Durante dos meses, Manuel Millán ha permanecido en el Hospital d’Ebome, en Kribi, al sur de Camerún. Durante dos meses, Manuel Millán ha permanecido en el Hospital d’Ebome, en Kribi, al sur de Camerún.

El médico de Brihuega Manuel Millán reconocido como "Héroe rural"

La Conferencia Mundial' Wonca', de Médicos de Familia, ha reconocido con uno de sus veinte premios 'Héroes rurales' a Manuel Millán, galeno alcarreño recientemente jubilado que trabajó durante 36 años como médico rural.

'Wonca' distingue a veinte médicos de todo el planeta, y en el caso del doctor Millán, que fue médico en la localidad de Brihuega, ha valorado su dedicación actual a causas solidarias que le han llevado hasta la República de Chad, donde ha participado en una campaña para operar ceguera evitable junto a varios oftalmólogos zaragozanos de 'Ilumináfrica'.

Asimismo, ha desarrollado proyectos en Brasil y recientemente ha pasado dos meses en Camerún, donde ha atendido a pigmeos bagyelis, según ha informado en nota de prensa la Consejería de Sanidad.

Manuel Millán se ha mostrado muy agradecido tanto a 'Wonca' como a los profesionales que propusieron su candidatura y "sorprendido porque nunca habría pensado que yo estuviera entre los reconocidos, pues en el mundo hay miles de médicos que lo merecen más que yo".

Asimismo, ha valorado que éste es un reconocimiento a los "médicos rurales, una parte de la medicina menos conocida pero sí muy reconocida por los pacientes" porque "la población rural debe tener sus servicios y los médicos no pueden perderse".

'Wonca', con sus premios a los héroes rurales, pretende poner en valor a aquellas personas capaces de inspirar a otras a través del servicio, el liderazgo o la vocación y permiten dar a conocer el trabajo que realizan cuidando a pacientes, tomando decisiones y promoviendo estilos de vida saludables o acciones solidarias.

Durante dos meses, Manuel Millán ha permanecido en el Hospital d'Ebome, en Kribi, al sur de Camerún, un centro con tres médicos generales de plantilla fija junto a enfermeras y auxiliares y con turnos de voluntarios.

Allí, de la mano de la ONG Ambala, ha trabajado atendiendo gratuitamente a los pigmeos bagyelis, "una población de unas 15.000 personas que quedan en la selva, acorralados por grandes empresas con intereses madereros y de agricultura extensiva, y con el nuevo puerto que se está haciendo, que será uno de los mayores de África".

Según ha explicado, durante este tiempo "hemos tenido que hacer de todo", algo en lo que le ha resultado muy útil su perfil de "médico general y de alguna manera médico rural, que estamos más alejados de los hospitales, por lo que tenemos que hacer desde una radiografía para ver si podemos poner una inmovilización con escayola o una férula hasta hacer cirugía menor".

Una parte fundamental de su labor ha sido el trabajo en materia de higiene, desinfección y asepsia, concienciando sobre nociones básicas como el lavado de manos por parte de enfermeras y médicos locales cuando atienden a pacientes o la limpieza de las superficies en las que se atiende a los enfermos, "cosas que aquí nos parecen básicas pero que allí no están interiorizadas y eso trae consecuencias", ha concluido.

Visto 5603 veces