Buscando soluciones para el casco histórico  de Guadalajara

Buscando soluciones para el casco histórico de Guadalajara

Se levanta en Guadalajara la pala que dará el último golpe al Bar Soria, una parte muy importante de lo que fue el corazón de Guadalajara se nos va para siempre. La población ha desaparecido prácticamente de esta zona de la ciudad, el caso viejo se vacía, inexorablemente. José Duran, en la puerta de la Ballena de los Cuentos, su librería situada en la Calle Mayor, sonríe mientras nos comenta, “es lo que les pasó a los Nabateos, vivían en Petra, que era una ciudad apasionante, hasta que apareció Palmira, que finalmente fue la que llevó el gato al agua y Petra se hundió.”

No se puede negar que el casco viejo de Guadalajara cada vez tiene menos habitantes, cada vez hay más solares sin edificar y cada vez menos ciudadanos pasean por sus calles. El casco se empezó a despoblar a favor de los nuevos barrios con el empuje urbanístico de la primera década de este nuevo siglo, y la crisis parece que quiera ponerle la puntilla con cada vez más huecos vacíos en el casco histórico, cuando no edificios en ruina. Hasta 40 edificios con expediente de ruina existen en el casco histórico y unos 80 solares vacíos.

Aunque los arreglos de calles y zonas urbanas han sido importantes en los últimos años, y algunos negocios nuevos van llegando a la zona, como algunos comercio chinos o, el último, esa nueva cafetería La Favorita, donde antes estaba la pastelería Campoamor, otros muchos son los que han echado el cierre, como el histórico Bar Figón o la sastrería Olalla, por citar solo dos ejemplos.

Mayor-2

Para buscar soluciones el Ayuntamiento a elaborado la “Estrategia Integral para la Dinamización del Casco Antiguo”, un proyecto que además del diagnótico concluyente de que el deterioro del casco histórico es alarmante, plantea ya algunas soluciones y quiere motivar otras.

Precisamente hoy comienza su periodo de información pública tras ser publicado el anuncio en el BOP, para que todos interesados puedan examinar el expediente, en el Departamento de Urbanismo e Infraestructuras del Ayuntamiento de Guadalajara, o consultarlo en la pagina web municipal, y hacer sus alegaciones, o sus propuestas. La zona afectada o definida como casco histórico sería la cuadrícula a dibujar desde el parque del Alamín, hasta el Alcázar Real, desde Parque del Coquín, Avenida del Ejército, Calle Cardenal González de Mendoza, al Paseo de las Cruces y Santo Domingo y desde Plaza de Bejanque, y Avenida de Barcelona.

El vicealcalde, Jaime Carnicero ha iniciado una ronda de contactos q con las diferentes asociaciones de vecinos y otros colectivos de la ciudad para explicar este plan, que tiene como objetivo principal aumentar la edificación en el casco antiguo fomentando los Planes de Actuación Edificatoria, PAES. Para conseguirlo, el Ayuntamiento realizará expedientes adminitrativos de aquellos solares en los que se presuma que se está incumpliendo el deber de edificación (tras la demolición de un edificio existe un plazo legal de 24 meses para que se vuelva a edificar sobre el solar resultante).

"Solo este anuncio ya ha generado muchas consultas de propietarios en el Ayuntamiento y esto ya es bueno", comenta Jaime Carnicero, al tiempo que confirma que ya hay tres PAES solicitados que afectarían a siete solares ahora vacíos del cascos histórico, y otros dos casi a punto.

Pero además de estos PAES, también se creará un registro municipal de solares sin edificar, un catálogo de locales vacíos, se implantarán nuevos equipamientos públicos en el casco y se establecerán interesantes medidas de carácter fiscal tanto para construir, como para rehabilitar o para instalar negocios.

