Infografía elaborada por Guadaqué. Puedes descargarla en formato PDF al pie de la noticia. Infografía elaborada por Guadaqué. Puedes descargarla en formato PDF al pie de la noticia.

27-07-2104 / Guadalajara /  Blanca Corrales

Tras un mes de junio más bien templado, por fin el verano había llegado en la segunda semana de julio, con sus temperaturas estivales, y cambió todo el panorama de una campaña contra incendios que en principio no se preveía demasiado complicada por la climatología.

El 17 de julio, que es una fecha grabada en la memoria de Guadalajara, con la muerte de los 11 miembros del retén de Cogolludo en el incendio de 2005 de Riba de Saelices, amaneció con el mapa de AEMET teñido de naranja y rojo en casi toda la península y marcando para Guadalajara el riesgo extremo de incendio en toda la Sierra Norte y el Alto Tajo. A temperaturas ya superiores a los 30 grados, desde la 10 de la mañana, se sumaba un viento feo y calentorro, que en todo recordaba a aquel otro 17 de julio de hace nueve años.

Casi al mismo tiempo que compañeros y familiares de aquellos retenes y agentes medioambientales fallecidos depositaban unas flores en el monumento que en Cogolludo se erigió en su memoria, a apenas cinco o seis kilómetros de allí, en la pequeña pedanía Aleas, donde solo hay diez habitantes censados, saltaba la chispa de una cosechadora y comenzaba la pesadilla de un incendio. Eran las 13:51 horas, de otro nefasto 17 de julio.

La zona donde se origina el fuego, detectado por un vigilante fijo, está clasificada como zona de alto riesgo en el Plan INFOCAM que se creó en 2008, dando estructura organizativa y procedimientos de intervención para proceder a la extinción de los incendios forestales, tras aquella amarga experiencia del incendio de 2005 que dejó 13.000 hectáreas quemadas en los pinares del Ducado de Medinaceli y 11 muertos. Saltaban todas las alarmas.

La primera imagen del incendio llegaba a través de las redes sociales, a las 14:15, con el vuelo de la BIFOR de Villares de Jadraque que era el primer medio aéreo en llegar (la base está apenas 20 kilómetros de distancia). El panorama ponía la carne de gallina, con una inmensa columna de humo en un área totalmente rodeada de bosque. “Tenía que ser hoy? Guadalajara no se merece las cosas que le pasan. Injusticia poética”, señalaba en twitter el periodista guadalajareño, Borja Torre, resumiendo perfectamente el sentimiento que nos invadía a la mayoría de los guadalajareños.

El helicóptero de Villares de Jadraque fue el primer medio aéreo en legra a Aleas, apenas 15 minutos después del aviso del incendio.

Pie de foto: El helicóptero de Villares de Jadraque fue el primer medio aéreo en llegar a Aleas, apenas 15 minutos después del aviso del incendio.

Dos horas después de comenzar el incendio ya estaba declarado el Nivel 1 de emergencia, que significa que pudiendo ser controlado con los medios de extinción incluidos en el Plan INFOCAM, se prevé, por su posible evolución, la necesidad de la puesta en práctica de medidas especiales para la protección de las personas y de los bienes no forestales que puedan verse amenazados por el fuego.

Poco después, cuando desde Guadaqué ya nos habíamos desplazado a la zona, se confirma que las llamas habían alcanzado a la pequeña urbanización de La Romerosa, un cogollo de unos 15 chalés dispersos a un par de kilómetros del núcleo de Aleas, de dudosa legalidad urbanística. Las primeras informaciones hablaban de cinco chalés afectados, luego se supo que solo eran tres y con pequeños daños materiales.

Eran las 17:45 horas y ya se decretó nivel 2 de emergencia, evacuando a tres personas en esta urbanización y solicitando que incorporasen medios extraordinarios estatales tanto del Ministerio de Agricultura como de la Unidad Militar de Emergencias, UME. La carretera hacia Arbancón había sido cortada.

A las 19:30 horas el delegado de la Junta informa desde el Puesto de Mando Avanzado, ubicado en la localidad de Arbancón, que ya eran 400 hectáreas las que abarcaba la zona perimetrada del incendio y cifraba en 53 los medios que estaban trabajando en la zona (19 aéreos y 31 terrestres) y 237 personas. Entre ellos se encontraban los cuatro grandes aviones anfibios del MAGRAMA de 5.500 litros, 1 helicóptero bombardero de 4.500 litros de descarga de la base de Villares de Jadraque, 1 avión de observación y comunicaciones y 3 Brigadas de refuerzo en incendios forestales de Soria, Cuenca y Zaragoza, con sus 6 helicópteros de 1.500 litros de descarga y 1 unidad móvil de meteorología y transmisiones de Madrid, según confirmaba el propio Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.

