Guadalajara: ¿Aparcar o dejar el coche en casa?

Guadalajara: ¿Aparcar o dejar el coche en casa?

Guadalajara tiene 36.000 plazas en superficie y 3.600 subterráneas, unas 40.000 en total. Hay aproximadamente 60.000 vehículos que circulan por la ciudad

El tráfico y lo difícil que es aparcar en Guadalajara, sobre todo, en el centro histórico, es una de las conversaciones que ocupan más discusiones de bar o comida entre amigos. Que el tráfico en la ciudad ha aumentado y que hay más vehículos es una realidad. La pregunta es: ¿Hay suficientes plazas de aparcamiento? Para hacernos una idea, hay unos 60.000 vehículos en la ciudad y unas 40.000 plazas de aparcamiento en total.


Según los datos proporcionados por el Ayuntamiento arriacense, existen 36.000 plazas de aparcamiento en superficie, de las que 1.159 pertenecen a las zonas azul y roja y otras 128 a la novedosa zona verde que entra en funcionamiento mañana y que se dirige a los aparcamientos de larga duración. De todas las plazas de aparcamiento, existen más de 250 para discapacitados distribuidos por toda la ciudad.

Además de estos aparcamientos en superficie, se suman otras 3.643 plazas distribuidas en 15 aparcamientos subterráneos, todos públicos, salvo uno que tiene 1.000 plazas y es privado. En total, son 4.930 plazas (en superficie y bajo ella) que de una forma u otra requieren previo pago por ocuparlas. Del total de plazas en Guadalajara, el 13,7% de ellas es de pago.

Zonas azul y roja

El aparcamiento de pago en superficie aparecía por primera vez en Guadalajara en 1996, cuando se crearon 400 plazas, de las cuales 100 eran de zona roja –que se dirigen a los residentes en el área- y las otras 300 eran de zona azul, de las denominadas de rotación –para ser usadas un mínimo de 23 minutos y un máximo de dos horas-.

La zona roja requiere para poder usarla tener la Tarjetas de Residentes para estacionamiento de vehículos. El Ayuntamiento de Guadalajara cobra una tasa en la renovación de estas Tarjetas de 40 € al año, lo que supone alrededor de 3,3 € al mes.

Mientras que, para aparcar en la zona azul, hay que ajustarse a los precios de la “ORA”, que son: 0,20 céntimos por 23 minutos (no hay una fracción de tiempo menor); si se aparca media hora hay que abonar 25 céntimos, por una hora hay que pagar 50 céntimos, por hora y media 90 céntimos y por dos horas 1,25 euros, que es el máximo.

Con el paso de los años, se ampliaron esas primeras 400 plazas de pago, que se situaban en cuatro zonas: el entorno del Palacio de Diputación, la zona de El Carmen, La Concordia y los alrededores de la plaza de Dávalos.

Así, en 2005, se ampliaron hasta las 1.300 plazas de pago, de las que 390 eran de zona roja y 910 de zona azul. A las cuatro áreas originales, se sumó la Llanilla y la calle del Amparo, constituyendo la quinta zona de aparcamiento de pago.

Sin embargo, con las distintas obras de mejora de las vías urbanas, se han reducido las plazas en general y las plazas de pago en particular, que en 2014, son1.159 entre azul y roja, de las que 800 están pintadas azules y las otras 359, rojas. Además, se han creado nuevas plazas de pago en la sexta área, la del llamado Eje Cultural. Y se ha creado la nueva zona verde con 128 plazas en la plaza de la concatedral y detrás del Palacio del Infantado.

Todos estos cambios han sido objeto de debate en el pleno del Ayuntamiento. Desde que el actual equipo de Gobierno comenzó las reformas de las calles del Casco Histórico, las críticas sobre la reducción de plazas por parte de la oposición han sido numerosas, ya que, la percepción de los conductores es que cada vez tenían menos lugares donde dejar su vehículo.

Sin embargo, el equipo de Gobierno aseguraba en mayo de 2010 que, desde que gobernaba, es decir, desde 2007, se habían creado 1.500 plazas más de aparcamiento. Cifra a la que se llega sumando las plazas en los aparcamientos subterráneos que se crearon en esa época y algunas de superficie, como las de Aguas Vivas.

Zona de aparcamiento regulado en superficie en Guadalajara.

Aparcamientos subterráneos

Y es que, en los últimos años, se ha aumentado considerablemente el número de aparcamientos bajo tierra que hay en Guadalajara. En total, hay 15 aparcamientos subterráneos. El más antiguo, es el de la plaza de Santo Domingo, que cumple ya 21 años (lo construyó en 1993 Estacionamientos Alcarreños) y cuenta con 306 plazas de uso público, de las que 105 son para residentes (se adquirieron comprando acciones) y 201 rotacionales.