También quieren realizar un nuevo estudio que permita actualizar la catalogación de los edificios de interés cultural del casco, que pasarán a tener una mayor protección, evitando con ello su degradación y otras medidas temporales que pasan por prorizar la peatonalización del Centro, crear aparcamientos de bicicletas mejorar la accesibilidad, la señalización y las conexiones o fomentar el uso de los aparcamientos, pues el Ayuntamiento cantabiliza 2,754 plazas de aparcamiento en el casco histórico, aunque solo 677 de parking público, 431 no regulado , 255 zona azul y 175 zona verde.

Jaime Carnicero pedía a los grupos políticos en el Pleno Municipal que aprobó llevar este plan a información pública  "que seamos positivos. Tenemos dos opciones: lamernos las heridas y criticarnos los unos a los otros o plantear medidas, que es lo que nuestros vecinos nos demandan. Tenemos que ser constructivos".

davalos

La voz de la calle

En una consulta rápida a la voz de la calle, tanto comerciantes y hosteleros como ciudadanos de a pié, no creen que este plan ayude mucho a mejorar la situación. Piensan que el Ayuntamiento con sus sucesivas reformas ha quitado demasiadas plazas de aparcamiento en el casco, ha cambiado plazas gratuitas por plazas caras, Juan Pedro Salas, comerciante de Novoplex comenta, “si queremos mejorar la situación del comercio hay que facilitar la entrada a los vecinos que viven en el extrarradio y que estipulen unas fechas para dejarnos sacar el género a la calle, para que la gente pueda acercarse y sin tener que entrar a las tiendas, vean lo que vendemos. Eso sí que dinamizaría el casco.”

El caso de los comercios Novoplex y Ópalo es más complejo aún, ya que el propietario de la Casa del Conde de Montemar donde se ubican ambos, ha solicitado el derribo, alegando ruina económica para restaurarlo. A pesar de que varias voces de Guadalajara se han levantado en defensa de este edificio y se han recogido más de mil firmas solicitando la cancelación del expediente de ruina que autoriza el derribo, nadie parece atender estas peticiones, ahora se ha presentado el último recurso de lo que, si nadie lo remedia, será otro solar en la calle Mayor.

Los hosteleros lo tiene claro, la solución sería mejorar la accesibilidad, facilitar el aparcamiento, e incluso Alfonso, un cliente del Mesón Alcarreño,  habla de eliminar la zona azul. En el bar Río, el camarero, José Camacho, aunque es muy joven, pero nos indica que lleva 18 años trabajando en este local, que él recuerda cómo era la zona cuando funcionaba el bar Soria, había más gente, hacían sus negocios, “ahora se ha perdido ya nadie se reúne por aquí para hacer negocios”, parece ser, comenta un cliente, “que eso se hace ahora por Internet”, ésta persona se dirige a nosotros, es José Damián, cliente del bar Río, nos comenta “lo que ha matado el turismo en el barrio es la zona azul y sobre todo el eje cultural, eso de hacer de una sola dirección ingeniero Mariño, disuade a la gente de venir al casco.”

José Luis, de la joyería Toboso, dice que esos planes y programas que se están presentando ahora como nuevos, no lo son tanto, “creo recordar que ya a través de la Federación de Comercio, se han hecho bastantes propuestas en este sentido. Se propuso hacer algún tipo de actuación sobre los locales vacíos y nos dijeron que no tenía el Ayuntamiento recursos legales para este tipo de actuación. También estamos esperando todavía  que cumplan su promesa de poner toldos en los comercios de la calle Mayor, que se les ha olvidado”.

La solución para este comerciante debe venir a través de un conjunto de actuaciones, “por ejemplo, si se ha sacado el servicio de correos fuera, lógicamente esa gente que antes venía al centro ya no viene, pues a lo mejor tiene que retornar, este y otros servicios que se han sacado,  al centro, también sería muy importante la idea de traer la Universidad aquí, a “las Cristinas”, pero como no se ponen las administraciones de acuerdo. También se debería poner los medios para que las franquicias o las cadenas comerciales quieran venir aquí, porque no deja de ser extraño que en la calle Mayor de Guadalajara apenas haya ninguna franquicia o cadena importante.”

