El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliao García-Page, hoy desde Osa de la Vega, Cuenca. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliao García-Page, hoy desde Osa de la Vega, Cuenca.

Page aboga por “ponderar las decisiones” sobre posibles restricciones

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha abogado, esta mañana, por “ponderar las decisiones” sobre posibles restricciones frente a la expansión del virus con “coherencia” y atendiendo a la evolución de cada territorio en esta etapa de la pandemia. “No puede tener la misma solución quien tiene mucha incidencia que quien tiene menos, porque no estamos en un estado de alarma global”, ha explicado el jefe del Ejecutivo autonómico que ha anunciado, además, que el próximo día 15 de julio, acompañará “a los Reyes y a los representantes del Estado en un homenaje a todos los fallecidos” a causa de la pandemia.

De esta manera, el presidente García-Page ha adelantado la posición de la Comunidad Autónoma en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud que tendrá lugar esta tarde, asegurando que “vamos a apoyar al Ministerio de Sanidad en una línea de constancia en la que las autonomías podamos seguir tomando medidas, de manera proporcionada y sin confundir a la opinión pública”, ha indicado. Así se ha pronunciado el presidente regional en el Colegio Rural Agrupado Airén, en la localidad conquense de Osa de la Vega, donde ha inaugurado un espacio multiusos de más de 200 metros cuadrados.

“No es lo mismo prohibir cuando no había vacunas que cuando tenemos muy avanzado el sistema de vacunación”, ha sostenido el presidente autonómico, al tiempo que ha hecho referencia a la significativa mejoría de los datos desde el decaimiento del estado de alarma, especialmente en Castilla-La Mancha, donde “teníamos 419 personas en cama con COVID y hoy, estamos en torno a 60”, ha detallado. Por ello, García-Page ha reiterado que “si cuando se levantó el estado de alarma estábamos bastante peor, hoy tenemos que ponderar las decisiones”.

“Orden y contraorden, igual a desorden”, ha sentenciado García-Page, quien ha puesto de manifiesto la necesidad de alcanzar un “consenso nacional” en la toma de medidas para que “la ciudadanía no malinterprete los mensajes y haya una línea de conducta”, ha explicado. Asimismo, el jefe del Ejecutivo castellano-manchego ha considerado la conveniencia de “emitir, como España, una imagen única”, ha subrayado, porque de lo contrario “eso afectaría al turismo del conjunto del país”, ha apostillado. 

Visto 306 veces