Imagen de una centenaria dada de alta en abril de 2020 en el Hospital de Guadalajara tras pasar el covid. Imagen de una centenaria dada de alta en abril de 2020 en el Hospital de Guadalajara tras pasar el covid. Foto: J. Javier Ramos González / Sescam

Un año de pandemia en Guadalajara

Hoy se cumple un año del primer caso confirmado con coronavirus en Castilla-La Mancha y en Guadalajara, el de Cipriano, un vecino de Marchamalo de 62 años, que ingresaba el 27 de febrero en el Hospital de Guadalajara, con síntomas de neumonía, y que el día 28 de febrero ya se encontraba en la UCI e intubado, cuando la prueba PCR confirmó su positivo que la Consejería de Sanidad hizo público dos días después, el 1 de marzo, que también era domingo como hoy. 

Cipriano fallecía justo un mes después, el 28 de marzo, cuando Guadalajara ya contabilizaba, según los datos que el Ministerio de Sanidad registra hoy, que son más abultados de los que nos ofrecían entonces, 640 casos con coronavirus, 88 fallecidos y 520 personas había sido ingresado con covid-19 en el Hospital de Guadalajara. El primer fallecido en Guadalajara según el Ministerio de Sanidad se registró el 12 de marzo, aunque la Junta no notificó fallecidos en Guadalajara hasta el 19 de marzo, con 3 ese mismo día.

Toda España estaba ya entonces confinada, con el Estado de Alarma activado desde el 14 de marzo.

Un año después de ese caso cero en Guadalajara, según datos del Ministerio de Sanidad, la provincia de Guadalajara ha registrado 19.394 casos con coronavirus y 561 fallecidos. Ha habido 1.466 pacientes ingresados con covid-19 en el Hospital de Guadalajara, de ellos 91 han pasado por UCI.

Y acudimos a los datos del Ministerio de Sanidad, para hacer este balance anual, aún a sabiendas de que existe un desfase con los que reconoce la Junta, que registra para Guadalajara a fecha 26 de febrero, 20.614 casos covid (1.220 más que el Ministerio) y 576 fallecidos (15 más que el Ministerio), porque después de un año de pandemia, la Junta no ofrece ninguna gráfica, ni tabla histórica acumulada provincial. Y hasta en su gráfica regional de casos PCR ha desaparecido la primera ola, una gráfica, a la que por cierto, le faltan misteriosamente días, más allá del agrupamiento de desagrupamiento de fines de semana, sin mucha lógica.

Los dos datos citados de la Junta, casos y fallecidos, salen como acumulado que dan en sus partes diarios (sin fines de semana). Pero la propia Junta corrige estos datos diarios cuando hace balance semanal sin explicar por qué desaparecen casos. No cuadra la explicación de colocarlos en sus fechas correctas y eliminar duplicados, que se supone que hace cuando ya los comunica alMinisterio de Sanidad, pues en los balances globales, sigue el desfase, incluso más allá del retraso de notificaciones.

Tres olas muy diferentes

Así pues con los datos del Ministerio de Sanidad, extraídos a fecha de hoy, como referencia, por ser  más consistentes y completos, y su comparativa con los datos diarios de la Junta, según nuestro propio archivo, puesto que Castilla-La Mancha no ofrece base de datos histórica provincial, vamos a tratar de poner perspectiva este año de pandemia en Guadalajara con resumen de las tres olas, ahora que la tercera ola, parece que culmina.

Y ofrecemos los datos de la Junta en comparativa, no sólo por manifestar el desfase, sino también para que los lectores entiendan que a veces hemos contado cosas de esta pandemia que no eran como estaban sucediendo, pero eran los datos que podíamos manejar en el momento más cercano y que luego varían y no poco.

Nuestro análisis lo haremos hasta la fecha del 21 de febrero, que cierra la semana 7 epidemiológica, porque el Ministerio de Sanidad apenas tiene datos todavía de la semana en curso, y recordando que los datos de las dos últimas semanas todavía están poco consolidados.

Para definir los periodos de cada ola, hemos cogido la semana valle, o más baja en número de casos. Este sería el cuadro resumen.

