WADO: el reto de visibilizar la diversidad

WADO: el reto de visibilizar la diversidad

Las banderas arcoíris se dejaron ver en la Plaza de Santo Domingo con motivo de la celebración del Día de la Visibilidad Lésbica, en un acto que reunió a ciudadanía y cargos públicos, también con variedad de siglas y colores,  y que reivindicaba una sociedad diversa que, no obstante, “se resiste a ser igualitaria”. De ahí surge la necesidad de integrar y visibilizar la amplia gama de orientaciones de sexo y género y, especialmente ayer, por su día, la de las mujeres homosexuales.

Detrás de esta convocatoria estaba WADO, un colectivo para la normalización y visibilización de las diversas identidades de géneros y orientaciones sexuales que hay en Guadalajara. Su presidente, Ignacio de la Iglesia, se retraía en el tiempo para explicar el origen de esta asociación autonómica que comenzó siendo una plataforma no asociada hace ocho años, en nuestra ciudad. “La idea surge  a raíz de que en todas las fechas de reivindicaciones, todas las personas iban a Madrid, al MADO (Madrid Orgullo). Nosotros, que en aquel entonces éramos todos chicos, pensamos que era necesario reivindicar los derechos de las personas LGTB también en Guadalajara, nuestra provincia”.

En ese sentido crean WADO (Guadalajara Orgullo) que, aunque en un principio iba a llamarse GUADO, “pensamos hacer un  guiño al MADO dándole la vuelta a la M. Así reivindicábamos que no solo existía el Madrid Orgullo sino también el WADO”.

En Guadalajara el principal problema para la visibilidad, según De la Iglesia, no es la intolerancia sino la buena comunicación y cercanía con Madrid. Esto ha fomentado que la mayor parte de la población no heteronormativa (personas que no se engloban en el binomio hombre-mujer heterosexual) de Guadalajara se desplazase o se mudase a la capital, donde existe una oferta cultural y de ocio en la que la igualdad y la visibilidad del colectivo LGTBI alcanza el máximo exponente. Pongamos por ejemplo el conocido barrio de Chueca, famoso por su “ambiente”, un “ambiente” que no han desarrollado los locales de la vida nocturna alcarreña, quizás por esa migración continua de las personas homosexuales, bisexuales, transexuales…etc. a Madrid.

En este contexto surge WADO, que tuvo un impulso importante a través de las redes sociales, especialmente en Tuenti y Facebook. En un momento en el que las aplicaciones para conocer gente, tan de actualidad hoy en día, no existían y en el que la población LGTBI de Guadalajara se visibilizaba en Madrid, las redes sociales de WADO sirvieron como herramienta para reconocer y encontrarse con gente de diversa orientación en Guadalajara.

Pronto se intentaron hacer quedadas, pero tuvieron poco éxito: “venía muy poca gente, no se significaban” afirma De la  Iglesia. No obstante, siguieron promoviendo y organizando actividades y fiestas, en distintos lugares, como las Fiestas del Orgullo de la Diversidad Sexual de Guadalajara, que cosecharon un éxito importante y se repitieron año tras año.

Sin embargo, también hubo dificultades: “Nos pedían que hiciésemos cosas, pero luego había poca implicación a la hora de colaborar. La gente no quería asociarse ni significarse”. Esta dicotomía, este “quiero pero no”, suponía una frustración para las personas que movían WADO. “Hay quien piensa que si se implica en nuestro colectivo, si se significa en el activismo, le van a mirar mal o algo… Existe ese miedo. El principal problema es la visibilidad”.

Por ello, decidieron ponerse en contacto con otras asociaciones de Castilla-La Mancha y con diversos partidos políticos de la región para impulsar un Día del Orgullo Regional, que finalmente se llevó a cabo en nuestra ciudad en junio del pasado año. Este fue el primer Orgullo Regional de Castilla-La Mancha y, aunque antes ya existían importantes actos en Toledo (Toledo Entiende, a cargo de la asociación Bolo-bolo), nunca se había realizado un evento de este carácter a este nivel.

A raíz de esta celebración aumentó la visibilidad y más personas se interesaron por WADO, lo que les animó a constituirse como asociación autonómica desde este 2016. El crecimiento en socios es progresivo, “hemos aumentado, pero hay gente que aún tiene reparos en asociarse” lamentaba el presidente. Para participar en WADO hay dos tipos de asociado según las ganas y las posibilidades de cada persona: simpatizantes y numerarios, cuya principal diferencia radica en el derecho a voto y la participación en junta directiva. En cualquiera de los dos casos, la cuota de la asociación es  “prácticamente simbólica” (5€ los simpatizantes y 20 o 40€ los numerarios, en función de las posibilidades económicas) y se destinan, según nos explican, a cubrir gastos de material, impresiones, actividades…etc.

Ignacio de la Iglesia, ha matizado que WADO “no es solo un colectivo LGTBI sino un colectivo por la diversidad sexual que aboga por la integración y la visibilidad, en igualdad total entre orientaciones sexuales y géneros”. Por tanto, las personas heterosexuales también son bienvenidas. El requisito es aspirar y defender una sociedad igualitaria, donde todas las opciones e identidades se integren y visibilicen con normalidad.

Visto 2413 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.