José Luis Martínez Guijarro, vicepresidente de Castilla-La Mancha. José Luis Martínez Guijarro, vicepresidente de Castilla-La Mancha.

Aprobada por unanimidad la Ley frente a la Despoblación de Castilla-La Mancha

El pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha ha aprobado por unanimidad el Proyecto de Ley de Medidas Económicas, Sociales y Tributarias frente a la Despoblación y para el Desarrollo del Medio Rural en Castilla-La Mancha. Una Ley que, tal y como ha explicado durante su intervención el vicepresidente autonómico, José Luis Martínez Guijarro, es “participada, pionera, trasversal, y que incluye, por primera vez en nuestro país, la política fiscal”.

La ‘Ley de Despoblación’ tiene como objeto “regular y establecer principios de actuación y medidas tendentes a la consecución de un desarrollo integral del medio rural” en la región, “prestando especial atención a la lucha frente a la despoblación, así como a garantizar servicios básicos e igualdad de oportunidades para sus habitantes y propiciar el desarrollo económico y social del medio rural para alcanzar la cohesión social y territorial, en el marco de una cultura de igualdad entre mujeres y hombres que garantice el desarrollo sostenible”, según explica el primer artículo.

El texto contempla, además, conceptos novedosos como la estancia efectiva o el impacto demográfico, toda vez que pone el acento en el apoyo a las empresas que se ubican en zonas despobladas y garantiza la sanidad, la educación y la asistencia sociosanitaria a sus vecinos y vecinas.
 
A lo largo de su intervención, Martínez Guijarro ha detallado que el texto, para cuya redacción “hemos tratado de escuchar a todos” pues ha pasado por un proceso de participación, ha sido sometida a dos procesos de información pública y ha pasado por hasta diez consejos asesores de la región, a lo que hay que sumar que la futura norma recoge la inmensa mayoría de las conclusiones de la ‘Comisión no permanente de estudio’ para alcanzar un acuerdo sobre la despoblación celebrada en el Parlamento autonómico meses atrás.
 
Novedades de la Ley
 
Asimismo, el vicepresidente ha reiterado las novedades que incluye el texto, compuesto por siete títulos y 75 artículos, y que hoy se ha debatido en las Cortes de Castilla-La Mancha, como es la inclusión, por primera vez en nuestro país, la política fiscal con desgravaciones de hasta el 25 por ciento de la cuota autonómica para las personas que tengan estancia efectiva en zonas escasamente pobladas, en el tramo del IRPF cedido a las comunidades autónomas.
 
Además, incluye también una desgravación de hasta el 15 por ciento para adquisición o rehabilitación de una vivienda en estas zonas. “Con la combinación de ambas, podemos afirmar que los que vivan o quieran vivir en estas zonas escasamente pobladas prácticamente no pagarán impuestos a la Comunidad Autónoma”, ha señalado el vicepresidente.
 
Otra de los conceptos novedosos que se recogen en la Ley es el de la estancia efectiva o el impacto demográfico, que requiere empadronamiento, tarjeta sanitaria y escolarización de hijos si los hubiera, y se pone el acento en el apoyo a las empresas que se ubican en zonas despobladas.
 
Martínez Guijarro también ha destacado el blindaje de los servicios públicos que queda estipulado en el texto garantizando así la sanidad, la educación y la asistencia sociosanitaria a los vecinos y vecinas de estos municipios, además de incentivos de hasta un 40 por ciento para las empresas que quieran instalarse en las zonas afectadas por la despoblación y la apuesta por el transporte sensible a la demanda.
 
Con horizonte a medio y largo plazo
 
A lo largo de su alocución, el vicepresidente ha reiterado que la implementación de políticas para la lucha contra la despoblación exige unidad, añadiendo que “no puede estar sometida a vaivenes políticos porque no se resuelve en una o dos legislaturas”. De ahí, ha apuntado a que el principal instrumento de planificación de esta Ley será la Estrategia Regional frente a la Despoblación, cuya elaboración está ya muy avanzada; y que tendrá una vigencia mínima de una década, con revisiones cada cuatro años.
 
El secretario general para el Reto Demográfico del Gobierno central, Francisco Boya, ha estado presente en el debate parlamentario de este texto legislativo, que ha seguido desde la tribuna de las Cortes regionales, y tras ello ha destacado que la Ley tiene una virtud, “la transversalidad del texto”. Y es que, tal y como ha recalcado, “es una Ley en la que encontramos toda una serie de medidas que realmente van a tener impacto desde el punto de vista de los servicios públicos, los aspectos tributarios y que van a compensar a las personas que viven en el medio rural, y en el incentivo a la actividad económica en el medio rural”.

Unanimidad

El Proyecto de ‘Ley de medidas económicas, sociales y tributarias frente a la despoblación y para el desarrollo del medio rural en Castilla-La Mancha’ llegaba al Salón de Plenos después de su paso por la Comisión de Asuntos Generales la semana pasada, donde incorporó 54 enmiendas, y hoy ha sido defendido desde el estrado por el vicepresidente del Gobierno regional, José Luis Martínez-Guijarro. La diputada socialista María Jesús Merino, que durante más de un año presidió también la comisión de estudio sobre el tema, ha sido a su vez la ponente, destacando el carácter pionero de la normativa que ha visto la luz en la cámara autonómica. 

María Jesús Merino, ponente del proyecto de ley, se ha mostrado segura de que, “en un asunto de este calado” y cuando se está poniendo sobre la mesa el futuro de una gran parte del territorio de la región y sus habitantes, “hoy si vamos a sumar fuerzas para sacar adelante esta ley”.

Por su parte, la presidenta del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Carmen Picazo, ha asegurado que durante mucho tiempo “la clase política no ha sabido, no ha querido o no ha podido frenar ese éxodo rural que está condenando a muchos municipios a la desaparición”. “Por fin Castilla-La Mancha se toma en serio este reto demográfico que no sea solo un anuncio y un eslogan”, ha dicho.

De su lado, el diputado del PP Benjamín Prieto ha advertido de que contra la despoblación “no sirve una varita mágica, pesa más la voluntad política” y ha recordado que desde el PP se ha venido reclamando durante estos años “mayor sensibilidad” con el mundo rural.

Prieto ha lamentado que no vayan a salir adelante ninguna de las 36 enmiendas ‘vivas’ al pleno de las Cortes. “No estamos por la labor de no contribuir en la mejora de nuestro mundo rural”, ha indicado.

Al debate de esta nueva ley ha asistido desde la tribuna de invitados el secretario general para el Reto Demográfico del Gobierno de España, Francisco Boya, así como el comisionado para el Reto Demográfico de Castilla-La Mancha, Jesús Alique; el rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Julián Garde; el secretario de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) de CLM, Tomás Mañas; el presidente de Recamder, Jesús Ortega; la secretaria general de UGT de Castilla-La Mancha, Olga Arribas; y, entre otras autoridades, la secretaria de Política Institucional y Salud Laboral de CCOO-CLM, Raquel Payo.


 

Visto 317 veces