Como se ve, la segunda y tercera ola, que en realidad se solapan, tienen similar número de casos, pero en la tercera mucho más concentrados en el tiempo, en solo 11 semanas. La segunda ola refleja más hospitalizados, que la tercera, pero menos fallecidos. De la primera ola, aparte de que se sigue confirmando que es la que tuvo más hospitalizados y más fallecidos, aún con menos casos confirmados, volver a reseñar que tras estas cifras oficiales están esas otras cifras también oficiales, por parte del INE, que habla de un exceso de mortalidad en todo 2020 de un 55% en Guadalajara, y ese exceso se concentra sobre todo en el periodo de la primera ola donde habría que sumar, al menos, otros 150 fallecidos de posibles covid sin confirmar.

Puede que les sorprenda, como a mí, el dato de los pacientes que han pasado por UCI, que no son tantos como invita a pensar las altas ocupaciones que han tenido las UCIS, pero es que las estancias en UCI son muy largas, incluso de varios meses. 

Sobre este cuadro resumen comentar que las cifras de hospitalizados, como explica el Ministerio, incluye a los pacientes UCI, aunque luego se detallen aparte.

Primera ola, menos casos, pero más hospitalizados y muertos

Esta sería la gráfica por semana de la primera ola, sólo con los datos actuales del Ministerio, pues el cambio de criterio en la valoración de caso confirmado, que Sanidad introdujo el 11 de mayo, y otras continuas correcciones, trastocó nuestra tabla de datos de la Junta, y es imposible repartir correctamente por semanas. No obstante a fecha de 28 de junio, que es cuando damos por cerrada la primera ola, la Junta reconoce en su acumulado 1.453 casos, que son 401 menos de los registra el Ministerio de Sanidad, que confirman ese desfase de datos, curiosamente exclusivamente en la primera ola con más casos el Ministerio que la Junta.

Y aunque hemos marcado la primera ola hasta el 28 de junio, por cubrir todos los periodos, en realidad bien se podría haber marcado hasta ese 11 de mayo del cambio de criterio, que es además cuando se acaba en Guadalajara el confinamiento estricto, siendo de las primeras provincias en acceder a la desescalada.  

Ese 11 de mayo entramos en fase 1 de desescalada, en la que volvían a abrir las terrazas de los bares, abrían con limitación de aforo los comercios minoristas, se permitirán las reuniones entre familiares o amigos con un máximo de 10 personas y nos dejaban circular por la provincia, aunque seguíamos teniendo franjas horarias para pasear o hacer deporte. 

Entonces las fases de desescalada, de la 1 a la 3, iban de más restricciones a menos, aunque ahora sea al contrario, pues con las medidas especiales de la Junta y los nuevos confinamientos, el nivel 3 son más restricciones y el 1 menos.  Otra cosa más para volvernos locos.

Hasta el 11 de mayo estaríamos hablando diez semanas y tres días de pandemia en Guadalajara, que se cerraban con 1.681 casos, 1.091 hospitalizados covid hasta la fecha (no confundir con los que quedaban hospitalizados entonces que eran 39), 50 pacientes covid que habían pasado por UCI, y 243 fallecidos oficialmente.

Durante mayo y junio, aún se producen 168 casos más, pero ya solo re registran 20 hospitalizados más y 15 fallecidos más, mientras que caminábamos hacia a esa nueva normalidad en la que se supone que íbamos a ser capaces de convivir con el virus.

Lo que se observa claramente en la gráfica es que desde el primer caso en Guadalajara, hasta el pico de la primera ola, que se da en la semana del 16 al 22 de marzo, apenas hay tres semanas, lo que apunta que el virus campaba a sus anchas mucho antes de lo que nos creíamos y que había más casos contagiando de los que se confirmaban por PCR, test de diagnósticos entonces  difíciles de hacer, y reservados caso exclusivamente para los sintomáticos.

También se confirma que no nos contaron entonces la verdad y tampoco nos cuentan ahora como han llegado a colocar en Guadalajara hasta el 15 de marzo, un día después del Estado de Alarma, 452 casos confirmados por PCR, cuando la nota de la Junta de ese 15 de marzo  señalaba que Guadalajara tenía 109 casos y en toda Castilla-La Mancha había 401. Seguramente, que esta es la razón por la que la Junta ya no muestra en su gráfica de PCR los datos de la primera ola. Como mostrábamos en nuestro cuadro resumen hasta 400 casos más se han ido sumando a esa primera ola, donde todavía hoy, un año después, se siguen haciendo retoques de datos que siguen siendo provisionales.

