García-Page preside la toma de posesión de la nueva consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano. García-Page preside la toma de posesión de la nueva consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano.

Bárbara García Torijano coge el testigo de Bienestar Social con "cercanía y responsabilidad"

Al ámbito social, la cercanía, ayudar a todas las personas en todos los aspectos, fomentar las ayudas a la dependencia, apoyar a las personas con discapacidad y a sus familias y potenciar las ayudas sociales, son los principales objetivos que se ha marcado la nueva consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, que hoy ha tomado posesión del cargo en el Palacio de Fuensalida, arropada por el presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el presidente del Parlamento autonómico, Pablo Bellido, así como del resto de consejeros y consejeras del Ejecutivo regional.

La que hasta ahora fuera alcaldesa de Torrejón del Rey, ha tenido palabras emotivas y de recuerdo para su trabajo al frente del Consistorio de Torrejón, así como para sus paisanos. Asimismo, ha reconocido que el día de hoy es “especial” y ha apuntado que el ámbito social “es pieza clave en el día a día para todo ser humano”.
 
Bárbara García Torijano ha asegurado que “lo social” siempre ha regido sus decisiones políticas al frente del Ayuntamiento. “Tengo gran ilusión y ganas, y estoy muy feliz de poder servir a todas y todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha”, ha apuntado.
 
En este contexto, ha explicado que las directrices de la Consejería ya están marcadas, “y bien marcadas”, ha subrayado, al tiempo que ha reconocido que tiene “una gran ilusión por seguir la trayectoria de Aurelia, una gran consejera”. Ha explicado que su fin principal es impulsar el bienestar a toda Castilla-La Mancha y reforzar el equipo y personal de la Consejería, así como “contar con gente que se dedique en cuerpo y alma a estas funciones”.
 
“Tengo ganas e ilusión para apoyar e impulsar el proyecto que el presidente de Castilla-La Mancha tiene para la región”, ha matizado también la nueva consejera, que se reunirá mañana con su predecesora en el cargo, Aurelia Sánchez, quien le pondrá al día de todos los pormenores de esta cartera.

García también ha tenido palabras de reconocimiento y agradecimiento para su antecesora en el cargo, Aurelia Sánchez, a quien ha deseado lo mejor en su nueva trayectoria como senadora por designación autonómica en la Cámara Alta. Durante su toma de posesión, Bárbara García Torijano ha tendido la mano “a quienes en las Cortes regionales ejercen la tarea de control político desde la oposición”, en un ejercicio de transparencia, y ha recordado su trayectoria “en el ámbito local” como concejala, teniente de alcalde y finalmente alcaldesa de Torrejón del Rey (Guadalajara), labor que ha calificado como “gran honor y orgullo”, así como en la Diputación provincial de Guadalajara.
 
“Dar el paso a la política regional me hace sentir el peso de la responsabilidad”, ha reconocido, “y más aún en una región tan amplia y diversa como la nuestra, pero es un reto que asumo con muchísima ilusión”, ha asegurado.
 
Para la nueva consejera, el encargo de dirigir la política regional de Bienestar Social “es el más apetecible, pues es una Consejería destinada a las personas, a la buena gente de Castilla-La Mancha”, ha valorado, antes de repasar algunos de los ámbitos más destacables de su futura gestión, como la dependencia, área “con la que este Gobierno tiene un especial compromiso”, las personas mayores, la infancia, la atención temprana y la atención a las personas en riesgo de pobreza, así como las políticas de cooperación al desarrollo.
 
Finalmente, y tras considerar a Castilla-La Mancha como “una región muy solidaria”, ha garantizado que tendrá un “trabajo directo” con todos los alcaldes y alcaldesas “para seguir impulsando los servicios sociales”, y que permanecerá “muy atenta” a las demandas de las asociaciones, voluntariado y ONG’s. “Con todos vamos a trabajar y a todos les pido su apoyo, ofreciendo lo mejor que puedo dar, mi entusiasmo y dedicación, y todo esto será una realidad contando con la colaboración de la plantilla de empleados públicos de la Consejería de Bienestar Social”, ha apostillado.

Una nueva mirada

El presidente regional, Emiliano García-Page, ha dado la bienvenida a la recién llegada al Ejecutivo autonómico y ha despedido de una manera muy cariñosa a la consejera saliente, Aurelia Sánchez, dejando claro que, de no ser por el inesperado fallecimiento de Fernández Vaquero, no hubiese hecho cambios en su gabinete.

A la nueva consejera de Bienestar Social, Bárbara García, le ha agradecido que haya aceptado el cargo y le ha pedido que ofrezca "una nueva mirada ante el reto que se plantea de cómo seguir creciendo, en una sociedad que va a reclamar muchos esfuerzos, muchas energías" en las políticas de servicios sociales debido a la inversión de la pirámide poblacional y al aumento de la esperanza de vida.

De ella ha dicho que tiene una "capacidad de energía extraordinaria" y una "enorme fuerza", destacando que su labor va a sorprender mucho puesto que "lo único que ha hecho es crecer políticamente, resolver problemas y estar muy cerca de la gente". "Me interesa muchísimo el tacto, la cercanía, atender a la gente como se merece. Las facilidades, la atención cercana y humana es determinante en una Consejería como esta", ha añadido Page, recordando que no se atiende a cifras sino "a personas que, normalmente, se encuentran en situación de desventaja".

Por último, el presidente ha mandado un mensaje de tranquilidad a las "entidades y colectivos que hoy están desconcertados" por el cambio a frente de Bienestar Social: "Que nadie se preocupe porque el trabajo de Aurelia solo es el punto de partida".

Visto 217 veces