El fuego había avanzado rápido por el flanco izquierdo hacía Muriel con fuerte viento de sureste, en una zona de pendiente, en monte bajo con jaras, y también algunas encinas dispersas, según explicaba el director general de Montes, Javier Gómez-Elvira, también desplazado al Puesto de Mando. Se esperaba que el viento amainase a partir de las 20 horas y esto favorecía al control del incendio.

Emprendemos el regreso a Guadalajara cuando todavía sigue llegando maquinaria pesada y medios de la UME a Arbancón. La consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, que llegaba ya por la noche a este Puesto de Mando, daba por controlado este incendio a las 22:54 horas, e informaba que pasaba a Nivel 1 y que la UME comenzaba a retirarse, aunque 144 personas se quedaban trabajando toda la noche.

La consejera utilizó la palabra ”controlado” (y así figura en la hemeroteca de la Junta en su corte de voz), cuando técnicamente este término solo debe usarse en un incendio si todo el perímetro se encuentra rodeado por una línea de control.  Sin embargo la propia Soriano apuntaba que los medios “intentarán cerrar el perímetro por la noche”.

La consejera de Agricultura en la primera noche del incendio de Aleas, desde el Puesto de Mando Avanzado de Arbancón.
Pie de foto: La consejera de Agricultura en la primera noche del incendio de Aleas, desde el Puesto de Mando Avanzado de Arbancón.

Otro incendio más en Bustares

Amanece el martes y lo primero que hacemos es asomarnos a la web del sistema de información de incendios, Fidias de Castilla-La Mancha, donde el incendio de Aleas aparece ya rebajado a nivel 0. Las previsiones meteorológicas marcan alerta de nivel amarillo por altas temperaturas en toda Castilla-La Mancha.

La consejera de Agricultura, María Luisa Soriano vuelve a comparecer esa misma mañana, a las 09:30 horas, desde Arbancón y señala que tras el vuelo de reconocimiento “no hay focos ardiendo, ni siquiera que humeen”.  Trabajan en ese momento 13 medios terrestres y 60 personas, con los medios aéreos preparados “por si se viera que comenzaba a humear alguno de los puntos”. Confiaba entonces la consejera, que a lo largo de la mañana el incendio se pudiera dar por extinguido.

Comienza a levantarse el viento en la zona, y a las 11 horas, se informa de un foco reactivado hacia Muriel y vuelve a declararse el nivel 1 de emergencia. Como si las desgracias nunca llegaran solas, a las 11:43, salta el aviso de un nuevo incendio declarado en Bustares, a unos 25 kilómetros en línea recta de Aleas, también en una zona de alto riesgo por masa forestal, que es declarado de manera casi inmediata como nivel 1 de emergencia. 

Por si fuera poco había otros dos incendios más activos en la provincia de Guadalajara, al sur de La Alcarria, en Millana y en Torrecuadradilla (Cifuentes), aunque luego estos fueron controlados en pocas horas.

Con estas circunstancias, y la previsión de que aún empeorasen más las condiciones de viento y temperaturas, se declara la situación como de emergencia regional, lo que supone que el plan de extinción pasa a estar controlado por el CECOP (Centro de Coordinación Operativa) regional y la dirección pasa a manos de la consejera de Agricultura. Se declara entonces de nuevo el nivel 2 para el incendio de Aleas, mientras que Bustares sigue en nivel 1.

Incendio de Aleas en la primera jornada del jueves17 de julio. (Foto Guadaque)
Pie de foto: Incendio de Aleas en la primera jornada del jueves17 de julio. (Foto Guadaqué)

Desde la redacción de Guadaqué contactamos por teléfono esa misma mañana, a las 13:30 horas, con el  alcalde de Bustares, Julio Martínez, que confirmaba el rápido avance del fuego dirección norte, hacia las faldas del Alto Rey, por zona de jaras y matorrales, pero próximo ya a zona boscosa. Nos señala que actúan sobre la zona cuatro helicópteros y un avión. "Hay mucho viento y el incendio ya ha saltado la carretera, pero de momento no peligra ningún núcleo urbano", dice, con notable nerviosismo. Martínez, vivió en sus propias carnes la pérdida de un hijo en un incendio, era uno de los miembros de aquel retén de Cogolludo de 2005.

