Escuchar a Adolfo Pérez, Fito para los amigos, es alejarte del mundanal ruido. Y lo haces hasta la arquitectura negra de Guadalajara. Es enamorarte de una manera de vivir la vida. En este caso, vivir la artesanía de Castilla-La Mancha. 

Publicado en Reportaje