El consejero de Sanidad ha señalado que debido a la complejidad del proceso, y con el objetivo de asegurar la calidad, eficacia, participación y consenso en el desarrollo del traslado, se ha creado la Oficina de Gestión del Traslado. El consejero de Sanidad ha señalado que debido a la complejidad del proceso, y con el objetivo de asegurar la calidad, eficacia, participación y consenso en el desarrollo del traslado, se ha creado la Oficina de Gestión del Traslado.

La mudanza al Hospital de Toledo empieza el 16 de noviembre y acabará en junio del 2021

El 16 de noviembre es el día elegido para arrancar la mudanza desde el actual Hospital Virgen de la Salud de Toledo hasta el futuro Hospital Universitario de Toledo ubicado a las afueras de la ciudad en el barrio del Polígono, un traslado que se prevé pueda quedar terminado el viernes 4 de junio, un día después de la celebración del Corpus Christi y tras 148 días de proceso, culminando así unas obras que arrancaron en 2007 (un año antes que las del Hospital de Guadalajara) y que se vieron entorpecidas por sucesivos cambios de Gobierno.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha presentado, esta mañana en Toledo, la “operación más compleja” de la historia de la Comunidad Autónoma en el ámbito sanitario, que además “supone una inversión descomunal desde el punto de vista económico, y desde el punto de vista de la energía. E incluso desde el punto de vista jurídico y urbanístico”, ha puntualizado.

Así lo ha señalado el jefe del Ejecutivo regional, en el Palacio de Fuensalida, durante la presentación del Plan de Traslado del Hospital Universitario de Toledo, una “operación delicadísima, verdaderamente difícil y compleja”, ha reiterado García-Page, y que el Gobierno de Castilla-La Mancha llevará a cabo “prudentemente, paso a paso”, ha explicado. Para ello, “hay más de 60 especialistas, ahora mismo, implicados en la planificación, programación y gestión de este traslado”, ha precisado el presidente autonómico quien ha añadido que se trata de “una operación de meticulosa preparación y de altísimo riesgo”.
 
Este plan, diseñado para garantizar la calidad asistencial en la prestación de servicios a los usuarios del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) durante el período en el que se prolongue este histórico proceso, “ha requerido meses de estudio técnico y científico”, ha proseguido García-Page, quien ha reconocido que “son ya muchos años en Toledo, en los que la gente tiene muy claro que el hospital no aguanta”, en alusión al Virgen de la Salud, ubicado en el barrio de Palomarejos, en la capital regional.
 
Asimismo, el presidente castellanomanchego ha advertido que “si la situación del COVID se complicara, está prevista la contingencia, y se paralizaría”. En este sentido, ha subrayado que “no vamos a poner por delante el edificio a la necesidad del virus” y ha recordado que la pandemia, actualmente “bajo control”, provocó “una paralización administrativa y legal” en diversos trámites que afectaron al desarrollo del Hospital Universitario de Toledo.
 
Inversión sanitaria sin parangón
 
En este contexto, el presidente García-Page ha aseverado que la puesta en funcionamiento del nuevo centro hospitalario “no es una excepción” ya que “está en medio de una operación que no tiene ninguna región en Europa, ahora mismo”, ha resaltado, en términos “de inversión sanitaria, en infraestructura, en tecnología y en recursos humanos”, ha enumerado en alusión a los hospitales en desarrollo en Guadalajara, Cuenca, Albacete o Puertollano.
 
Al respecto, el jefe del Ejecutivo regional ha adelantado que “vamos a tener, cuando acabe esta fase, la mejor red de hospitales del país en términos de actualidad, de modernidad, con todas sus infraestructuras y, además con capacidad, porque no hacemos hospitales de juguete”, ha concluido. En este punto, Emiliano García-Page se ha referido a la situación actual del resto de infraestructuras sanitarias en distintas fases de desarrollo, como el hospital de Guadalajara que se encuentra “casi al 90 por ciento la primera fase y, ya en marcha, la planificación de la segunda”, ha precisado.
 