A las 15 horas el Fidias registra que en el incendio de Aleas trabajan 11 medios terrestres, 3 medios aéreos y 41 personas, mientras que en el incendio de Bustares lo hacen 6 medios terrestres, 6 medios aéreos y 50 personas. A través de las redes sociales comienzan a llegar noticias confusas sobre la evacuación de diferentes pueblos de la zona.

El delegado de la Junta, José Luis Condado comparece, en rueda de prensa en Guadalajara, a las 17:30 horas de la tarde de ese viernes, 18 de julio. Informa que ambos incendios ya se encuentran en Nivel 2 y que se ha vuelto a movilizar a la UME y medios estatales.

Confirma que efectivamente se ha evacuado a 180 personas en la zona, más por prevención ante el humo, que por cercanía de las llamas. Por el incendio de Bustares, se evacuaban a 60 personas de Gascueña de Bornova y 80 de Prádena de Atienza, que eran trasladadas a Hiendelaencina y Atienza, respectivamente. Por el de Aleas, tenían que desalojar a 19 personas del poblado de Fraguas y 21 del municipio de Monasterio, que estaban siendo atendidas en Arbancón.

La zona perimetrada en Aleas ya alcanza las 600 hectáreas y la de Bustares 200 hectáreas, con zonas afectadas ya dentro del Parque Natural de la Sierra Norte. Entre los dos incendios se encuentran trabajando 210 personas y 42 medios terrestres y aéreos. El origen del incendio de Bustares se apunta en las cercanías de un colmenar, pero sin determinar las causas.

Las previsiones son malas pues condiciones climatológicas que se registran en esos momentos eran totalmente desfavorables: 34ºC de temperatura, con rachas viento de hasta 48 km/h y una humedad relativa del 25%. Se preveía que se mantuvieran así hasta bien entrada la noche.

El panorama de esa noche fue dantesco. Hasta desde las zonas altas de Guadalajara se podía ver perfectamente los resplandores del fuego dibujando en el horizonte sus crestas encendidas en la Sierra Norte.

Con esa imagen en la retina es imposible dormir, y vuelven para quien escribe, aquellas otras pesadillas del incendio del Ducado, que es su tierra y que la vio arder de cerca hace nueve años, con la imagen de retenes y llamas. Es el mismo sentimiento de rabia y desolación. Sabe que algunos de los que se enfrentaron aquel otro infierno, vuelven a estar hoy ante las llamas, y ruega porque todos vuelvan a casa.

INcendio de Bustares en la noche del viernes. (Foto Ceis Guadalajara)
Pie de foto: Icendio de Bustares en la noche del viernes. (Foto Ceis Guadalajara)

El paisaje calcinado y el paisanaje angustiado

Según amanece en la jornada del sábado, 19 de julio, Guadaqué pone de nuevo rumbo a la zona del incendio. Desde Humanes ya vislumbramos las columnas de humo del incendio de Aleas y el viento no presagia nada bueno. Paramos en Cogolludo a desayunar y allí nos juntamos con varios retenes que nos confirman que la noche ha sido dura y que ambos fuegos siguen muy fuertes. Según tratamos de hablar con el alcalde de Cogolludo, Jaime Frías, éste recibe la llamada de que Semillas y Zarzuela de Jadraque están en prealerta de evacuación y que prepare alojamiento por si es necesario. Nos comenta que si llegan vecinos evacuados los alojará en el Palacio Ducal, que es la mejor zona disponible. Al final no hizo falta.

Nos acercamos a recabar novedades al Puesto de Mando Avanzado en Arbancón. De nuevo comparece la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano que ya habla de 1.500 hectáreas de superficie perimetrada en el incendio de Aleas, y de 1.000 hectáreas en el de Bustares. Hay un dispositivo de 472 personas, 82 medios terrestres y 17 aéreos y ambos Incendios siguen en Nivel 2. Ha bajado algo la virulencia del fuego, pero las columnas de humo siguen dando pavor.

Desde Arbancón, vamos a la orilla del embalse del Alcorlo, donde están haciendo su toma de agua tanto los aviones como los helicópteros. El espectáculo es impresionante, con hasta nueve medios cargando al mismo tiempo y una rueda que no cesa de carga y descarga. Justo al borde del Alcorlo se ven algunos focos del incendio de Aleas que ya ha llegado hasta aquí, pero girando algo más la vista hacia la derecha que es el norte, se ven las columnas de humo hacia Prádena. Da la sensación, y es terrorífico, que ambos incendios van a llegar a juntarse.

