El número estimado de defunciones en Castilla-La Mancha durante las 21 primeras semanas de 2020, hasta el 24 de mayo, asciende a 13.571, en comparación con las 8.591 de 2019; lo que supone un aumento del 58 por ciento, colocándose como la segunda comunidad autónoma, sólo por detrás de Madrid, con mayor incremento, según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recibidos desde los registros civiles combinados con información histórica desde el año 2000 de la estadística de defunciones, con el objetivo de estimar las defunciones ocurridas durante el brote de COVID-19.

Publicado en Región