La biblioteca que enamora

La biblioteca que enamora

Si hay en Guadalajara un punto de encuentro, un rincón cercano, un lugar donde los alcarreños nos sentimos a gusto es, probablemente, la Biblioteca pública del Estado. Esa que todos conocemos como "la de Dávalos" en alusión al palacio que la alberga.

¿Quién no ha cruzado su inmenso portón? ¿Quién no ha paseado por sus pasillos de estanterías recorriendo con la mirada los lomos de sus libros, en busca de un título concreto o de ninguno en particular? ¿Quién no ha encontrado entre sus muros el silencio necesario para estudiar unas oposiciones o un examen de la PAU? Si no has escuchado las melodías que los usuarios (unos más virtuosos que otros) arrancan del piano de su patio central, si no has acudido a sus actos culturales, a sus talleres o sus clubes, si no has llegado a casa cargado de libros, música o cine... te estás perdiendo uno de los lugares con más alma de la ciudad.

La Biblioteca de Guadalajara tiene 175 años de historia a sus espaldas, a lo largo de las cuales ha ocupado distintas sedes y etapas. Lleva casi doce años afincada en el Palacio de Dávalos, desde aquel verano de 2004 en el que muchos alcarreños hicieron una gran cadena humana para compartir la mudanza literaria y trasladar los últimos 1.001 libros desde el Palacio del Infantado, su anterior residencia.

Actualmente son más de 43.000 los socios de esta institución y, si comparamos el número de usuarios con los habitantes de la ciudad, 83.391 en 2015, las cifras hablan por sí solas. El palacio de Dávalos recibe diariamente en torno al millar de visitas de media, lo que evidencia que los usuarios no son solo números. "Hay en torno a veinte o veinticinco mil socios que son muy activos y luego otros que son más esporádicos", afirmaba Jorge Gómez el director actual de la biblioteca, mientras por detrás de su cabeza se asomaba un cuadro en el que figuran otros socios de la institución, los honoríficos, entre los que se encuentran figuras como Buero Vallejo.

IMG 9905
Jorge Gómez, actual director de la Biblioteca en uno de los actos de esta Semana del Libro.

Una gran variedad de servicios

Al igual que hay varios tipos de usuarios, la Biblioteca ofrece también distintos tipos de servicios. De un lado estarían aquellos que la mueven y dinamizan, la parte más visible y también la más vistosa, esa que renueva y actualiza la biblioteca, la que consigue que se acerque gente nueva y que tiene que ver con las actividades culturales, charlas, debates, conciertos, recitales o exposiciones. Sin embargo, esta parte solo constituye "la punta del iceberg", ya que la mayor parte de usuarios que frecuenta este lugar hace uso de otros servicios: el préstamo de libros y audiovisuales, el acceso a internet, la hemeroteca, la sala de estudio... En cuanto a las lecturas de los alcarreños, en el mostrador de préstamo aseguran que "salen libros de todos los tamaños, gamas, colores y formatos que te puedas imaginar. Hasta los más raros se prestan. Pero obviamente los que más movilidad tienen son las últimas novedades, se reclama lo nuevo y, si no lo tenemos, muchas veces nos lo piden para que lo traigamos".

Además, al ser la principal biblioteca de la provincia, "es la que se encarga de recoger y recopilar toda la información que se publica en relación a Guadalajara" lo que la convierte en una fuente de referencia para todos aquellos que están escribiendo o investigando en torno a nuestra provincia. A toda esta documentación se puede acceder desde el Fondo Local de la biblioteca, otro de los servicios que ésta nos ofrece, quizás de los más interesantes y desconocidos.

Otra actividad curiosa y plagada de misterios es la Noche Mágica que se celebra desde hace nueve años en la biblioteca de Guadalajara. Los niños van acompañados de un adulto, con su saco de dormir, al Palacio de Dávalos donde pasan una noche llena de aventuras y magia entre los libros. "No contamos nunca lo que pasa durante esa noche, no se sabe", afirma el director cómplice del secreto, "y solo se viene una vez en la vida" de forma que los niños que disfrutan de la experiencia la atesoran como una vivencia única, creando un vínculo especial con la biblioteca desde pequeños.

IMG 2244
En las Noches Mágicas de la Biblioteca, durmiendo entre los libros.

Los clubes de lectura: el "orgullo" de la biblioteca

Si de algo puede presumir la biblioteca de Guadalajara es de sus clubes de lectura que se han convertido en una especie de seña de identidad, no sólo porque fue la primera biblioteca en introducirlos en España sino porque, además, es la que cuenta con mayor número en la actualidad, con treinta y ocho clubes en total. "Cualquiera puede venir a las pequetecas que empiezan con cero años, es decir, desde que tienen meses de edad. Los niños, mucho antes de leer, ya empiezan a acercarse al mundo del libro y de la lectura, en este caso con las familias, claro. Luego pueden seguir por los clubes infantiles y juveniles de la biblioteca hasta ser un lector adulto y pasar a los clubes para adultos con la idea de que haya una continuidad, que el usuario siempre pueda encontrar su hueco".