“En otros tiempos, cuando existía el Bar Soria, no se debía a él, sino que el centro de Guadalajara era esto, toda la vida comercial se desarrollaba aquí, ahora las cosas se han sacado fuera y no se han puesto los medios necesarios para sujetar lo que ya había establecido.”

Y sobre esta preocupación del casco histórico en el bar Metrópolis de Guadalajara se ha celebrado una conferencia del arquitecto José Luis Verde, vecino del casco y que presenta su solución al “aislamiento” en el que él dice, que está sumido el centro. Este arquitecto explica que su proyecto es anterior al proyecto de dinamización del Ayuntamiento, que a su juicio, “deja mucho que desear”.

José Luis propone la utilización de los solares existentes en la ciudad como espacios públicos temporales, instalando en los mismos, hasta que se construya en ellos, cines al aire libre, parques, e incluso propuestas más innovadoras. También propone utilizar el turismo como generador de riqueza para comercios y establecimientos de hostelería. Para atraer turistas, dice que la ciudad necesita una seña de identidad nueva y su propuesta es, “Guadalajara, ciudad del arte público”.  

Consistiría, básicamente, en instalar diferentes estatuas (ya que es el único arte que puede estar a la intemperie), en las múltiples plazas del casco viejo, como atractivo para el turismo. Estas obras de arte y otras de otro tipo, se podrían conseguir hablando con colectivos artísticos y no representarían un gran presupuesto para las arcas públicas, si consiguen atraer el turismo de Madrid a nuestra ciudad.

La propuesta fue muy aplaudida por los allí congregados, José Luis Verde, quiere seguir con la presentación de su proyecto a diferentes colectivos, para intentar que sea tenido en cuenta por las autoridades municipales.

 

Mayor-3

Por un Centro Vivo, la negativa del PSOE

Al tiempo que el Ayuntamiento presentaba su “Estrategia Integral para la Dinamización del Casco Antiguo”, el PSOE hacía lo propio con un documento que llaman "Por un Centro Vivo", en el que pedía la paralización de esta "Estrategia", que consideran a todas luces "deficiente" para transformar el centro y proponían iniciar la elaboración de un Plan Integral de Revitalización del Centro Histórico de Guadalajara.

Apunta este documento que los  20 millones de euros, invertidos en los últimos años en el casco antiguo dan como resultado "una zona devastada, en estado de coma profundo, desde todos los puntos de vista, residencial, comercial, cultural y social".

"La Estrategia que se nos presenta tiene el síndrome del gallo, que creía que al cantar por la mañana haría salir el sol. Y no es así", dice el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Guadalajara, Daniel Jimenez,  quien achaca a este plan municipal tres graves errores, que no es una estrategia compartida con los actores urbanos,  que solo esboza líneas cortoplacistas subordinando la realidad al método sin diagnóstico global y que no tiene en cuenta la dinámica urbana.

De manera más concreta se quejan de que la “Estrategia” presenta una serie de edificios ubicados en el casco antiguo como el Hospital Ortiz de Zárate, el edificio del Parque Móvil, el Alcázar, el antiguo edificio de Correos, que parece dejar a la suerte de alguna de las administraciones que pudieran interesarse, como mera declaración de intenciones.

Que no aborda el problema de nuevas conexiones con el sector de Aguas Vivas y que las medidas de apyo fiscal para nuevos comercios (hasta el 100% de impuestos en el primer año) son insuficientes.

Aplauden la iniciativa de  ueva clasificación o catalogación de muchos de los edificios antiguos, aunque dudan de con qué criterios se hará y creen que tampoco se aborda el problema del trasnporte público.

Por último apuntan que se han perdido seis años sin dotar a la ciudad de un nuevo dotarse de un nuevo Plan de Ordenación Municipal que prodría abordr soluciones para al casco histórico con mayor rigor y participación.

Civico

Visto 3339 veces