De la primera ola también hay que decir que el pico máximo de hospitalizados en Guadalajara se dio el 28 de marzo, con 341 pacientes, según informó la Junta. Imposible saber el pico máximo de UCIs o respiradores, pues entonces la Junta no informaba puntualmente sobre ello y cuando lo hacía casi nunca se detallaba el dato por provincias. Lo que si sabemos es que antes de empezar la pandemia había 10 UCIS disponibles en el Hospital de Guadalajara y que hubo que habilitar espacios asimilados con urgencia. Eso y que nos contaron que no faltaron respiradores.

Los datos del Ministerio de Sanidad tampoco sirven ahora para saber ahora cual fue la presión asistencial, pues marcan fechas de ingresos, pero sin saber cuantos se acumulan en cada fecha, pero una buena idea nos podemos hacer, sabiendo que por el 24 de marzo, se producen 54 ingresos hospitalarios en un solo día por covid, siendo el día de mayor número de ingresos de la primera ola. Un día después es cuando se traslada la atención a partos, las urgencias obstétricas y ginecológicas y Neonatología, así como la hospitalización de Obstetricia, a la clínica La Antigua.

Claro que la maldita hemeroteca vuelve a poner de relieve que algo no cuadra. Pues para la Junta, de la nota del día 24 de marzo, a la nota del 25 de marzo  no le crecen los pacientes en el hospital de Guadalajara, sino que le menguan, de 179 pasan a contabilizar 149.

La bajada en la tercer ola se produce de manera más lenta que la subida pues dura seis semanas, a pesar del confinamiento estricto, el conseguir bajar a menos de 50 casos semanales. Luego se suceden otras siete semanas, ya en desescalada, donde el virus parece contenido, con menos de 40 casos semanales. Guadalajara y toda España ya está en la fase 3 de desescalada desde el 8 de junio.

El 21 de junio es la fecha en que terminó el estado de alarma, decretado el 14 de marzo, y prorrogado hasta en seis ocasiones por decisión del Pleno del Congreso de los Diputados y la semana de después, del 22 al 28 de junio, Guadalajara registra su suelo de la primera ola, con apenas 14 casos semanales, quedando en el Hospital de Guadalajara apenas 8 pacientes covid-19.  

La segunda ola, de los brotes a los confinamientos

La segunda ola es la de la cogobernanza, con las competencias sanitarias recuperadas por las Comunidades Autónomas  y la del uso ya obligatorio de la mascarilla, donde a partir del 20 de julio pierde la tranquilidad porque empiezan a anunciarse los primeros brotes, de nuevo con Marchamalo como primer exponente, pero inmediatamente después otra docena de municipios. Un mes después llegaría las primeras medidas especiales, impuestas por la Junta para Marchamalo y Azuqueca, Se cierran las barras de los bares, los parques, las piscinas, las pistas deportivas, se cancelan actividades culturales y deportivas, y se recomienda que las reuniones no superen las 10 personas.  

Aquí la gráfica de la segunda ola por semanas. En azul los datos del Ministerio de Sanidad del panel COVID, en granate los de JCCM de su notas diarias facilitadas por la Consejería de Sanidad.

Septiembre comienza con la incertidumbre de la vuelta al colegio mientras se encresta la segunda ola de la pandemia, que según los datos del Ministerio de Sanidad, precisamente tiene su pico en la semana del 14 al 20 de septiembre, con 773 casos. Si tomamos como referencia de los primeros brotes el 20 de julio, se ha tardado 9 semanas en alcanzar ese techo.

Como se observa en la gráfica los datos diarios de la Junta, columnas semanales en granate en la gráfica, van a partir de ese pico totalmente desacompasados con los del Ministerio de Sanidad, pero no hay que olvidar que son los datos del Ministerio de Sanidad los que fijan las incidencias a las que apela la Junta para sus medidas especiales. Además, a partir del 7 de septiembre la Junta, por fin empieza a dar los datos por municipios (entonces sólo de los mayores de 500 habitantes y con todos a partir del 24 de enero), y con ello ofrece balances semanales por provincias que si se asemejan bastante, aunque tampoco del todo, a los datos del Ministerio.