El director de la biblioteca considera que los clubes de lectura son "un orgullo" para Dávalos, ya que son casi ochocientas las personas que, de forma semanal o quincenal, se reúnen en torno a ellos y a los talleres de la biblioteca, como el de poesía, el de escritura creativa...etc. Todos estos grupos "no solamente son receptores de servicios de la biblioteca sino que son generadores de cultura" ya que con su actividad dinamizan la oferta cultural a través de propuestas e iniciativas propias, como el ciclo de cine francés promovido por el club de lectura en dicha lengua, los recitales del club de poesía o las sesiones abiertas del club de debate "que refuerzan esa idea de la biblioteca como un foro ciudadano, un lugar neutro donde la gente puede expresarse, compartir ideas, discutir, disentir...un espacio democrático que es muy bonito y muy importante", recalca Gómez. El director destacaba, además, la calidad del trabajo de los usuarios y de las actividades que se realizan en los grupos y talleres: "Se trata de generar cultura de base, que es una cultura cotidiana. La que no se ve en los grandes actos pero que, a fin de cuentas, es la que permite que la cultura esté presente en el día a día de la gente y la que luego permanece. Los grandes eventos terminan, se apagan las luces y la gente se va, pero estas otras cosas son las que tienen continuidad y permanencia".

"Siempre me ha llamado mucho la atención la cercanía de los usuarios con la biblioteca. Hay un enamoramiento, diría yo, absoluto con la biblioteca que creo que tiene que ver con el hecho que fue una de las primeras en abrirse a la gente. Antes las bibliotecas eran el sitio donde te echaban, te contestaban mal, casi te molestabas por ir... y aquí se vio la idea de una biblioteca mucho más europea, mucho más abierta, más cercana a otros modelos donde la cultura está ligada a lo social y a ser un lugar de encuentro. Eso ha generado una cercanía y una pasión por la biblioteca".

IMG 2323
Blanca Calvo, directora de la Biblioteca desde 1981 hasta 2013 e impulsora del Maratón de los Cuentos.


"Érase una vez muchas manos dispuestas..."

Esta apertura de puertas, este nuevo modelo más participativo e integrador que le dio el impulso definitivo entre la población y que hoy permanece y se ha sabido mantener a pesar del cambio de sede y dirección, fue su etapa en el Infantado, bajo la dirección de Blanca Calvo. Fue esta época también en la que se alumbró el Maratón de los Cuentos, un proyecto hoy día consolidado que se ha convertido en seña de identidad de la ciudad: un fin de semana mágico al año donde viajar en el tiempo y el espacio a través de infinitas historias en mil formatos y acentos, de la mano de grandes contadores, ya sean niños o adultos de los que se niegan a crecer sin cuentos. Un mes y medio escaso es lo que queda para que el Patio de los Leones se vista de gala y las letras de los cuentos inunden nuestra ciudad para celebrar el veinticinco aniversario de este gigante de la cultura alcarreña que crece cada año gracias a su inmensa capacidad para movilizar manos, cabezas y corazones voluntarios que lo impulsen.

Y es que, si el Maratón de los Cuentos no sería sin la biblioteca, la biblioteca tampoco sería sin sus voluntarios. "La biblioteca es una de las que más personas voluntarias moviliza" comentaba Jorge Gómez reconociendo que, aunque van y vienen, hay "seguramente más de cien personas voluntarias en la biblioteca" como los coordinadores de los clubes de lectura, del grupo de apoyo de deberes escolares, eventos puntuales... "Son muchas personas las que colaboran, muchas veces ni se conocen entre ellos, pero nosotros sí les conocemos y son fundamentales" señalaba el director de la biblioteca de Dávalos.

Ya hace un tiempo, el diario El País retrató a nuestra biblioteca como "la que resiste", destacando la labor y dedicación de los empleados y la respuesta e implicación de sus usuarios, sumando fuerzas para que la biblioteca siguiese funcionando antes el embiste de los recortes presupuestarios de los últimos años. Y es que, si solo se defiende lo que se quiere, está claro que los alcarreños siguen apreciando enormemente lo que la biblioteca les brinda.

4229132464 1761ce096c o
Para quienes no lo recuerden así estaba el Placio de Dávalos antes de convertirse en la Biblioteca.

Como en casa

Lo bonito de Dávalos es que los usuarios la sentimos nuestra, ni somos ajenos ni somos extraños, se nos ha transmitido que las personas son el motor de la biblioteca y pululamos libremente por sus plantas y pasillos, con la confianza del que se siente como en casa, saludando a trabajadores y usuarios, caras familiares para los que hacemos de ir a la biblioteca un hábito y una rutina que nunca agota. Tal es la cercanía y la naturalidad con la que muchos nos acercamos a la biblioteca que, la que escribe, más de una vez ha sacado, por inercia, las llaves de casa al llegar frente al portón de Dávalos. Y es que, es difícil hablar desde la distancia de la que para muchos ha sido, y es, nuestra segunda casa.

Hoy, Día del Libro, culmina una de las semanas más intensas en la biblioteca pública de Guadalajara, pero las actividades culturales no concluyen, las iniciativas y propuestas se renuevan continuamente y cada día, el palacio, se llena de socios que llegan por goteo, en un no parar, desde la apertura hasta el cierre. Y tú, si aún no te has acercado a descubrir lo que alberga en sus entrañas, no esperes a la campaña de "apadrina a un usuario" que el director del centro aventura que podrían hacer, acércate a conocerla. Seguro que encuentras un hueco para ti y que también te sientes bienvenido.

Visto 3163 veces