El obispo de Guadalajara aboga por la transparencia económica de la Iglesia

El obispo de Guadalajara aboga por la transparencia económica de la Iglesia

El obispo de Guadalajara-Sigüenza, Atilano Rodríguez,  ha expresado la necesidad de la transparencia económica de la Iglesia, “de cara a la sociedad y a las administraciones civiles” pero también “ante las personas de buena voluntad que donan su dinero” y a quién la Iglesia debe mostrar “en qué se invierte lo que nos dan”. Hacía estas declaraciones al presentar hoy  la Jornada de la Iglesia Diocesana que se celebra el próximo 13 de noviembre bajo el lema  “Somos una gran familia contigo”, un lema con el que recordar a los católicos que “Dios quiere contar con todos para que colaboremos en su misión”.

En este sentido  el obispo ha señalado que hay que “poner los medios económicos para mantener las tareas y servicios de la diócesis” y que “sin nuestra colaboración económica es imposible que la Iglesia pueda llevar adelante la misión que tiene encomendada”.

Atilano Rodríguez ha comparecido acompañado del director de Información del Obispado, Alfonso Olmos,  y del ecónomo diocesano Miguel Ángel Calvo, para presentar e invitar a los fieles a esta jornada. También se ha aprovechado la ocasión para exponer el balance económico y la memoria de actividades realizadas por la diócesis este año.

Miguel Ángel Calvo, ecónomo diocesano, ha esbozado un breve desglose del estado de ingresos, gastos e inversiones que en este año 2015 ha tenido la diócesis (el obispado, las parroquias, las cofradías, la catedral, Manos Unidas, Cáritas y otras instituciones como las casas de espiritualidad, el Museo Diocesano y la casa sacerdotal). Los ingresos, según apuntaba el ecónomo, ascienden a 14.298.703,05€, misma cifra que alcanzan los gatos de este año. Entre los ingresos, un 26,28% proceden de aportaciones voluntarias de los fieles, un 23,76% son ingresos corrientes por los convenios que el obispado realiza con las residencias de ancianos para el servicio pastoral y los servicios prestados por las casas de espiritualidad y la casa sacerdotal así como a subvenciones públicas, especialmente destinadas a la labor de Cáritas. Destaca también el porcentaje proveniente de la asignación tributaria al marcar la casilla de la Iglesia en el IRPF, que sería un 20,76%, el equivalente a 2.967.000€. Un 15,22% proviene de ingresos patrimoniales y otras actividades económicas como la gestión de la Residencia Juan Pablo II de Alovera o los ingresos del Museo Diocesano de Arte Antiguo. El resto pertenece a las aportaciones que los sacerdotes hacen de sus nóminas para la sustentación del clero y de ingresos extraordinarios.

En cuanto al reparto de los gastos, Miguel Ángel Calvo ha señalado que el mayor importe es el que se destina a la conservación de edificios y a gastos de funcionamiento, que supondría el 29,23%, aunque la mayor parte de este porcentaje se destina al pago de préstamos. El sueldo, la Seguridad Social y otras prestaciones sociales de los sacerdotes suponen el 17,69% de los gastos, un porcentaje muy similar al de la retribución del personal seglar que trabaja para la diócesis, 17,55%, y que son unas 150 personas, de las cuales el 85% pertenecen a Cáritas y, mayoritariamente, desarrollan su labor en la Residencia Juan Pablo II. Casi el 10% del gasto, el equivalente a 1.408.000€, es lo que se dedica a las acciones pastorales y asistenciales y un 20,36% se ha destinado a sufragar gastos extraordinarios como la rehabilitación de templos. Un 5% supone la capacidad de financiación de la diócesis y el 0,31% es lo que se aporta para centros de formación y el seminario.

El ecónomo ha querido destacar la acción caritativa de la diócesis, con los 4.000.000€ presupuestados para Cáritas. También ha aprovechado para anunciar la reciente creación de un portal de donaciones a la Iglesia (www.donoamiiglesia.es)que permite realizar donativos y legados plurianuales para mantener la gran familia de la Iglesia, algo que se ha manifestado, es una “obligación moral” para los católicos.

Memoria de actividades

Alfonso Olmos ha realizado, a su vez, un desglose de las actividades realizadas por la diócesis en el último año. En lo concerniente a la acción celebrativa, ha remarcado un descenso significativo en el número de bautismos, 1.465, aunque ha manifestado un ligero aumento en cuanto a comuniones, confirmaciones y matrimonios por la Iglesia se refiere. También ha lamentado un aumento en la celebración de exequias religiosas, un hecho condicionado por una provincia rural y envejecida. En cuanto a la acción caritativa, se han atendido a 2.332 familias y funcionan 8 casas para ancianos.

Especial preocupación se ha mostrado por el número de sacerdotes de la diócesis, 231, de los cuales solo 169 están en activo y cuya media de edad ronda los 70 años. Aunque se ha manifestado que en ocasiones vienen sacerdotes del extranjero a estudiar a Madrid y colaboran prestando servicios en nuestra diócesis (actualmente hay tres sacerdotes de África en Azuqueca y Tamajón y un tailandés en Mondéjar), los comparecientes han mostrado su preocupación de cara a poder atender las 470 parroquias de la provincia en el futuro. Atilano ha hecho alusión a un problema vocacional y ha remarcado la necesidad de “pedir al Señor que envíe vocaciones”; por otro lado, ha señalado la importancia de la familia en la creación de vocaciones cristianas, por lo que la diócesis debe “cuidar la pastoral familiar”. También ha destacado la importancia que tiene la labor de los 848 catequistas, ya que “ayudan a los jóvenes y a los niños a a encontrarse con el Señor” y “si no hay encuentro no puede haber esa respuesta vocacional”. En la actualidad solo hay 4 seminaristas, una realidad que choca con la del pasado cuando de un solo pueblo como Campillo de Dueñas salían una treintena de sacerdotes, “ahora que no hay jóvenes en los pueblos hay que poner el foco en las ciudades y grandes municipios”, comentaba.

En cuanto a las misiones, actualmente son 12 los sacerdotes misioneros, pero la cifra aumenta a 80 si se cuentan otros religiosos y religiosas y seglares de la diócesis en esta labor que el obispo ha considerado importante: “es una riqueza para la diócesis que venga un misionero a abrirnos los ojos para ver cómo es la pastoral y la evangelización en otros lugares”.

Visto 1284 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.