Dos años después, se abría el aparcamiento de la calle Virgen de la Soledad que construyó UTRIR y que cuenta con 101 plazas, con concesión por 75 años y un precio de 11.828 euros. Muy cerca, en La Llanilla, se abría el tercero que construyó el Grupo Europa en 1998, cuenta con 185 plazas que se concedieron por 75 años y cuyo precio es de 11.000 euros por plaza.

Pasaron varios años sin que se abriera ningún aparcamiento subterráneo más, ya que, el aparcamiento de Adoratrices (C/ El Casar y C/ Tendilla) no se abría hasta 2003 con 70 plazas construidas por Grupo Europa, que fueron concedidas a 75 años por un precio de 9.000 euros, siendo las más baratas junto al aparcamiento de la Avenida del Ejército que construyó Aparcamientos Guadalajara en 2008 con 161 plazas concedidas por 75 años.

El más pequeño de todos es el aparcamiento de la calle Juan Diges Antón (enfrente del colegio de Las Anas) que se abría en 2004. Lo construyó Gómez Arnau y cuenta con 64 plazas que se concedieron a 75 años por un precio de 14.500 euros. Y aunque de todos los abiertos hasta ese momento era el más caro, el precio lo superó en 2007 el aparcamiento de la Plaza José de Creft (cerca de la cárcel) que construyó Hercesa con 383 plazas y un precio de 16.000 euros con concesiones de 75 años. Es el más caro de la ciudad.

Muy de cerca le sigue el aparcamiento de la calle Mayor, con un precio de 14.000 euros con una concesión por 50 años. Éste, que construyó Gestesa, se abrió en 2011 con 201 plazas. Y de los más caros al gratuito. El aparcamiento público más grande de la ciudad es además gratis, el de la Calle Ferial (en el parque de Adoratrices) que construyó el Ayuntamiento (adjudicando la obra a URBASER) y se crearon 424 plazas. El objetivo era poner 209 enajenadas y 214 de rotación, pero de momento, no se ha vendido ninguna y se puede aparcar sin pagar desde 2010.

Desde 2007 a 2010, se abrían la mayoría de los aparcamientos bajo tierra. En 2007, el de General Moscardó con 202 plazas a 12.000 euros por 75 años, construido por Aparcamientos Guadalajara. En 2008, el de la Plaza de Manantiales, con 182 plazas a 12.000 euros por 75 años, construido por Aparcamientos Guadalajara.

En 2009, abrían los dos aparcamientos de la plaza del Carmen. El construido por Grupo Lábaro con 113 plazas por 13.000 euros y el construido por Lorenzo Promociones con 139 plazas de 13.000 euros por 75 años.

Lorenzo Promociones también construía el de las Carmelitas con 112 plazas de 13.500 euros por 75 años. Se abría en 2010. El último en abrir sus plazas al público fue el de la Calle Layna Serrano (en Salesianos) que construyó Cuadrado Duque para uso privado con 1.000 plazas. En total, 3.643 plazas en aparcamientos subterráneos.

La buena noticia para quienes tengan una de estas preciadas plazas en concesión temporal durante 75 años, es que podrán adquirir su titularidad puesto que así lo aprobó el Pleno del Ayuntamiento el 4 de marzo de 2011.

¿Son suficientes?

En total, son casi 40.000 las plazas de aparcamiento que hay en la ciudad, entre todas las modalidades, aunque también son muchos los vehículos. Cuando en octubre de 2010 el Ayuntamiento encargó el estudio de movilidad, se calculaba que había 3 vehículos por vivienda, que son muchos vehículos.

La prueba de que la cifra es bastante correcta es que, en Aguas Vivas, un barrio de muy reciente creación donde se calcula que hay unos 18.000 residentes, tuvieron que crear 650 plazas de aparcamiento en junio de 2010. Además, en el bulevar de Entrepeñas se ampliaron 200 plazas más en enero de 2011.

Y el número de vehículos sigue creciendo. Según datos de la Dirección General de Tráfico, DGT, en la provincia de Guadalajara, en 2012, había 176.240 vehículos, lo que da un número de 707 vehículos por cada 1.000 habitantes. Teniendo en cuenta que en la capital viven unas 85.000 personas, nos da una cifra aproximada de 60.095 vehículos.

Como hay unos 36.000 aparcamientos en superficie y otros 3.600 bajo ella, está claro que no todo el mundo puede salir de su casa a la vez con su vehículo. Si alguien está pensando que es una barbaridad que haya tantos coches, consuélese pensando que Guadalajara ocupa el número 21 entre todas las provincias de España por número de vehículos matriculados.

Y dentro de la región, es la tercera provincia con más vehículos, tras Cuenca (777 vehículos por cada 1.000 habitantes) y Toledo (743 vehículos por cada 1.000 habitantes). En Castilla-La Mancha había 1.449.500 vehículos en 2012, es decir, 707 vehículos por cada 1.000 habitantes, la misma media que nuestra provincia casualmente.

Ante la pregunta de si harían falta más aparcamientos o, por el contrario, fomentar el uso del transporte público, la polémica queda abierta y hay muchas opiniones, ¿cuál es la suya?.

Visto 7949 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.