Gracias a la instalación de un desfibrilador externo semiautomático (DESA), que convierte a su sede en un lugar más seguro para trabajadores y visitantes. Gracias a la instalación de un desfibrilador externo semiautomático (DESA), que convierte a su sede en un lugar más seguro para trabajadores y visitantes.

El Colegio de Enfermería de Guadalajara se convierte en espacio cardioprotegido

La sede del Colegio Oficial de Enfermería de Guadalajara, sita en el número 15 de la travesía del Nuevo Alamín, se ha convertido en un espacio cardioprotegido gracias a la instalación de un desfibrilador externo semiautomático (DESA).

Este dispositivo se encuentra ya junto a la entrada principal, en un espacio bien visible y de fácil acceso. Sobre el mismo hay un cartel explicativo con el protocolo de actuación y las instrucciones de uso del desfibrilador, ante una posible emergencia.

Para el presidente del Colegio, Raúl Prieto, “se trata de un elemento muy necesario que convierte nuestra sede en un lugar más seguro, tanto para nuestro personal como para las personas que nos visitan cada día”, sin olvidar que “también podrá ser utilizado si ocurre alguna emergencia en nuestros alrededores”. 

Para Prieto, “los DESA deben estar ya en cualquier lugar de acceso público, porque en un momento pueden salvar una vida, por lo que como Colegio de Enfermería debíamos cundir con el ejemplo”.

Visto 230 veces