Miguel Redondo, se lleva todas las noches de 23 a 24 horas y desde el 8 de mayo hasta el 10 de junio, el relato de lo acontecido cada tarde en la plaza de toros de Las Ventas al mismísimo Ateneo de Madrid. Miguel Redondo, se lleva todas las noches de 23 a 24 horas y desde el 8 de mayo hasta el 10 de junio, el relato de lo acontecido cada tarde en la plaza de toros de Las Ventas al mismísimo Ateneo de Madrid.

Un azudense lleva La Tauromaquia al Ateneo de Madrid

Miguel Redondo, (Azuqueca 1974), el joven, inquieto y polifacético periodista taurino que colabora en varios medios nacionales e internacionales con sus acertadas crónicas y sus quehaceres como director de cortos o de series con emotivo argumentario taurino de reconocimiento internacional, (Héroes Anónimos), ha puesto, lo que se dice una pica en Flandes...

Miguel Redondo, se lleva todas las noches de 23 a 24 horas y desde el 8 de mayo hasta el 10 de junio, el relato de lo acontecido cada tarde en la plaza de toros de Las Ventas al mismísimo Ateneo de Madrid y propagándose después al mundo entero mediante la emisora, Libertad FM 107.0 y por libertadfm.es

O lo que es lo mismo, lo hace desde la mismísima capilla sixtina de la cultura de este país y referencia de la ciencia, la literatura, la política, las artes.., de la historia y vida de España desde que se fundara en 1835 como una Institución privada, de ideología liberal, en tiempos de La Regente María Cristina y que luego el malagueño Antonio Cánovas del Castillo, padre de la Restauración, inaugurara ya sus actividades en el edificio actual en 1884.

Posiblemente pensara Miguel Redondo que bien se remataría la cosa con el arribo de La Tauromaquia entre esas sagradas paredes del modernista edificio de la calle del Prado madrileña; y acertó. Ya lo creo que acertó...

Si mal no recuerdo y salvo muy esporádicos eventos con argumentos taurinos con la intervención de Rafael Alberti, Miguel Hernández, Antonio Gala, Amorós..; desde que el 23/3/1950, una de las mentes más preclara de la historia de esta nación, la de José Ortega y Gasset, presentara en semejante lugar al ilustre hijo de Borox y conferenciante, Domingo López Ortega, (Domingo Ortega, para La Tauromaquia), quien mostró, con deslumbrante exposición, sus pensamientos sobre la misma, en El Arte del Toreo. Desde entonces no se conoce semejante protagonismo de nuestra fiesta singular en tan extraordinario marco.

El mérito de lo que acontece en El Ateneo madrileño desde el pasado martes, es de una gran importancia para La Tauromaquia, por las controvertidas circunstancias que a nivel social suscita la misma y por el tan estrecho camino lleno de dificultades por la que actualmente transcurre. Y justo es reconocer semejante esfuerzo a Miguel Redondo y a su equipo de comentaristas, todos ellos gentes del periodismo, las letras, las ciencias o del toreo, quienes desde el despacho de Manuel Azaña, proclaman con profesionalidad e ilusión los avatares de la feria taurina más importante del mundo.

El poder hacerlo libremente con las opiniones más o menos encontradas por diferentes, desde semejante lugar tan específicamente vinculado a las controversias de todo tipo, donde la inteligencia de las exposiciones son el vehículo para el triunfo de las unas sobre las otras, es un ejercicio mental y cultural que vale la pena escuchar para tomar conciencia de la valía de la palabra. El único enfrentamiento entre los seres humanos que verdaderamente vale la pena.

Visto 1188 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.