Las enfermeras de vigilancia epidemiológica han iniciado esta semana las labores de detección y seguimiento de casos y contactos de Covid-19 tras completar su formación. Las enfermeras de vigilancia epidemiológica han iniciado esta semana las labores de detección y seguimiento de casos y contactos de Covid-19 tras completar su formación.

A todos los casos sospechosos se les realizará prueba con resultado en 24-48 horas

Las enfermeras de vigilancia epidemiológica han iniciado esta semana las labores de detección y seguimiento de casos y contactos de Covid-19 tras completar una formación específica a cargo de las distintas secciones de Epidemiología de las delegaciones provinciales de Sanidad y de los servicios de Medicina Preventiva de los hospitales, bajo la supervisión de las direcciones generales de Salud Pública y de Cuidados y Calidad.

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha creado la figura de las enfermeras de vigilancia epidemiológica  con el objetivo de aumentar la capacidad de diagnosticar de forma precoz los casos Covid-19 y realizar la identificación y  seguimiento de los contactos.

Tal y como explica la directora general de Cuidados del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Begoña Fernández Valverde, las enfermeras de vigilancia epidemiológica llevan a cabo el trabajo de identificación y seguimiento de contactos de casos positivos de Covid-19, siguiendo el protocolo publicado por el Ministerio de Sanidad para tal fin.

Son más de cuatrocientas enfermeras las que se van a encargar de este trabajo en toda la Comunidad Autónoma, fundamental para llevar a cabo el proceso de desescalada con todas las garantías.

“Ellas van a ser las encargadas de realizar la encuesta epidemiológica a los casos sospechosos y confirmados y, en el caso de los casos confirmados, se procederá a realizar la detección y seguimiento de sus contactos con el objetivo de realizar un diagnóstico temprano en los contactos estrechos que comiencen con síntomas y evitar la transmisión en periodo asintomático y peri sintomático”, según señala Fernández Valverde.

Los casos se clasificarán en contactos estrechos y casuales. A los contactos casuales, que son aquellos que han tenido un contacto pequeño en las 48 horas anteriores a la aparición de síntomas, se les pautará autovigilancia de síntomas, aislamiento domiciliario durante 14 días y se darán instrucciones precisas de los procedimientos de higiene y seguridad que deben cumplir durante el aislamiento.

Por otro  lado, los contactos estrechos, que son aquellos en los que el contacto ha sido más cercano y/o sin cumplir las medidas de distanciamiento social, también se pauta la cuarentena pero los profesionales realizarán una vigilancia activa telefónica durante esa cuarentena. Serán  como mínimo cuatro contactos de seguimiento para saber si han aparecido síntomas y controlar la toma de temperatura.

En cuanto a la declaración de casos, estas enfermeras deberán enviar las encuestas epidemiológicas que realicen a la sección de Epidemiología de forma diaria y también notificarán todos los contactos identificados.

Circuito de detección

La directora general de Cuidados y Calidad recuerda que cuando un ciudadano tiene algún síntoma compatible con Covid-19 debe ponerse en contacto con los profesionales de Medicina y Enfermería Comunitaria, quienes determinarán si es un caso sospechoso y solicitarán la realización de la prueba diagnóstica, cuyo resultado estará disponible en 24-48 horas.

Si es negativo y el paciente sigue con síntomas, se repite la prueba a las 72 horas. Mientras, si el resultado es positivo se activa a la enfermera de vigilancia epidemiológica a través de una agenda concreta que se ha creado en cada centro de salud para que inicie el proceso de detección y seguimiento de los contactos.

Visto 384 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.