Hidroaviones cargando en el embalse del Alcorlo el sábado, 19 de julio. (Foto Guadaqué)
Pie de foto: Hidroaviones cargando en el embalse del Alcorlo el sábado, 19 de julio. (Foto Guadaqué)

Llegamos a Hiendelaencina. Los vecinos y los voluntarios de Cruz Roja están afanados en montar un comedor en el centro polivalente, para dar atender a los 45 desalojados de Gascueña de Bornova que aún están acogidos en el pueblo, donde han pasado noche. Mientras, otros muchos turistas son ajenos a la situación. Disfrutan del vermú en la plaza del pueblo, sin levantar siquiera la vista cuando un hidroavión pasa rasante por encima de sus cabezas cada cinco minutos.

Antes de que los vecinos de Gascueña se sienten a disfrutar de la paella que les ha preparado el Restaurante Saboy , Tomasa, que es la más anciana del grupo, con 93 años o 96 años (nos dice varias edades y ninguna), nos relata, más con gestos que con palabras, el miedo de la tarde anterior. “Yo no temía por mí, pero si por una vecina ya en angustia de muerte y por otro impedido, a los que se los tuvieron que llevar en ambulancia”, cuenta.

Para la media docena de chavales del grupo, el desalojo es toda una aventura, y hasta un juego compartido con nuevos amigos de Las Minas. Si embrago los mayores están preocupados y no dejan de preguntar cuándo les van a dejar regresar a sus casas, o por dónde va el fuego. Algunos critican que su alcalde, el de Gascueña, Miguel Somolinos, se haya marchado, y todos elogian el trato recibido por los vecinos de Hiendelaencina con su alcalde a la cabeza, Mariano Escribano, y a los voluntarios de Cruz Roja.

Como la carretera de Hiendelaencina a Bustares sigue cortada, nos dirigimos hacia Atienza, con el fin de comprobar cómo va el incendio de Bustares por la cara norte, que es la que más preocupa ahora, con el fuego metido en el valle del Pelagallinas, una zona con el valor medio ambiental más alto de toda la Sierra Norte, declarada Reserva Fluvial en 2003.

Nada más rebasar Atienza, por la carretera CM-110 hacia Condemios, ya se vislumbra un foco muy activo con una gran columna de humo que sale del valle de Prádena y vemos a los aviones descargando sobre ella. Sabemos, porque hemos pisado el terreno muchos otoños buscando setas, que es una zona de difícil acceso y con varios barrancos, pero nos tranquiliza algo ver que el fuego está confinado en este valle y no avanza por las crestas hacia Condemios, como nos temíamos. Sin embargo hace un viento del demonio, que hasta zarandea el coche en la carretera, y esto sigue preocupando y mucho.

Nos acercamos hasta Condemios por ver si nos los vecinos nos confirman que ya se puede ir desde allí hasta Veguillas, pero en el bar del pueblo, varios grupos echan la partida de cartas y parecen haber olvidado el incendio. Ninguno sabe decirnos si la carretera está ya abierta, y alguno hasta confiesa que ni sabía que la habían cortado. Otro nos apunta que un grupo se ha ido a ver cómo estaba el fuego, y dice que lo mejor será que esperemos.

A través de internet con el móvil, recibimos la buena noticia de que todos los vecinos desalojados, salvo los de Prádena, van a volver a sus casas y decidimos llegar hasta Bustares, ya que se puede pasar. También nos enteramos por el móvil que la presidenta de Castilla-La Mancha está en esos momentos (17:30 horas) en el Puesto de Mando Avanzado, que ahora se ha trasladado hasta la carretera de Veguillas, pero no había ninguna convocatoria de prensa para esto en el buzón.

Vecinos de Gascueña deslajados y acogidos en Hiendelaencina. (Foto: Guadaqué)
Pie de foto: Vecinos de Gascueña desalojados y acogidos en Hiendelaencina. (Foto: Guadaqué)

Por los cortes de audio enviados, después sabemos que Cospedal hace recuento de los medios trabajando 17 medios aéreos y 82 terrestres con 470 personas, y recuento de zonas perimetradas de 1.100 hectáreas para el incendio de Aleas y 1.000 para el de Bustares, un total de 2.100 hectáreas. La presidenta agradece además “la profesionalidad y dedicación absoluta” de todos los servicios de extinción de los incendios de Guadalajara.

Llegamos a Bustares tras estas noticias y lo que vemos es casi un paisaje lunar, que encoge el alma. El emblemático pico del Alto Rey, con sus 1.858 metros, tan alegre en su romería a principios de septiembre, a la que acuden todos los pueblos de la zona, ahora está casi totalmente calcinado y con alguna columnilla humeante hacia la cuesta de la ermita. Tan solo se mantiene verde un puñado de carrascas en la ladera. Dan ganas de llorar.

