El Gobierno de Castilla-La Mancha está trabajando para reforzar la capacidad diagnóstica de sus centros hospitalarios con la dotación de nuevos equipos de radiología portátil. Un aparataje que se ha convertido en una de las piezas fundamentales para la valoración de los pacientes afectados por coronavirus ya que a través de la realización de placas de tórax es posible conocer la afectación pulmonar de los pacientes y tomar decisiones clínicas al respecto.

Publicado en Región