El Parque Natural del Alto Tajo cumple hoy 10 años

Fue un 6 de abril del año 2000, después de cuatro años de un largo y complicado proceso de tramitación administrativa, cuando el Alto Tajo obtuvo la declaración, con rango de Ley, de Parque Natural aprobada por las Cortes de Castilla-La Mancha por unanimidad. Se protegía así, con esta máxima figura en el ámbito de las competencias regionales,  una superficie de 105.721 hectáreas,  más otras 68.824 hectáreas de Zona Periférica de Protección, comprendiendo 35 municipios de Guadalajara y 2 de Cuenca, convirtiéndose en el espacio protegido más grande de Castilla-La Mancha.

Era entonces consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Alejandro Alonso, y delegado provincial, Mariano Teruel, que tuvieron que bregar con un rechazo bastante amplio por parte de los alcaldes, pues esta zona, con apenas 3.000 habitantes en invierno y 22.000 en verano (densidad de 2,3 habitantes por kilómetro cuadrado, y un porcentaje del 38% con una edad superior a los 65 años),  se debatía entre la premisa de la conservación, las ansias de un desarrollo económico y los miedos de perder sus derechos ante las imposiciones del parque. De hecho, desde 1974 se habían impulsado diferentes iniciativas para declarar el parque natural que habían fracasado de manera incipiente.

El rechazo al parque se manifestó con movilizaciones en Guadalajara, y hasta en Toledo, donde un grupo de 20 alcaldes, la mayoría del PP, presentó más de 3.000 firmas recogidas entre los vecinos oponiéndose al Parque, al entonces presidente regional, José Bono. Alegaban los alcaldes que con el Parque perderían la autonomía municipal.

Otro escollo para la declaración fue el provocado por las minas de caolín existentes en la zona. Los más conservacionistas exigían su cierre con la declaración del parque natural, incluso lo propuso así la sectorial de medio ambiente del PSOE, pero en la zona, vecinos y alcaldes se oponían pues esta minería era la principal fuente de empleo en una zona deprimida, donde los oficios tradicionales, ganadería, agricultura y madera, iban a menos.

Finalmente se permitió que las minas de caolín siguieran operando, al sacar los términos municipales de la declaración protegida, pero se limitaba la apertura de nuevas canteras.

Órganos de gestión

Comienza a rodar el Parque Natural con la creación de la Junta Rectora y la Comisión de Desarrollo, integrada por representantes de la Administración regional, de la Diputación provincial de Guadalajara, de los ayuntamientos, del Centro de Desarrollo Rural de Molina de Aragón-Alto Tajo, organizaciones agrarias, cooperativas forestales, hostelerías, empresas de turismo en la naturaleza, asociaciones de caza y de pesca y ONGs. Además se produce el nombramiento de Juan José de la Cámara como presidente del Parque Natural y Antonio Solís como director conservador del mismo.

Dos años más tarde de la declaración, en 2002, se aprueba el Plan de Desarrollo Sostenible del Alto Tajo, donde se estipulaban la inversiones en la zona para un horizonte de 10 años que se calculó en 168,2 millones de euros (27.984 millones de pesetas).

Barreda con un grupo de escolares en la inauguración dle Centro de Interpretación de CorduenteLos centros de interpretación

En mayo de 2003 se coloca la primera piedra del que sería el primer Centro de Interpretación del Parque Natural del Alto Tajo, a construir en Corduente con un presupuesto de 2.275.840 euros, que es finalmente inaugurado en junio de 2006. Además de este Centro, la Junta pone en marcha otro más en Orea (abierto en 2006), centrado en la relación del hombre y la Naturaleza; otro más en  Zaorejas (inaugurado en marzo de 2009), sobre los cañones fluviales; y otro en Checa (inaugurado en junio de 2009), que se convertirá en un museo de la ganadería y la cultura pastoril. Hay proyecto de un quinto centro de interpretación en Riba de Saelices, que todavía hoy se encuentra en proceso de redacción, que estará centrado en los aprovechamientos especiales y en la Cueva de los Casares.

Nuevo presidente y fondo verde

Con la llegada de José María Barreda al gobierno regional, en abril de 2004, se crea la Consejería de Medio Ambiente, con Rosario Arévalo al frente y las competencias del Parque Natural empiezan a depender de este departamento.  En septiembre de 2004 también se produce relevo en la presidencia del Parque siendo nombrado Laureano Martínez Pinilla, el que fuera delegado de la Junta de Comunidades en Guadalajara desde 1995 a 1999, como nuevo presidente al frente de la Junta Rectora. También hay nombramiento de nuevo director conservador, cargo que ocupa Rafael Ruiz.

Un año después, en abril de 2005 es cuando la Junta pone en marcha el denominado Fondo Verde, una línea directa de ayudas a particulares y Ayuntamientos de zonas naturales protegidas, con una dotación inicial de 1,2 millones de euros, que no es exclusiva para el Alto Tajo, sino para todo el ámbito de influencia de la Red de Áreas Protegidas de Castilla-La Mancha.

Al Alto Tajo ha llegado aproximadamente medio millón de euros en cada una de las convocatorias de este fondo verde, con unas 80 peticiones de media (más de ayuntamientos que de particulares). Ahora el fondo verde se ha convertido en bianual y para 2010-2011 prevé inversiones por valor de un millón de euros con 72 expedientes aprobados.