Nos indica un vecino de Bustares dónde se originó el fuego y llegamos hasta un colmenar que apenas si ha sido tocado por las llamas en un claro del prado, bastante cercano al pueblo, donde la huella del quemado revela como enfilaron las llamas en punta de flecha, saltaron la carretera y llegó al Alto Rey de forma rápida, dejando aquí y allá algunas zonas sin tocar. Otro colmenar al paso del fuego, sí fue completamente arrasado por las llamas.

Pico del Alto Rey con la ladera todavía humeante en la mañana del sábado. (Foto Guadaqué).
Pie de foto: Pico del Alto Rey con la ladera todavía humeante en la mañana del sábado. (Foto Guadaqué).

Desde Bustares pretendemos ir a Gascueña y Prádena, pero la Guardia Civil mantiene cortado el paso, aunque en la carretera nos tropezamos con la presidenta de Diputación, y medios de protección Civil que se dirigen allí a preparar los realojos. Regresamos pues a Hiendelaencina, y de vuelta a Cogolludo para enfilar hacia Guadalajara, mientras que la sierra se va cubriendo de nubarrones esperanzadores y comienza a refrescar.

Al pasar por Fuencemillán, a unos cinco kilómetros de Cogolludo, los coches se agolpan en la carretera, pues este pueblo está más pendiente de sus fiestas que del incendio y va a comenzar el encierro por las calles. Luego nos enteramos que se les escapó el toro y que arremetió contra tres vehículos. Por poco no nos pilla a nosotros.

Ya en Guadalajara nos enteramos de que en la Sierra ha comenzado a llover, primero de manera intermitente y hacia la media noche con buen manto de agua durante casi dos horas. Los vecinos de Prádena, que estaban en Atienza también regresan a sus casas. Dos estupendas noticias con las que conciliamos el sueño.

Primer balance de daños


Aunque el domingo 20 de julio continúan activos los dos incendios, y se mantiene el nivel 2 de emergencia, la bajada de las temperaturas, del viento y la lluvia de la noche, hacen prever una evolución más favorable, pero todavía 45 medios terrestres y seis aéreos, con 400 personas, trabajan entre ambas zonas.

Comenzamos a dibujar el mapa de la zona afectada con los datos que hemos obtenido sobre el terreno y empezamos a contactar con vecinos y expertos para evaluar daños.

Nando Ruiz, el resinero que era protagonista de nuestro reportaje sobre la recuperación del oficio de resinero hace un año, nos confirma que las llamas llegaron a entrar en el pinar de Jócar, y que ha perdido 300 pinos de los 3.000 que trabaja este año, ahora de manera compartida con otro resinero, pues él ha vuelto a la fábrica, ya que el monte no da para mucho. “Afortunadamente cambió el viento y solo cogió a los primeros pinos, aunque eran los que ya estaban del todo trabajados y se me han quemado los potes y la resina, habré perdido unos 1.500 euros”, dice resignado, sabiendo que pudo ser aún peor.

Nando, que es resinero, en laparte quemada de su pinar, donde ha perdido 300 pinos ya trabajados. (Foto:Luz Montavez)
Pie de foto: Nando, que es resinero, en la parte quemada del pinar de Jócar, donde ha perdido 300 pinos ya trabajados. (Foto:Luz Montavez)

Alberto, un vecino de Prádena, nos cuenta que sus colmenas se han salvado del fuego. Sin embargo su tío Juan, que es el ganadero de vacas de Gascueña, da por perdidas también varias reses, “aunque puede que solo estén extraviadas”. Los dos rebaños de cabras de Prádena si están bien, y aunque se han quemado pastos, aún quedan otros muchos. ¡Qué importantes son las cabras y las ovejas para limpiar el monte y qué pocas quedan!.

Tanto en Gascueña como en Prádena, como la luz faltó desde el mediodía del viernes hasta la noche del sábado, los vecinos han perdido mucha de la comida almacenada en neveras y congeladores, y peor para los del bar, porque en estas zonas tan alejadas del comercio, se suele hacer buen acopio.

Con Marco, un biólogo muy conocedor de la zona, hablamos sobre los valores ambientales afectados y nos apunta que la parte más preciada de Reserva Natural del Pelagallinas parece que no está tocada. El fuego en el valle de Prádena se detuvo en el alto de la Cueva del Oso, un enclave que de haber sido rebasado por las llamas hubiera prendido todo este singular hábitat. Marco sigue intranquilo porque el fuego pueda avanzar en la reserva en cualquier momento.

