El Gobierno de Castilla-La Mancha no aplicará medidas restrictivas durante la Navidad contra la COVID-19 más allá de las estipuladas actualmente en las que prima el uso de la mascarilla, la distancia de seguridad y la higiene de manos. Así lo ha anunciado hoy el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page durante un acto con empresarios toledanos en el Palacio de Fuensalida.