Primera Fase
 
Tal y como ha indicado el consejero de Sanidad, Fernández Sanz, dentro de la primera fase se han diferenciado a su vez dos etapas. La etapa 1, en la que se han incluido las áreas de Rehabilitación, Consultas de Medicina Interna; Consultas de Reumatología, Consultas de Endocrinología, Consultas de Anestesia, Hospital de Día Médico y Unidad Metabólica. Ya en la segunda etapa, se procederá al traslado de las Consultas de Dermatología, Digestivo, Neumología, Neurología y de Pediatría y sus especialidades.
 
El Plan de Traslado previsto contempla el inicio del traslado del primer servicio (Rehabilitación) en el periodo comprendido entre el 16 de noviembre y el 4 de diciembre. Con una cadencia de más o menos una semana, se irá produciendo el traslado de todas las áreas mencionadas anteriormente, finalizando esta primera fase en la semana del 22 al 26 de febrero, con el traslado de las Consultas de Pediatría y sus especialidades.
 
Segunda Fase
 
Por otra parte, en la segunda fase se han incluido el resto de áreas asistenciales que realizan actividad ambulatoria así como no ambulatoria y con un nivel de complejidad medio y alto. En este caso se han seguido igualmente criterios de seguridad, irreversibilidad, distribución física y consenso con los profesionales a la hora de definir el orden de las áreas que se trasladan en esta fase.
 
Dentro de esta fase se han diferenciado a su vez tres etapas. En la primera se ha previsto el traslado de los servicios de Diagnóstico por Imagen, Laboratorios y Farmacia; en la etapa dos, el resto de Consultas Externas, Diálisis, Hospitales de Día Oncohematológico y Pediátrico, Bloque Obstétrico y Esterilización, Hospitalización Pediátrica, Hospitalización Gineco-Obstétrica, UCI Neonatal y Pediátrica. Y, finalmente, en la tercera etapa, las áreas de Hemodinámica, Hospitalización convencional, UCI adultos, Bloque Quirúrgico y URPA y Urgencias.
 
El inicio del traslado de los primeros servicios incluidos en esta fase (Diagnóstico por la Imagen y Laboratorios) está previsto que se lleve a cabo entre el 12 y el 23 de abril. Igualmente, y con una cadencia de más o menos una semana, se irá produciendo el traslado de todas las áreas mencionadas con anterioridad, finalizando la segunda fase en la semana del 24 de mayo al 4 de junio, con el traslado de las Urgencias.
 
Oficina de Gestión del Traslado
 
El consejero de Sanidad ha señalado que debido a la complejidad del proceso, y con el objetivo de asegurar la calidad, eficacia, participación y consenso en el desarrollo del traslado, se ha creado la Oficina de Gestión del Traslado, que se encargará, entre otras cuestiones, de establecer estrategias de actuación, así como dirigir, supervisar y coordinar la realización y desarrollo de los trabajos y planificar las actuaciones en el desarrollo del proceso de traslado.
 
De esta oficina forma parte el equipo directivo del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, así como del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y de la Oficina de Seguimiento de la Concesión.
 
Por otra parte, ha recordado que ya se han constituido cuatro grupos de trabajo integrados por profesionales sanitarios y no sanitarios del hospital, y que centrarán su cometido en el diseño de Circuitos, traslado de Servicios Asistenciales, Servicios no Asistenciales y Mudanza. Se estima que en estos grupos de trabajo llegarán a participar más de un centenar de profesionales.
 
El titular de Sanidad ha explicado que a la hora de diseñar este plan de traslado se han tenido en cuenta tres requisitos fundamentales. En primer lugar, garantizar los servicios, es decir, mantener la actividad del hospital durante el proceso de traslado, de otra parte, garantizar la prestación adecuada durante la puesta en funcionamiento del nuevo hospital y, por último, optimizar los recursos involucrados en el traslado, minimizando la duplicación.
 
Con todo ello, se busca minimizar el impacto sobre los profesionales, evitando en la medida de lo posible que las labores organizativas y logísticas del traslado interfieran en la labor asistencial y supongan una sobrecarga de trabajo adicional.
 
También se ha diseñado pensando en minimizar el impacto sobre los pacientes, reduciendo al máximo el tiempo de convivencia de ambos hospitales y al mínimo el número de pacientes hospitalizados a trasladar, preservando la seguridad clínica de los pacientes en todo el proceso. Además, se hará especial énfasis en una difusión adecuada del traslado e inicio de la actividad en el nuevo hospital.

Visto 288 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.