Marco recuerda que en esta época del año es el vuelo de la mariposa Apolo, Parnassius apollo, que cuenta en la Reserva del Pelagallinas con la población más oriental de la península, y habrá que esperar para conocer cómo ha afectado el fuego a esta especie singular.

En la zona de Aleas también están afectados algunos robledales y enebrales singulares.

Llueven las críticas por los recortes y la gestión

El lunes, 21 de julio, cuando se cumple la quinta jornada para el incendio de Aleas y cuarta para el de Bustares, comienzan a llover las críticas sobre la gestión de estos incendios.

Primero son los sindicatos, tanto CCOO como UGT, quienes aseguran que los recortes agravan las consecuencias de los incendios. Después los partidos políticos, PSOE, IU, Podemos y PCAS quienes inciden en lo mismo y también las asociaciones rurales como Sierra Norte o las profesionales, como la de Agentes Medio Ambientales. Todas tienen en común que piden la dimisión de la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, que quieren que comparezca en las Cortes para dar explicaciones. Algunos también piden la dimisión de Cospedal.

Uno de los retenes que actuaron en Bustares. Foto: Óscar de Marcos
Pie de foto: Uno de los retenes que actuaron en Bustares. (Foto: Óscar de Marcos)

Un ardua tarea bucear en cifras, que a veces no son comparables, y poner en claro la magnitud de los recortes o avalar con estadísticas la influencia de éstos en el resultado de los incendios.

Ateniéndonos a la información de la Administración regional, en 2011, campaña de incendios puente entre el Gobierno de Barreda y el de Cospedal, el Plan INFOCAM contaba con 118 millones de euros, 3.000 personas y contratos de 12 meses para los retenes.

El Plan INFOCAM 2014 cuenta con 2.563 personas, un presupuesto de 61,6 millones de euros (con 5,7 millones de euros más que en 2012) y contratos de 9 meses para los retenes. Son casi 500 efectivos menos (unos 100 por provincia) y la mitad de presupuesto que hace tres años.

Los sindicatos rebajan estas cifras y aseguran que el presupuesto para la lucha contra incendios en 2014 es de 47 millones de euros y que la reducción de plantilla es casi de 600 personas.

El dispositivo en Guadalajara, según las cifras que ofrecía el Delegado de la Junta, José Luis Condado, cuando en junio presentaba la campaña era de 320 especialistas forestales y vigilantes, 6 encargados, 90 agentes medioambientales y 22 Ingenieros de Montes e Ingenieros Técnicos Forestales.

Hemos tratado de cotejar estos datos con dos representantes sindicales en la provincia, uno de UGT y otro de CCOO, cuyos nombres prefieren que estén en el anonimato, y ambos coinciden en que es difícil echar cuentas, porque ha cambiado la distribución de medios y hasta las jornadas laborales. Así por ejemplo los jefes de retén se incorporan a las 14:00 horas, y hay patrullas que antes tenían 9 miembros y ahora solo tres. Hasta algún helicóptero ha cambiado de ubicación. Además habría que valorar el sistema actual de sustitución de bajas.

De manera genérica aseguran que hay menos medios para el primer ataque, que es cuando se sujeta un incendio para que no se convierta en un gran incendio, porque hay menos patrullas móviles y más reducidas, que se hacen jornadas maratonianas en momentos de emergencia,  se incumplen medidas de seguridad y que se ningunea las funciones como policía medioambiental de los agentes medio ambientales.

Todo esto se plantea además con un panorama de regulación de empleo sin resolver para el personal de GEACAM, que tras tres años de trasiego judicial, porque CCOO se descolgó del acuerdo, da la razón a la Junta que planteaba en 2012 que durante 4 años, la plantilla de trabajadores pasaría a fijos discontinuos, con 9 meses de trabajo, y que en 2016 toda la plantilla volvería a su situación de fijos. Planteaba ese ERE además prejubilaciones incentivadas.

Ahora hay que empezar a aplicar ese ERE pero todo es un galimatías laboral, porque algunos tienen que devolver las indemnizaciones que cobraron y otros elegir entre la novación de contrato que firmaron o las nuevas propuestas.

De hecho Izquierda Unida denunciaba como “inmoral” el hecho de que en mitad de la extinción de los incendios de Guadalajara algunos trabajadores estaban recibiendo las cartas en las que se les comunicaba que serían despedidos en septiembre.

¿Se quema más el monte por los recortes?


En este panorama, algunos argumentan que se quema más superficie forestal por los recortes, pero las estadísticas no avalan por sí solas esta aseveración.  Sí es cierto que en los últimos tres años, en la provincia de Guadalajara la superficie forestal quemada ha aumentado: 2.849 hectáreas en 2012, 1.542 en 2013 y 3.000 ya en 2014 con estos dos grandes incendios de Aleas y Bustares, frente a solo 105 hectáreas en 2011, o 55 en 2010.

