País Vasco: el lugar al que siempre quisieras regresar

País Vasco: el lugar al que siempre quisieras regresar

Todavía queda gente –cada vez menos– que cuando les proponen un viaje a Euskadi pone mala cara. «Que si es un pueblo muy encerrado en sí mismo, que si no hay aprecio a lo que procede del sur del Ebro, que si los abertzales…» ¡Puro desconocimiento! Las tres provincias vascas  se constituyen como un espacio con una gran variedad de posibilidades de ocio, cultura y naturaleza como para justificar varios viajes hasta el lugar.


¿Que el pueblo de esta Comunidad Autónoma está orgulloso de su pasado y de su presente? No hay duda. ¿Qué quiere reivindicarse a través de nuevas actividades, como el turismo de interior? También es cierto. Un ejemplo de ello es la comarca del Goierri, una zona que mencionada así, sin más, puede que no diga nada. Pero si se indica que allí se produce la mayoría de los quesos de Idiazábal, la cosa cambia. Es en este espacio guipuzcoano donde, también, se hallan localidades medievales como Segura, industriosos pueblos como Beasain o impresionantes entornos naturales como el de Aralar. 

Por tanto, se trata de un enclave que cuenta con muchas posibilidades para los caminantes. A pesar de ello, “aquí, en Euskadi, por tradición, el sector económico principal siempre ha sido la industria pesada”. Así lo afirma Nicolás Osinalde, responsable del organismo Goierri Turismo, encargado del impulso de la mencionada actividad en la zona. Pero, “la apuesta por el desarrollo turístico cada vez es más importante. Las políticas de calidad, sobre todo las de dinamización y promoción, son progresivamente más relevantes”, explica.

Ha sido durante los últimos años cuando el País Vasco ha comenzado a ser considerado como una verdadera apuesta turística por parte de las administraciones. “Es ahora cuando se está empezando a ver como un destino emergente y, sobre todo, a través de los tour-operadores más receptivos, que han promovido Euskadi como un lugar para conocer”, subraya Osinalde. Una tendencia en la que también han influido otros elementos. Entre ellos, el proceso de pacificación o las políticas desarrolladas por los sucesivos gobiernos de la región.

Ordicia. Mercado

Una gran variedad de opciones 

A  pesar de ello, si no hubiera destinos atractivos para el visitante, por muchas campañas que se hicieran, los caminantes no llegarían hasta el lugar. Por ello, en el Goierri se ha apostado por turismo rural en su más amplia acepción, en el que se combina una naturaleza exuberante, con una cultura ancestral y una gastronomía digna de cinco tenedores. Un ejemplo de esto último es el restaurante RK, ubicado en Beasain y cuya cocina se encuentra a cargo de Iban Mate, un joven profesional con una maestría digna de los más grandes.

Su magnífica mano en los fogones se puede observar en la buena carta que posee,  en la que hay posibilidad de degustar, entre otros, numerosos platos de cocina vasca. Además, todo ello rodeado de un entorno inigualable, ya que el restaurante se emplaza en un caserón del siglo XVII completamente rehabilitado, y que cumple los objetivos del visitante más exigente.

En este sentido, Mate recomienda tomar los quesos con el tradicional txacolí, dos realidades gastronómicas que combinan a la perfección. “Esta bebida, al no tener ningún tanino, porque no está criada en barrica, no entorpece ni el disfrute ni la apreciación del queso, ya que no anula la caseína, que es la proteína de dicho alimento”, narra el chef. Por ello, aconseja la ingesta conjunta de los mencionados productos.

P1010008

Pero si la gastronomía es fundamental en la cultura vasca, no es menos su historia. En Goierri, por ejemplo, destacan localidades como Segura, fundada en 1256 por Alfonso X el Sabio y en cuyas calles se puede distinguir un importante patrimonio. Una variedad monumental que va desde iglesias góticas del siglo XIV a conventos del siglo XVI, pasando por una gran diversidad de arquitectura civil y varias ermitas. Asimismo, el caminante curioso podrá acudir también a Ordicia, un municipio medieval, creado también en el siglo XIII por dicho rey castellano, y que cuenta con un mercado centenario. El mismo se celebra todos los miércoles, aunque determinados días del año presenta eventos especiales, como el Día del Pastor, que tiene lugar el miércoles de Pascua.

Al mismo tiempo que se conoce la amplia historia del Goierri, el visitante se quedará deslumbrado por lo impresionante de la naturaleza de la zona. Además de dos parques naturales dignos de pasear, el de Aralar y el de Aizkorri-Aratz, también se puede disfrutar de nuevas iniciativas, como la que se está desarrollando en Zerain, un municipio de poco más de dos centenares y medio de vecinos. En el mismo se ha querido poner en valor tanto su patrimonio como su entorno –se trata de un pueblo muy cercano al Aizcorri– a través de la marca «Paisaje Cultural». “En este proyecto se conjugan lo humano y lo natural, promoviendo productos agrícolas de gran calidad y recuperando un amplio patrimonio, las minas, la cárcel de 1711, el museo etnográfico o la serrería de 1890, para su posterior exposición”, exponen los responsables de la idea.

Minas ceráin

Y si el caminante se queda con ganas de más, siempre se puede alojar en un agroturismo, un concepto novedoso de arribar a las zonas rurales, a sus usos y a sus labores. Se trata de una fórmula de gran implantación en el País Vasco, en las que el huésped, además de alojarse, también puede conocer de primera mano –e, incluso, participar– en los trabajos agrícolas. De esta forma, se puede ser protagonista en el proceso de elaboración de un queso puro de oveja u observar la vida pastoril.

En cualquier caso, todos los agroturismos “representan la esencia del ámbito más rural de Guipúzcoa y el País Vasco. Construidos hace muchas décadas, los antiguos baserris o caseríos se han convertido en modernos alojamientos que ofrecen las máximas comodidades a los huéspedes. No obstante, pese a su evidente renovación, aún mantienen la esencia y autenticidad de siempre”, indican los gestores turísticos de la comarca.

Por tanto, y parafraseando a Enrique IV de Francia, el París Vasco bien vale una visita. Y el Goierri, con su gastronomía, sus paisajes y su gastronomía, merece un paseo por sus valles y sus localidades. Y si el camino abre el apetito, siempre se podrá hacer parada y fonda en la feria del queso de Idiazábal. Todo el que allí arriba, sale con un buen sabor de boca tras degustar una gran variedad de tipos de queso y refrescarse con la sidra natural de la comarca.

20150502 154712

Visto 2424 veces