Molina, de comarca olvidada a tierra de "Juego de Tronos"

Molina, de comarca olvidada a tierra de "Juego de Tronos"

Muchos la conocen como La Otra Guadalajara o la Siberia española, una tierra que se ha ido despoblando en las últimas décadas pero también un lugar único, por su climatología extrema, sus parajes y sus gentes, lo que le ha valido para ser uno de los nuevos escenarios de "Juego de Tronos".


La comarca del Señorío de Molina registra muchos rincones desconocidos como la Sierra de Caldereros donde se ubica el castillo de Zafra, en el municipio de Campillo de Dueña, y cuya magnificencia y conservación ha atraído a los productores de la serie "Juego de Tronos".

Hace unos días, a las anunciadas localizaciones de Gerona y Peñíscola (Castellón), se han sumado el Parque Natural de las Bardenas Reales (Navarra), el Castillo de Santa Florentina (provincia de Barcelona), la Alcazaba de Almería y el Castillo de Zafra (provincia de Guadalajara).

"Lo vieron de casualidad en internet porque hay miles de fotos muy bonitas y dicen que les impactó. Luego cuando vinieron a verlo, que han venido varias veces, comentaron que, aparte del castillo que no les decepcionó nada, al revés, les pareció aún más bonito de lo que se veían en las fotos, les gustó mucho el entorno en plena Sierra de Caldereros", explica a Efe uno de los propietarios de este castillo, Daniel Sanz, quien señala que la zona, "sin construcciones y salvaje también les interesaba mucho".

Del siglo XII, el castillo de Zafra destaca tanto por la construcción en sí como por el emplazamiento, en una zona de escarpada orografía en el que destaca la torre del homenaje edificada sobre lo alto del farallón rocoso.

Además, destaca el buen estado de conservación o, mejor dicho, de rehabilitación iniciada hace 40 años por el abuelo de Daniel, quien, junto a sus dos hermanos, heredó hace siete años el castillo.

"Mi abuelo compró al Estado en 1972 un terreno con las ruinas del castillo y él dedicó toda su vida a restaurarlo", apunta Sanz, quien destaca el buen estado de la fortaleza tras los trabajos de rehabilitación realizados durante décadas.

"Ahora estamos haciendo labores de mantenimiento en las cubiertas, porque al ser un clima extremo, con mucho calor y frío en invierno, se deterioran mucho y luego además tenemos que hacer mantenimiento para arreglar los destrozos del vandalismo. Nos han destrozado puertas de entrada y disparan a las ventanas y hay que estar continuamente arreglando cositas", señala este propietario que apunta, para quienes piensen que va a "hacer negocio con el rodaje, que este mantenimiento cuesta mucho" y le ayudará a seguir manteniendo el edificio.

Asimismo, Daniel, de origen molinés, confía en que el rodaje en la zona, del que aún desconoce las fechas y duración, suponga un importante impacto económico para una comarca deprimida, además de promocionar la zona y ser un foco de atracción de turistas.

Aunque asegura no ser seguidor de la serie, Daniel Sanz espera poder estar presente durante el rodaje. "Me gustará y también podré supervisar y ayudarles en lo que necesiten", concluye.

Visto 3110 veces