Un acto institucional para recordar que aún hoy “ser mujer está penalizado”

Un acto institucional para recordar que aún hoy “ser mujer está penalizado”

“Imagina una sociedad sin violencia de género” es el lema que el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha ha escogido para conmemorar el 25 de Noviembre, Día Internacional Contra la Violencia de Género. Al acto institucional que tradicionalmente se celebra con motivo de esta fecha tan tristemente señalada, han acudido autoridades de diversos ámbitos y también un buen número de personas relacionadas profesionalmente con las mujeres y los distintos tipos de violencias y problemáticas específicas que sufren por el mero hecho de serlo.

El año arrastra en la región un total de 669 denuncias por violencia de género, 165 órdenes de alejamiento y, a nivel estatal, una larga lista de mujeres asesinadas, la última de ellas una joven degollada ayer en Fuenlabrada a manos de su pareja. Durante el acto se ha puesto de relieve que si bien la violencia física y los feminicidios constituyen la parte más visible “son solo la punta del iceberg” y que la violencia de género “antigua como la humanidad” se ha sabido ir adaptando y aprovechando las oportunidades que le brindaban los nuevos tiempos para “adaptarse a ellos y perpetuarse”.

Por eso, durante el acto, se ha querido reconocer la labor de quienes ponen su granito de arena para construir sociedades más igualitarias. El vicealcalde, Jaime Carnicero, el presidente de la Diputación, José Manuel Latre, y el delegado provincial de la Junta, Alberto Rojo, han sido los encargados de entregar los premios de este año.

Pablo Nieva ha sido reconocido por su trabajo en el programa regional del Instituto de la Mujer para la atención psicológica de niños y niñas, hijos de mujeres maltratadas. El galardonado ha querido compartir su premio con las técnicas y coordinadoras de los centros de la mujer de la región, especialmente con sus compañeras del centro de Azuqueca, así como a su madre y su padre por un ejemplo que le ha permitido trabajar desde una perspectiva feminista.

El otro reconocimiento ha ido a parar a la Asociación Independiente de Mujeres Alcarreñas, una asociación con 41 años de solera pero cuyos orígenes arrancan aún antes, en la clandestinidad, con un grupo de 25 mujeres que se reunían para debatir sobre libros como “El segundo sexo” de Simone de Beauvoir y organizar sus reivindicaciones de cara al cambio social que se avecinaba. Dos de sus fundadoras, Eva Ortiz y Gloria de la Morena, han recogido su premio y han aprovechado para animar a la movilización ciudadana para transformar la sociedad desde el feminismo.

En las distintas intervenciones de la presentadora se ha señalado al preocupante repunte de la violencia de género, especialmente entre los más jóvenes, que hacen uso de las nuevas tecnologías y de las redes sociales para reproducir distintos tipos de violencia machista como “el acoso, la difusión de imágenes o el control”. Además, se ha hecho hincapié en los múltiples formatos bajo los que se presenta la violencia de género: la trata, la explotación sexual, el acoso, el maltrato físico y psicológico, la mutilación genital, la coartación de los derechos sexuales y reproductivos, los matrimonios concertados, la brecha salarial, la sexualización…. Violencias todas ellas permitidas por un sistema patriarcal que favorece “el control y el abuso de poder de los hombres sobre las mujeres”.

El acto ha contado también con un momento para a las otras víctimas de esta lacra, los menores hijos e hijas de mujeres maltratadas que a menudo sufren ellos mismos la violencia o son utilizados para maltratar a sus madres. Estos menores no comprenden lo que ocurre en sus hogares, están confusos por la mezcla de emociones que les inundan y ven sus vidas trastornadas cuando sus madres piden ayuda y se trasladan a centros de acogida; para ellos, la psicopedagoga Itziar Fernández Cortés ha escrito un cuento titulado “La casa del mar en calma”, en la que nunca nadie rema sola, y que ha sido puesto en escena por la propia autora y por la contadora Gema Fernández Villacañas ayudándose también de las ilustraciones de Lorena Blanco.

Además, Melisa Castillo e Irene Rouco han dado el toque musical a la gala pues, armadas con violín y chelo, han interpretado el “Aria de la suite en Re” de Bach y la célebre “Imagine” de John Lenon, invitando al público a imaginar una sociedad igualitaria tal y como se desprende del lema elegido para el acto.

Por su parte, Alberto Rojo, encargado de pronunciar el discurso oficial del homenaje, pues este año le correspondía a la Junta la organización del acto, ha señalado la necesidad de “tomar conciencia de las carencias de la sociedad y hacer frente al determinismo, que las cosas que hoy son de un modo no tengan por qué seguir siéndolo”. También ha querido resaltar la necesidad de no restarle importancia a la violencia de género pues “la normalización y la justificación contribuyen a que nada cambie” y a una educación igualitaria que ponga freno al aumento de la violencia machista y permita reconocer y desenmascarar situaciones violentas que a menudo no se reconocen como tal. Además, ha llamado la creación de una red tupida de colaboración entre los distintos poderes que tratan con mujeres maltratadas (policía, poder judicial, administraciones…) para que éstas “se sientan entendidas, apoyadas y no juzgadas”.

Si bien “la incansable lucha de las organizaciones de mujeres y el movimiento feminista han conseguido que la violencia machista alcance un considerable rechazo social” aún queda mucho trabajo pendiente para cambiar una realidad en la que “ser mujer está penalizado”.

 

 

000
Visto 1222 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.