Con fecha de 9 de mayo de 2020, el obispo diocesano, Atilano Rodríguez, ha publicado un decreto por el que autoriza la apertura de los templos de la diócesis para reanudar las celebraciones públicas, suspendidas desde el 15 de marzo por otro decreto episcopal. Los párrocos han de tener presentes en las celebraciones aquellas medidas de prevención estipuladas por la autoridad civil, que se observarán según las propuestas de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española. 

Publicado en Sociedad