Hace seis días la Fundación Mascoteros recibía la llamada de una familia de Alovera (Guadalajara) solicitando ayuda para un gato callejero que ronda frecuentemente la zona donde residen y que había aparecido cojeando. Tras varios esfuerzos para capturarle, lo consiguieron y lo llevaron a un centro veterinario local, donde comprobaron a palpación que tenía fracturada la pata anterior izquierda.

Publicado en Sociedad