No obstante, en toda la segunda ola hay un desfase de casi 700 casos de más que da la Junta y luego no acaba de aparecer en los datos del Ministerio nadie explica .

Tras el pico, septiembre y octubre transcurre con altibajos, donde las medidas especiales, de nivel 2 y 3, que van afectando a unos municipios u otros, sobre todo en el Corredor del Henares, con prórroga tras prórroga, pero no se consigue bajar de los 500 casos semanales. Guadalajara llega a estar a mediados de octubre entre las cinco provincias de España con mayor incidencia covid, con con 630 casos por 100.000 habitantes a 14 día.

El 25 de octubre se dictó un nuevo Estado de Alarma, que estará en vigor hasta el 9 de mayo, con el toque de queda establecido como mínimo desde las 00:00 horas a a las 6:00, que impide la circulación de personas en horario nocturno. Se da opción para que las comunidades lo adapten a sus necesidades, pudiendo adelantarlo dos horas, y para que marquen otros cierres perimetrales. Castilla-La Mancha lo fija, a partir del 30 de octubre, en las 00:00 horas, al tiempo que establece el cierre perimetral de la región y limita reuniones a 6 personas. Se acabó el ocio nocturno.

Es a partir de noviembre, cuando de manera notable se empieza a doblegar la curva de la segunda ola, que veremos luego como se solapa con la tercera, cuando al cierre de la misma, con el temido puente de la Constitución, la provincia aún registra 219 casos semanales y en el Hospital de Guadalajara aún quedaban 62 hospitalizados por covid-19, de ellos 17 en UCI.

La tercera ola, de las Navidades a la vacuna 

Y la tercera ola llegó sin tener resuelta la segunda, y mientras debatíamos como tenían que ser las Navidades, pues a partir de ese puente de diciembre de la Constitución, los casos empiezan a subir. La brutal escalada se produce después de unas fiestas navideñas, limitadas por las restricciones de movilidad y de reuniones, donde Fernando Simón nos dice después  que disfrutamos por encima de nuestras posibilidades, pero donde hay que remarcar que también se habían relajado otras cuestiones, y así vimos colas de cientos de personas para ver una cabalgata, aunque fuera estática, o unas luces de Navidad, mientras por ejemplo solo podían acudir seis familiares a enterrar a un familiar fallecido por covid al cementerio.

Aquí la gráfica de la tercera ola por semanas. En azul los datos del Ministerio de Sanidad del panel COVID, en granate los de JCCM de su notas diarias facilitadas por la Consejería de Sanidad.

La esperanza que se había puesto en la vacuna, donde Guadalajara también fue protagonista, porque una residente de Los Olmos, Araceli, con 96 años, fue la primera en recibirla de toda España, ese 27 de diciembre, se nos difumina con esta explosiva tercera ola.

En apenas cinco semanas pasamos de 332 casos semanales a 1788, en la semana del 11 al 18 de enero, quintuplicando la dimensión de la pandemia en número de casos, en una semana blanca, toda nevada por Filomena, que confina colegios y personas, pero esta vez ya no por el virus, sino porque las calles estaban intransitables. Nos empiezan a hablar de cepas británicas primero y sudafricana después, que nos dicen son más contagiosas.

Tras esa semana de máximo de la tercera ola, llegan las medidas nivel 3 reforzadas para toda Castilla-La Mancha, con decreto el 19 de enero, que cambia el toque de queda desde las 22:00 horas a las 07:00 horas, y ordenar el confinamiento perimetral de todos y cada uno de los municipios de la comunidad autónoma, que había venido precedido por una 30 de confinamientos en distintos municipios con toda la provincia de Ciudad Real ya confinada por municipios. 

Es el cierre de los bares, de los parques y también de todas las entradas y salidas en las residencias de mayores. También el no poder salir del municipio y si público en el deporte.

Las medidas Nivel 3 reforzadas del 19 de enero, se prorrogan primero el 29 de enero y luego el 7 de febrero, cuando la provincia de Guadalajara todavía registra casi 800 casos semanales.