Sin embargo, basta ampliar la mirada sobre las estadísticas de la última década y a todo el panorama regional, para ver por ejemplo como en 2009, en el que el presupuesto contra incendios era de 112 millones de euros, con efectivos de 3.041 personas y donde los retenes ya trabajan 11 meses se quemaron 8.210 hectáreas forestales en Castilla-La Mancha, solo que ese año para Guadalajara fue bastante bueno, con 326 hectáreas forestales quemadas.

La situación climatológica, el lugar dónde se produce el incendio, el tipo de terreno, el tipo y estado de la masa forestal... todo influye para que un incendio se convierta en un gran incendio forestal, que es aquel que supera las 500 hectáreas quemadas, más allá de los medios de extinción.

En un ámbito más técnico el porcentaje de conatos, sobre el total de siniestros, se considera que indica la efectividad de los medios de extinción, al no dejar crecer los siniestros más allá de una hectárea, que es cuando ya se considera incendio. Y así lo evalúan los expertos.

Según los datos del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, la media del decenio 2001- 2010 del porcentaje de conatos sobre el total de siniestros se sitúa para todo el territorio nacional en un 64,2 %, con un máximo alcanzado en el año 2007, con un 68,7 %.

Castilla-La Mancha se situaba por encima de esa media en ese decenio, y en los últimos dos años ha mejorado con un 72,08% en 2013 y un 72,13% en 2012, donde sin embargo el balance de hectáreas quemadas, 10.560, fue muy negativo.

En Guadalajara esa efectividad queda en un 73,8% en 2013, o lo que es lo mismo, que siete de cada diez fuegos se quedan en conato, con menos de 1 hectárea quemada. Es mejor porcentaje que en 2012 y peor que en 2011, pero en cualquier caso por encima de la media regional y nacional, que en 2013 fue del 65%.

Dejando el mareo de números aparte, la lógica impera para decir que más y mejores medios para la extinción de incendios es lo deseable, y recordar que detrás de las cifras hay personas a las que agradecer su profesionalidad y que se juegan la vida. Procurar las mejores condiciones laborales y de seguridad para ellos es obligado.


2005   Plan Infocam 62,5 millones € . 2700 personas. 6 meses contratos retenes   


  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos sobre siniestros Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 121 41 162 74,69 138 26 164
Ciudad Real 87 102 189 46,03 3166 216 3382
Cuenca 212 61 273 77,66 899 166 1065
Guadalajara 167 74 241 69,29 13726 427 14153
Toledo 110 153 263 41,83 4778 649 5427
Castilla-La Mancha 697 430 1127 61,85 22.708 1.485 24.193

2006   Plan Infocam 70 millones € . 2891 personas. 9 meses contratos retenes   
     
  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos sobre siniestros Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 64 12 76 84,21 79 37 116
Ciudad Real 75 52 127 59,06 1779 659 2438
Cuenca 132 19 151 87,42 178 265 443
Guadalajara 132 30 162 81,48 144 189 333
Toledo 98 88 186 52,69 2437 1169 3606
Castilla-La Mancha 501 201 702 71,37 4.618 2319 6937

2007   Plan Infocam 82 millones € . 3092 personas. 9 meses contratos retenes 
      
  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos sobre siniestros Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 56 7 63 88,89 14 1 15
Ciudad Real 56 53 109 51,38 1.054 371 1425
Cuenca 114 32 146 78,08 175 405 580
Guadalajara 145 50 195 74,36 237 161 398
Toledo 106 70 176 60,23 542 130 672
Castilla-La Mancha 477 212 689 69,23 2.026 1069 3095

2008   Plan Infocam 97 millones € . 3073 personas. 10 meses contratos retenes 
     
  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos
sobre siniestros
Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 64 8 72 88,89 32 60 92
Ciudad Real 43 50 93 46,24 1.074 299 1373
Cuenca 122 27 149 81,88 159 99 258
Guadalajara 172 43 215 80,00 140 115 255
Toledo 109 66 175 62,29 570 286 856
Castilla-La Mancha 510 194 704 72,44 1.975 858 2833

2009   Plan Infocam 112 millones € . 3041 personas. 11 meses contratos retenes
     
  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos  siniestros Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 102 16 118 86,44 1580 1580 3160
Ciudad Real 51 43 94 54,26 821 210 1031
Cuenca 173 41 214 80,84 4586 571 5157
Guadalajara 179 43 222 80,63 326 158 484
Toledo 148 87 235 62,98 897 313 1210
Castilla-La Mancha 653 230 883 73,95 8.210 1323 9533

