Alumnos y docentes del CRA de Buida con un experimento en directo, inflar un globo dentro de una botella, para comprender que el aire ocupa un lugar. Alumnos y docentes del CRA de Buida con un experimento en directo, inflar un globo dentro de una botella, para comprender que el aire ocupa un lugar.

Una Escuela Magnet en la Alcarria: el CRA de Budia

Las magnet schools nacieron en los años setenta en Estados Unidos para impulsar el compromiso de estudiantes, familias y maestros con las escuelas integradas, y con ello ofrecer oportunidades educativas innovadoras. Una escuela magnet, o escuela imán, se caracteriza por ofrecer un valor añadido al programa educativo. Se trata de introducir elementos dentro de la escuela que sean atractivos, genuinos, que conviertan cada escuela magnet en una escuela singular. En pleno corazón de la Alcarria, en la localidad de Budia, el CRA Santa Lucia, se convierte en Escuela Magnet con la ciencia por bandera y la alianza de una institución importante en la zona como lo es la Central Nuclear de Trillo.

"Queremos poner la ciencia en el aula, de manera transversal, en todas las materias, desde lengua, hasta gimnasia, pasando por Ciencias Naturales o Sociales y Matemáticas,  y al mismo tiempo que nuestros alumnos aprendan a trabajar el método científico para su conclusiones, mediante ensayo-error, con la posibilidad de ver y tocar lo que aprenden", explica Marco Antonio, uno de los docentes de esta escuela rural, implicado en este proyecto, que tiene una proyección inicial para cuatro años.

Y es que cada escuela magnet elige su hecho diferencial, generalmente relacionado con algún elemento popular y atractivo de la zona: por ejemplo, artes escénicas, proyectos de investigación, vinculación con un hospital de éxito, vinculación a una universidad y en Budia han elegido la ciencia porque aunque su ámbito es rural, en la central Nuclear de Trilllo, en cuya área de influencia se encuentra este municipio, a solo 25 kilómetros de la planta, han encontrado no sólo la mejor inspiración para el proyecto, sino también el mejor aliado.

La misión de la CN Trillo  será la de  ofrecer durante estos cuatro años, pero sobre todo en una fase inicial, un asesoramiento al proyecto pedagógico del centro de manera que el conocimiento específico de la institución de referencia impregne el día a día educativo e incida en los procesos de aprendizaje. La intención, como su propio nombre indica, es también la de ejercer de imán: aportar magnetismo a un determinado centro y permitir que sea un referente en su campo. 

"Nuestro concepto de escuela imán, no se trata tanto de que lleguen alumnos de otras zonas, que era el interés inicial en Estados Unidos, en la lucha contra la segregación, sino de esa integración de nuestro alumnado, que al ser CRA (Centro Rural Agrupado), hace que tengan que compartir aula niños de distintas edades, y distintas localidades una gran presencia de alumnado de origen inmigrante", explica este docente, "aunque si vienen nuevos alumnos por nuestra especialización, bienvenidos sean".

Y es que el CRA Santa Lucía, tiene escuelas en las poblaciones de Budia, Pareja, Alcocer y Salmerón. Budia es la cabecera y centro administrativo del CRA y cuenta con 32 alumnos agrupados en tres aulas. Alcocer tiene 24 alumnos agrupados en dos aulas. Por último, Pareja y Salmerón cuentan con un único grupo con 7 y 8 alumnos respectivamente.

Poner en marcha este proyecto no ha sido tarea fácil, según explica pues las referencias en España de las Escuelas Magnet, son escasas, más allá de la tarea de la Fundación Jaume Bofill, que desde 2011, promueve el programa Magnet. "Nos hemos puesto en contacto con los responsables de la Fundación Fundación Jaume Bofill y nos han ofrecido toda la colaboración que precisemos en cuanto a documentación sobre sus experiencias".

Por lo pronto los dos primeros trimestres de este curso escolar la tarea ha consistido en recopilar toda la información y materiales que se pueden aplicar en el proyecto, así como en la formación de los propios docentes para asumir la aplicación del mismo, con ese asesoramiento de la Central Nuclear de Trillo.

Para este tercer trimestre ya empiezan con la primera aplicaciones del proyecto, en este caso con el tema de la energía: el fuego, el viento y como no los átomos y la electricidad. Se trabaja sobre el tema de acuerdo con la programación del aula, incluidos en el currículo de los distintos niveles de E.P. y también se trabaja en conjunto en el laboratorio, con recursos aportados por la centralNuclear de Trillo para desarrollar actividades con el alumnado. El objetivo es que para el curso que viene hay programación completa del proyecto.

"Por ejemplo, si los alumnos en Lengua tienen que elaborar un cartel, para aprender a comunicar, aprovechamos que ese cartel sirva para nuestro trabajo en el laboratorio, para advertir sobre el uso de la maquinaria, por ejemplo. O si toca estudiar la prehistoria, abordamos el fuego como fuente de energía y así se va implementando todo de manera transversal", explica Marco Antonio.

Además de en el aula los alumnos trabajan en un laboratorio de ciencias que se ha creado en el antiguo comedor del centro. En este laboratorio pueden realizar distintas experiencias agrupadas que les da esa visión del ensayo científico, donde los conceptos se convierten en algo tangible y la ciencia en algo divertido. 

IMG 9892

"Con la aplicación del conocimiento científico queremos que nuestro alumnado logre saber definir problemas, realizar hipótesis, medir, analizar, generalizar… Ser competente en el conocimiento y la interacción con el mundo físico es en este proyecto: observar, medir, elaborar hipótesis, experimentar, comprobar, concluir…aplicar el método científico", en definitiva relacionar los aprendizajes con su utilidad para la vida, donde el alumnado construye su propio aprendizaje: “lo hice y lo aprendí”.

¿Y los padres qué opinan de esto?. Pues Marco Antonio asegura que no solo están encantados con el proyecto, sino también comprometidos y dispuestos a colaborar. "Saben que para nosotros supone un esfuerzo docente añadido, pero están convencidos que dará sus frutos y que el aprendizaje se hace con rigor, aunque haya innovación".

Y es que aunque la metodología de enseñanza a través de proyectos no es nueva, tirarse a la piscina con este modelo integral y transversal de "magnetismo", desde una escuela rural, es todo un reto, donde la alianza con la Central Nuclear de Trillo y el empeño vocacional de estos docentes, augura buenos resultados. El mejor sería que algunos de estos alumnos ya no quieran ser de mayores futbolistas o artistas, sino científicos.

Visto 4269 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.