Y aunque es en la semana 5, del 1 al 7 de febrero cuando los casos comienzan a bajar muy notablemente, con 799 casos, es también en esa semana cuando llega la arte de que el Hospital de Guadalajara está al borde del colapso. El 3 de febrero se confirma que hay 167 pacientes con covid-19 ingresados, sobre un total de 340 ingresos hospitalarios y 432 camas, una ocupación del 73,6%. De los 167 pacientes covid-19, 26 en están en UCI, cuando el Hospital sólo cuenta con 38 puestos UCI, tras de varias ampliaciones y además había otros 2 pacientes no covid en UCI.  De hecho, se opta por la atención telefónica en las consultas externas y las cirugías no urgentes se llegan a suspender dos días, el 8 y 9 de febrero. Desde el Colegio de Médicos de Guadalajara se pide el autoconfinamiento ciudadano.

No es hasta el 12 de febrero cuando se vuelve a decretar que se levanta el cierre perimetral de municipios, aunque se mantiene el toque de queda a las  22:00 horas y hasta las 07:00 horas.

Con otros dos decretos ese mismo día las medidas Nivel 3 reforzadas, se quedan en Medidas nivel 3, sin refuerzo, o lo que esto mismo, más relajadas

Para los bares, que entonces ya llevan 33 días cerrados, se permite la reapertura un 30% de aforo en interior y un 50% en terraza, pero también se decreta que deberán llevar cabo un control de acceso de clientes con un código QR a través del móvil y una aplicación llamada “Ocio Responsable”, que pone en marcha la Junta, aunque al día siguiente un nuevo decreto, quita esa obligatoriedad y dice que será voluntario hasta el 11 de marzo. Además se detalla y obliga al cierre de los bares a las 21 horas.

Bibliotecas, Museos y Archivos también pueden abrir limitando su aforo al 30 % y las instalaciones deportiva limitándolo al 20%. Los parques ya solo cierran por la noche y vuelven los mercadillos con un tercio de puestos, aunque siguen suspendidas las visitas en residencias.

En esa semana de las medidas nivel 3 relajadas, la provincia de Guadalajara había registrado 363 casos con coronavirus, aunque estas cifras tan recientes, suelen estar poco consolidadas y aumentar al alza posteriormente. Se había bajado incluso más rápido que lo se subió y en 4 semanas ya estábamos como antes de Navidades.

El 21 de febrero la Junta decreta el nivel 2 para toda Castilla-La Mancha salvo en 11 municipios, y las excepciones en Guadalajara son El Casar, Sigüenza y Villanueva de la Torre.

No se cambia el toque de queda pero ya se deja que la hostelería apure hasta las 22 horas el cierre, y se amplia el aforo interior al 50% y el de terrazas al 75%. También vuelve el público a los estadios y polideportivos, con limitación  de 300 asistentes, y hasta los toros, con un máximo de 500 asistentes.

Se abren por fin las visitas a residencias, si están libres de covid y con test de antígenos para los visitantes.

En la última semana reseñada en nuestra gráfica, la del 15 al 21 de febrero, la provincia ha registrado 220 casos, que evidentemente son cifras por debajo no ya de antes de Navidad, sino incluso de antes del puente de la Constitución, comparativa que se está valorando para relajar aún más las medidas. Que haya 258 municipios de Guadalajara que a fecha de ese 21 de febrero llevaban al menos 14 días libres de covid es buen síntoma, que Guadalajara haya sido la que más casos de todas registro de toda la región, con 74 caos, el pasado viernes, no es tan bueno.

Pero el número de casos no es la única valoración, pues Guadalajara también tenía según los últimos datos , que son los del pasado viernes, todavía 78 pacientes covid hospitalizados y de ellos 19 en UCI. Antes del puente de la Constitución había 46 pacientes covid en el Hospital de Guadalajara y ya vimos como el empuje de esta tercera ola casi lo colapsa.

Y aunque las vacunas parecen que van haciendo su efecto, también quedan todavía 5 residencias de mayores con casos covid en Guadalajara.

Para saber si este es o no el final de la tercera ola habrá que esperar, no ya sólo a los nuevos datos, sino a ver cómo avanza el ritmo de vacunación (en esto tampoco tenemos datos provinciales, pero sabemos que se ha completado ya la pauta de dos dosis a un total de 65.766 personas en toda la región). También habrá que estar atentos a lo qué pasa con las nuevas variantes del virus, que van apareciendo, y por último saber si volvemos a disfrutar "por encima de nuestras posibilidades" con la Semana Santa.

 

Visto 1256 veces