de edad, “cuantías que se incrementan en 700 euros en el caso de personas no perceptoras de prestación, personas que han obtenido un Certificado de Profesionalidad en los últimos seis meses y participantes en el Garantía +55”, y en 1.000 euros si son mujeres víctimas de violencia de género, personas procedentes de procesos de inserción o personas en riesgo de exclusión social.

La segunda de las líneas está destinada a apoyar la conversión de contratos temporales en indefinidos, siempre que estos procesos conlleven contratos a jornada completa y la transformación no derive de una Inspección de Trabajo. Esta línea contempla ayudas de entre 4.000 y 5.300 euros, ampliables en 700 y 1.000 euros en los casos ya mencionados.

“La tercera línea busca impulsar la conversión de contratos indefinidos a tiempo parcial en indefinidos a jornada completa”, ha señalado la consejera, que ha detallado que el incremento de la jornada debe ser de al menos un 25 por ciento, y la ayuda en este caso es de 2.500 euros, ampliables también en otros 1.000 euros en el caso de mujeres víctimas de violencia de género, personas en exclusión social o personas procedentes de empresas de inserción.

El plazo de solicitudes se abrirá el día siguiente a su publicación en el DOCM y hasta el 30 de noviembre.

“Ambos decretos persiguen el objetivo de incentivar el mercado de trabajo y la inserción laboral de los colectivos a los que se dirigen de manera preferente nuestras políticas de empleo”, ha indicado Patricia Franco, que ha subrayado que los dos decretos “incorporan una mirada COVID destinada a impulsar también el empleo de aquellas personas que hayan perdido o pierdan su puesto de trabajo, movilizando 11 millones de euros más en la lucha contra el impacto de la crisis sanitaria en el mercado laboral”.

Visto 279 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.