2010   Plan Infocam 118 millones € . 3000 personas. 12 meses contratos retenes
      
  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos
sobre   siniestros
Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 73 6 79 92,41 25 16 41
Ciudad Real 44 27 71 61,97 122 36 158
Cuenca 91 5 96 94,79 22 20 42
Guadalajara 81 10 91 89,01 55 198 253
Toledo 77 50 127 60,63 384 143 527
Castilla-La Mancha 366 98 464 78,88 607 413 1020

2011   Plan Infocam 118 millones € . 3000 personas. 12 meses contratos retenes
      
  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos  siniestros Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 65 24 89 73,03 166 137 303
Ciudad Real 69 30 99 69,70 230 208 438
Cuenca 122 26 148 82,43 425 132 557
Guadalajara 121 25 146 82,88 105 89 194
Toledo 151 112 263 57,41 1254 907 2161
Castilla-La Mancha 528 217 745 70,87 2.181 1473 3654

2012   Plan Infocam 57 millones € . 2500 personas. 9 meses contratos retenes

       
  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos sobre siniestros Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 99 17 116 85,34 5979 347 6326
Ciudad Real 114 60 174 65,52 642 199 841
Cuenca 246 57 303 81,19 752 165 917
Guadalajara 197 78 275 71,64 2849 141 2990
Toledo 162 104 266 60,90 1340 391 1731
Castilla-La Mancha 818 316 1134 72,13 10.560 1242 11802

2013   Plan Infocam 55,9 millones € . 2631 personas. 9 meses contratos retenes
      
  Conato -1ha Incendio + 1ha Total Siniestros %  conatos
sobre siniestros
Superficie Forestal Superficie no forestal Total superficie
Albacete 107 15 122 87,70 29 143 172
Ciudad Real 88 55 143 61,54 515 145 660
Cuenca 123 23 146 84,25 98 69 167
Guadalajara 96 34 130 73,85 1542 69 1611
Toledo 141 88 229 61,57 1305 890 2195
Castilla-La Mancha 555 215 770 72,08 3.489 1326 4815

Elaboración Guadaqué
Fuentes: Datos incendios MAGRAMA. Datos Plan Infocam JCCM


Otras reflexiones

Más allá de los medios hay otras reflexiones. En Castilla-La Mancha las negligencias siguen siendo la principal causa del origen de los incendios forestales, a pesar de haber mejorado el aspecto con el riesgo de barbacoas y otras normativas para el monte.

Tampoco se trata de criminalizar a los agricultores porque la mayor parte de los grandes incendios hayan tenido que ver en los últimos años con cosechadoras, cuando al mismo tiempo advertimos que el abandono del mundo rural, el despoblamiento y la desaparición de ganadería, convierten nuestros bosques en mechas.

Se les puede pedir a los agricultores, y hasta exigir, que levanten más las cuchillas de las cosechadoras, que jubilen las máquinas antiguas y que lleven extintores. Hasta que dejen de sembrar pequeñas zonas de seguridad, o que cosechen con una vertedera a mano por si hay que hacer cortafuegos, pero no vayamos a despoblar aún más nuestros pueblos.

Al margen de estar más o menos quemados, habrá que sentarse un día a reflexionar qué hacemos con nuestro campo y si nos importa de verdad el medio ambiente y no acordarnos sólo de Santa Bárbara cuando truena.

Mientras tanto, seguimos pendientes de los incendios. El de Aleas fue controlado el martes pero no quedó definitivamente extinguido hasta el pasado jueves, 24 julio, a las 19:45, después de ocho días activo. El de Bustares todavía no está extinguido, aunque se declaró ya como controlado el 24 de julio a las 13 horas. Aquí el material forestal descompuesto a modo de turba, sigue humeando desde el subsuelo.

La Consejería de Agricultura ha avanzado hoy que la superficie quemada, según una primera estimación oficial provisional, ha ascendido a 2.963,20 hectáreas, en el incendio de Aleas,donde ha sido  Monasterio el término más afectado, con 623,12 hectáreas quemadas.

En el incendio de Bustares la superficie quemada ha alcanzado las 1.227,68 hectáreas, con el término municipal de Gascueña de Bornova como el más afectado, con 417,85 hectáreas.

Queda mucho verano por delante y nuestra tierra sigue siendo un polvorín con 700.000 hectáreas de monte y 500.000 de masa forestal. Ante los peores augurios, también caben los mejores deseos.

Visto 6218 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.