Estado de la barbacoa y los rastrojos colindantes tras el incendioEl PRUG y las barbacoas

Cuando cumple su primer lustro el Parque Natural, se empieza a dejar sentir el impulso del turismo como nueva fuente de recursos. La Junta contabiliza que en esos primeros cinco años se crearon 21 nuevos establecimientos hosteleros y la demanda turística registró  un incremento del 65 por ciento en el número de visitas desde el año 2000.

Precisamente en esa frontera de los cinco años, es cuando en abril de 2005 el Parque por fin cuenta con un Plan Rector de Uso y Gestión, un documento que regula las actividades, prohibidas, autorizables y permitidas cuyo mandato ya venía recogido en la Ley de declaración del Parque Natural. En esta regulación aparece el uso de las barbacoas en áreas recreativas, que tanta polémica traerá, porque justo ese año, el 16 de julio, se desata el gran incendio de la Riba de Saelices, que calcina 12.000 hectáreas, 3.000 de ellas en el Parque Natural, y acaba con la vida de 11 trabajadores forestales. El asunto se encuentra hoy todavía pendiente de juicio, pero ya no es posible realizar fuego en las barbacoas del Alto Tajo en el periodo de máximo riesgo de incendios.

Tras el incendio el director conservador del Parque Rafael Ruiz, que había realizado una encomiable tarea en el desarrollo y la conservación delmismo,  fue sustituido por Angel Vela, quien ostenta el cargo en la actualidad, siguiendo como presidente Laureano Martínez.

Las georutas

En junio de 2006 el Parque Natural del Alto Tajo presenta sus nueve geo-rutas autoguiadas de interpretación de los recursos geológicos las cuales se distribuyen por la mayor parte del territorio del Parque Natural, localizándose en los términos municipales de Ocentejo, Riba de Saelices, Saelices de la Sal, Cobeta, Olmeda de Cobeta, Corduente, Ventosa, Torete, Cuevas Labradas, Zaorejas, Villanueva de Alcorán, Peñalén, Poveda de la Sierra, Peralejo de las Truchas, Checa, Chequilla y Orea.

Las nueve rutas suman un total de 126 kilómetros, comprenden 75 paradas, con un total de 87 elementos interpretativos y cuentan con un folleto explicativo de cada una de ellas para la realización del recorrido autoguiado. A raiz de estas geo rutas surge La Guía Geológica del Parque Natural del Alto Tajo, editada por la Junta de Castilla-La Mancha en colaboración con la Obra Social de La Caixa, que resultó  ganadora en el Certamen de Ciencia en Acción en la modalidad de Trabajos de divulgación científica en soporte papel.

Fiesta de los gancheros

En 2008 hay otro hito de interés para el Alto Tajo y es la declaración de la Fiesta de los Gancheros como Fiesta  de Interés Turístico Regional, un premio para el trabajo realizado por la Asociación de Municipios Gancheros del Alto Tajo, integrada por las localidades de Poveda; Peñalén; Taravilla, Zaorejas y Peralejos de las Truchas, tras trece años recuperando la maderada que navegaba por el río, que reúne, en torno a ella a cientos de turistas, turnándose cada municipio como organizador y enclave para la celebración, que se realiza a finales del verano.

Carta Europea de Turismo Sostenible

La labor sostenible del Parque Natural queda reconocida en septiembre de 2009, cuando el Parque recibe la Carta Europea del Turismo Sostenible en Espacios Naturales Protegidos, un certificado de la Federación de Parques Naturales y Nacionales de Europa (EUROPARC), que distingue al Alto Tajo por cinco años como territorio de excelencia en materia de turismo sostenible.

Este reconocimiento tiene mucho que ver con las tareas de conservación del Parque Natural que se han centrado en esta década en la recuperación del cangrejo autóctono y la trucha, así como el mantenimiento de la población de alimoches y águila perdicera con actuaciones para favorecer su éxito reproductivo.
También ha habido planes de recuperación de flora, sobre todo para dos especies en peligro de extinción que se encuentran en el Parque, la Atropa baetica o tabaco basto y el Delphinium fissum subsp. sordium que cuenta en el Parque con una de sus últimas poblaciones.

Recursos turísticos

En la actualidad, el Parque tiene abiertos al público cuatro centros de interpretación, como son Dehesa de Corduente, Sequero de Orea, Zaorejas y el Museo de Checa. El centro de Corduente es el centro de referencia del Parque y está abierto durante todo el año. 41.840 personas visitaron y recibieron información en estos centros de interpretación según los datos facilitados por los responsables del Parque Natural.
Hay 20 trabajadores atendiendo los centros de interpretación y lospuntos de información y 3 técnicos realizando tareas de gestión.

Entre las instalaciones recreativas se cuentan un total de 30 áreas de estancia diurna, 8 campamentos, 11 rutas y 14 miradores acondicionados. Asimismo, en el interior del Parque Natural se localizan dos campings y dos albergues juveniles, además de numerosas infraestructuras turísticas y de cinco empresas de turismo activo. Todas estas instalaciones recreativas cuentan con paneles informativos dirigidos a los visitantes del Parque.

Las principales actividades recreativas que se desarrollan en el Parque Natural son el senderismo, el ciclismo de montaña, el piragüismo, la pesca, la caza, la escalada y los recorridos turísticos.

Además el Parque Natural es centro de la actividad investigadora, con varios programas en marcha, y acoge cada año la tarea de voluntarios que trabajan en la conservación.

A pesar esta larga historia, la fecha de este décimo aniversario ha pasado desapercibida para la Junta de Comunidades y aún para el propio Parque Natural, que se ha limitado a convocar ua jornada con visita guiada, desde el centro de Interpretación de Corduente.

Visto 6267 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.