A las 12 del mediodía del Domingo de Pascua de esta Semana Santa atípica con celebraciones sin fieles en los templos, y siguiendo la iniciativa de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal, la catedral de Sigüenza, la concatedral de Guadalajara y muchas parroquias de la ciudad y de los pueblos de la provincia han volteado sus campanas con un doble motivo: anunciar la resurrección de Jesús y acompañar la soledad de miles de personas que han fallecido, mostrando esperanza y consuelo a sus familiares.

Publicado en Sociedad