El País de la Plata ya tiene museo

El País de la Plata ya tiene museo

Hace aproximadamente 20 años finalizó la actividad minera de Hiendelaencina, después de 150 años de extracción que la convirtieron en la mina de plata más importante de España. Durante estos años, las infraestructuras mineras se han degradado hasta el punto de temerse su desaparición. Con la intención de evitar su destrucción y devolver a Hiendelaencina algo de su importancia pasada, el Ayuntamiento de Hiendelaencina empezó a trabajar hace ocho años en un plan de divulgación para recuperar su patrimonio mineroy que incluía, un museo, unas rutas que recorran los restos mineros dispersos por el municipio además de su riqueza natural y paisajística, y una visita al interior de la mina. La primera parte del proyecto, muy demorada con la crisis, por fín ya es realidad pues en Centro de Interpretación del País de la Plata, que así se llama el museo, abría sus puertas el pasado 1 de mayo y ya se puede visitar sábado y domingos, en horario de mañana y tarde.

Santa Cecilia, Santa Catalina, Santa Teresa, San Carlos, La Fortuna, La Suerte, la Verdad de los Artistas, La Perla, El Relámpago, la Tempestad, La Vascongada, El Tiburón, La Bodera, La Carolina, La Constante, son algunos de los nombres que conocen muy bien los habitantes de Hiendelaencina. Son las minas de plata cuyo recuerdo vuelve a estar vive en este nuevo museo.

El museo consta de una planta baja, donde se proyectarán videos informativos y una planta superior dotada de vitrinas, paneles explicativos y algunas maquetas de las minas, con cuatro zonas temáticas: El mineral y la geología de Hiendelaencina, Del mineral al lingote, Los que arriesgaron el capital y Los que arriesgaron su vida.

Así se puede observar una colección de minerales de Hiendelaencina (plata, pirargirita, acantita, mirargirita, freieslebenita, freibergita, estefanita, tetraedrita, proustita…). Pero también una explicación a la geología de la zona con una maqueta representando Hiendelaencina y su
red de galerías subterráneas.

En la zona 2 se trata el tema “del mineral al lingote” y se explicarán las distintas metodologías de explotación y transformación que se aplicaron
en las minas de Hiendelaencina.   La explotación de los primeros años consistió, básicamente, en construir un pozo maestro desde el cual partían galerías estrechas a diferentes alturas y siguiendo las direcciones de los filones. El mineral se arrancaba a pico y se usaba poco explosivo. El minero llevaba el material hasta un torno ubicado en el pozo maestro.

Una vez en el exterior, se cargaba en carros tirados por mulas y se transportaba hasta Gascueña para su beneficio, donde de ubicaba la fábrica de capital inglés “La Constante”, también denominada “La Bella Raquel”. Otras fábricas posteriores fueron “Oportuna” o “Vizcaína”.

En la zona de “Los que arriesgaron el capital”, se toma como punto de partida el descubrimiento de Pedro Esteban Gorriz en 1844 y la leyenda que existe en torno al platero Fortuni. Posteriormente se describirá la primera sociedad constituida en Santa Cecilia por sacristanes, maestros, el cura de Ledanca, varios funcionarios y el administrador del Duque del Infantado.

Por último está la zona sobre “los que arriesgaron la vida”, que parte del dato de “la fiebre de la plata”, que provocó que se pasara de una densidad de población de 9 hab/m2 en 1843 a 211,88 hab/km2 en 1857. Casi 4.000 vecinos residían en Hiendelaencina.
En la época dorada, entre laboreo y beneficio, trabajaban unas 2.000 personas, de la región o foráneos, muchos provenientes de Asturias. Los obreros ganaban una media de siete reales diarios en 1855, cuando un kilo de pan de la época costaba un real.

En esta parte del museo se recuerda un gravísimo accidente ocurrido el 19 de noviembre de 1864, en el que fallecieron 13 mineros, debido a un incendio generado por unos candiles que prendieron las maderas de sujeción. También se reflejan las condiciones de los trabajadores, se con enfermedades como la argiria, producida por el manejo de la plata, y que en Hiendelaencina curiosamente solo hay constancia de un
caso. 

Hacer visitables las minas

El próximo paso del proyecto de recuperación del patrimonio minero en Hiendelaencina será hacer visitable la mina Santa Catalina, que es la pieza mejor conservada, pero hacen falta inversiones y mucho trabajo, por ahora sólo se plantean,  la limpieza de los accesos y la consolidación de algunos antiguos elementos allí instalados.

También se va a reañizar un inventario de los bienes mineros existentes para determinar poder tramitar la Declaración
de Bien de Interés Cultural (B.I.C.) de parte del patrimonio minero del municipio de Hiendelaencina, actuación muy importante para su conservación, actualmente en peligro de desaparición.

Documentación sobre el Museo: EL PLAN DE MUSEALIZACIÓN DE HIENDELAENCINA (GUADALAJARA). Daniel Regidor Ipiña, Esperanza de Coig-O´Donnell Magro, Carmen E. Narro Sánchez, Jorge Morín de Pablos y Carlos Fernández Calvo

Visto 5758 veces