Piden un Plan Integral para Atención Primaria con una dotación presupuestaria finalista suficiente. Piden un Plan Integral para Atención Primaria con una dotación presupuestaria finalista suficiente.

El Colegio de Médicos exige solventar el déficit de Atención Primaria

El Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla La Mancha exige "con la máxima firmeza a las Autoridades Sanitarias regionales un compromiso firme por solventar los déficits estructurales de la Atención Primaria, humanos y materiales, compromiso que se refleje en un Plan Integral para Atención Primaria con una dotación presupuestaria finalista suficiente".

Asímismo, piden que difunda por todos los medios a su alcance entre la población la situación actual, exija el máximo respeto y comprensión hacia sus profesionales, demuestre con hechos su tolerancia cero a las agresiones de cualquier tipo hacia ellos y ruegue a los pacientes la máxima colaboración.

Por último, recuerdan a la población el compromiso de todos los profesionales de Atención Primaria con su salud, el deseo de brindarles la mejor asistencia posible, algo que no han dejado de hacer en ningún momento, asumiendo los riesgos que han sido necesarios, para ellos y para sus familias, y desgraciadamente en muchos casos, a costa de sus propias vidas.

Desde el colegio de Médicos explican que la situación epidemiológica que estamos viviendo a nivel mundial obligó desde el pasado marzo a un cambio en el modelo de atención sanitaria en España, incrementando exponencialmente y de manera brusca la asistencia no presencial a todos los niveles asistenciales, tratando de evitar en lo posible el riesgo de contagio de la población sana, dada la difusión del Coronavirus, su elevada contagiosidad y la consideración de los centros sanitarios como lugares de alto potencial de transmisión.

Como no podía ser de otra manera, el nivel asistencial más afectado por esta medida ha sido la Atención Primaria, por tratarse del nivel de mayor accesibilidad.

Pero, tras cinco meses de desarrollo del nuevo modelo ha quedado de manifiesto que ni la estructura de la AP, ni sus profesionales, ni la población, estaban suficientemente preparados para el cambio.

Respecto a la estructura de la AP, se ha puesto de manifiesto más que nunca las carencias históricas que se han venido denunciando por parte de Colegios Profesionales, Sociedades Científicas y Sindicatos, consecuencia de años de abandonos presupuestarios: falta de personal tanto sanitario (médicos, enfermeros, matronas, fisioterapeutas, odontólogos, etc.), carencia resaltada especialmente durante el indispensable periodo vacacional, como no sanitario, fundamentalmente administrativos, imprescindibles para gestionar el incremento brutal de demanda asistencial.

A ello se le suma, según señalan, "una infradotación tecnológica, las líneas telefónicas se han mostrado insuficientes para el incremento de las teleconsultas, el personal sanitario debe utilizar sus teléfonos particulares, sus vehículos para visitas domiciliarias con la imposibilidad de la adecuada desinfección posterior, la gran mayoría de los Centros de Salud y Consultorios locales carecen de wifi…"

Respecto a los profesionales, que se han formado y crecido en una atención donde ha primado la relación paciente-profesional cercana, abierta, sincera, que se establece en una consulta, donde los gestos, las expresiones, los silencios, son una ayuda imprescindible, han perdido bruscamente uno de sus pilares, se enfrentan a consultas telemáticas que generan una gran incertidumbre a todos los niveles, las consultas prácticamente se duplican pues en muchas ocasiones es imprescindible que la atención telemática genere una presencial.

A todo ello, se añade el déficit de recursos humanos que obliga a asumir cupos de otros compañeros, y la carga burocrática que se ha visto claramente incrementada con la pandemia, sin olvidar la labor complementaria de rastreo de casos y contactos, el control epidemiológico de las residencias de ancianos y ahora la formación del profesorado en materia de Covid-19.

Respecto a la población, los.problemas anteriormente expuestos están provocando una dificultad en algunos casos casi infranqueable para acceder a sus profesionales de Atención Primaria, lo que genera una sensación de indefensión y abandono que parece inevitable que derive en la culpabilización de quienes sólo intentan hacer su trabajo lo mejor posible.

El ambiente de miedo social no favorece la situación, la gente quiere atención rápida, quiere acceso a pruebas diagnósticas que les ofrezcan alivio en su incertidumbre, y la Atención Primaria en este momento no tiene esa capacidad de respuesta.

Visto 342 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.